Coomunarte, la cooperativa que quiere mostrar el lado cultural de la Farc

Con pinturas, poesía y artesanías la antigua guerrilla de las Farc quiere mostrar la importancia que le daban a la cultura desde la selva y la guerra. Esta cooperativa recoge algunos productos hechos en los espacios de capacitación que buscan vender en Cali, Medellín y Bogotá. Esta es su manera de apoyar la reincorporación de los excombatientes a través del arte.

coomunarte_farc_-_cortesia_rubin_morro.jpg

Entre los productos que quieren vender en las tiendas están las pinturas de los mismos excombatientes. / Fotos: Martín Cruz.

“Aún en las peores situaciones, en la guerrilla siempre hacíamos la hora cultural. En la oscuridad, bajo la luz de una vela o la luna, pero lo hacíamos. Cantábamos, escribíamos. Por eso en el Congreso político de las Farc definimos unas líneas de arte y cultura. Lo que nosotros queremos hacer ahora es cumplir ese propósito a través de una cooperativa”.

Lea: El emprendimiento de los jóvenes de las Farc

Quien habla es Martín Cruz Vega, más conocido por su nombre de guerra como 'Rubín Morro'. Estuvo en la exguerrilla 40 años, fue comandante del Bloque Efraín Guzmán de las Farc e integrante de la delegación de paz en La Habana. Desde allí fue designado como el encargado a nivel nacional de la dejación de armas de las Farc y fue el único exguerrillero que vio todas las armas amontonadas en los contenedores de la ONU.

Le puede interesar: Yo estuve en la dejación del último fusil: 'Rubín Morro'

Martín también escribe poesía. Lo ha hecho desde muy joven y lo hizo durante la guerra. Está próximo a sacar su segundo libro sobre las experiencias de los excombatientes en las zonas veredales, y en su paso a la vida civil es el actual presidente de la Cooperativa Multiactiva de Artistas del Común – Coomunarte.

Esta organización asociativa de 20 excombatientes es una de las iniciativas que responden a lo estipulado en el Acuerdo Final con las Farc para materializar la reincorporación económica y social de quienes dejaron las armas. Junto con Ecomún (Economías Sociales del Común) son las únicas cooperativas de la organización en proceso de legalizarse y empezar a funcionar.

Según nos cuenta Martín, esta pequeña empresa “en construcción” nació de la necesidad de reconocer el trabajo de muchos exguerrilleros que viven en los Espacios Territoriales de Capacitación y Reincorporación en todo el país. Nos dice que durante 54 años han sido muchas las expresiones artísticas de las Farc que en medio de la selva cantaban, dibujaban, tallaban madera y hacían artesanías, y que cada expresión hablaba de su cotidianidad y de la realidad colombiana que ellos sentían.

Por eso él, junto con otros compañeros de las Farc como Inty Maleywa, una exguerrillera que expuso el año pasado sus pinturas sobre su vida en medio de los paisajes selváticos en Corferias, decidieron crear Coomunarte con la meta de poder visibilizar aquellas expresiones de arte que ocultaron por el conflicto armado.

“Hicimos un recorrido por las zonas veredales, donde descubrimos que al interior de las Farc hay personas con muchos talentos artísticos y pensamos en su proceso de reincorporación”, dice Inty.

“La idea es poder mostrar todos esos talentos y la cultura que hay al interior de la organización y ayudar también a esta gente que está en los espacios, que no han tenido la oportunidad de estudiar, ahora tengan la oportunidad de asistir a talleres de arte”, agrega.

Algunos de los productos que han recogido de los 14 espacios de reincorporación que han podido visitar son zapatos, chanclas, manillas y collares de shakiras, hamacas, bolsos, pinturas y aretes hechos con las ojivas de las municiones que la ONU destruyó.

Pie de foto: Mochillas al estilo wayú y aretes hechos con los restos del armamento de las Farc. 

“Nos mandan mucho de Llanogrande en Dabeiba (Antioquia) o de Miravalle (Caquetá). En los Llanos del Yarí (Meta) producen zapatos y bustos de fundadores guerrilleros. Y hay un compañero en Gaitania (Tolima) que hace obras bellísimas en madera. En varias zonas hay poetas, escritores, cantantes y bailarines”, señala Martín.

Coomunarte ya cuenta con NIT en la Cámara de Comercio de Bogotá. Los 20 miembros recibieron al comienzo toda la capacitación y asesoría para constituir la empresa por parte de la Central de Integración y Capacitación Cooperativa (Cincop) y esperan lanzar el próximo 2 de marzo su primera tienda cultural en la Casa de los Comunes ubicada en el barrio Junín, en Cali. Inty está a cargo de la logística para abrir la tienda en Medellín y en Bogotá, ya les cedieron un espacio cerca al Parkway, aunque Martín aclara que falta bastante para su inauguración.

También hace bastante énfasis en que este es un proyecto que está “haciendo sus primeros pinitos” y que los espacios que han conseguido son “rinconcitos” que han sido cedidos y que ellos han adecuado con tablas. Esto porque, según él, el capital económico con el que cuentan actualmente es de un millón de pesos. Cada integrante aportó $50 mil para empezar con la constitución de la cooperativa y la inauguración de las tiendas. A pesar de que el papeleo está listo, les falta que más exguerrilleros puedan abrir sus cuentas bancarias para que se asocien a la cooperativa y puedan tener ingresos.

El dinero que esperan recaudar vendrá del “10% que recogeremos de cada producto”, estima Martín. Así, nos explica que los precios fueron acordados con base a los precios que tienen en el país comercialmente. Por ejemplo, los aretes estarán alrededor de los $5 mil, las hamacas a $20mil y los bolsos a $80 mil, aproximadamente. Más adelante, cuando la cooperativa esté más consolidada, esperan ofrecer espacios culturales como conciertos o tertulias.

Vea también: De víctimas a emprendedores

“Toda esta cultura que hay dentro de la organización es el reflejo del territorio colombiano, independientemente del conflicto, de lo que pensamos. En este proceso de reincorporación queremos compartir esto con todos los colombianos”, responde Inty.  “A pesar de que hay mucha gente en contra de este proceso, creo que estamos en un ambiente de paz. El hecho de yo estar aquí, de ir a Bogotá, a Medellín y andar por todo el país hablando de arte y cultura es síntoma de eso. Nos merecemos una segunda oportunidad. Hemos cumplido a pesar de todas las incoherencias que existen”, dice por su parte Martín.