“Con armas no se construye país, es con artistas como Bomby”: Son Batá

Durante el evento de Colombia2020, “Generación país: Jóvenes con ideas que construyen futuro”, dos artistas de esta agrupación contaron cómo luchan desde la Comuna 13 de Medellín para poner a rapear a los jóvenes y arrebatárselos a los grupos armados.

son_bata.jpg

Bomby y John Jaime Sánchez, ambos líderes de la agrupación Son Batá de la comuna 13 de Medellín./Cristian Garavito.

Los artistas urbanos, John Jaime Sánchez y Bomby, se presentaron este miércoles en el norte de Bogotá, no en un concierto de música para entonar la tradicional canción Estamos Melos, sino en el encuentro “Generación país: Jóvenes con ideas que construyen futuro”, organizado por Colombia 2020 de El Espectador. Cantaron a medida que contaron cómo nació la agrupación Son Batá, un proyecto de vida que desde que nació en 2003 tuvo como meta convertir a los jóvenes de la comuna 13 de Medellín en los Michael Jackson de Colombia.  

“Cuando nos regalaron el primer casete de rap que llegó desde los Estados Unidos, no gustó la música, pero, lo principal, es que supimos que en sus letras estaban peleando por sus derechos civiles y proponiendo una revolución desde la música. Y lo aprendimos así. Y ese casete nos enamoró tanto que empezamos a escribir nuestras canciones de rap. Entonces, cuando los grupos de milicias se acercaban a reclutarnos, nosotros les decíamos que más bien les rapeábamos. El rap se convirtió en un escudo para decirles a los grupos armados que teníamos otros sueños, que queríamos ser raperos”, comentó Sánchez durante el encuentro.

También lea: ¿Qué hay detrás de “Estamos melos”?

Tras un recuento detallado de lo que fue la violencia en la comuna 13 durante los años 80 y 90, Bomby se refirió a la letra de sus canciones y cómo han logrado cambiar el imaginario negativo que se tenía sobre esa zona de la capital de Antioquia: “Quería borrarles el casete de que lo que se vive en nuestra comuna no es o era malo. Nosotros allá vivimos en armonía, alegres y haciendo las cosas que nos gustan. A nosotros no nos da miedo ser sí mismos, donde todos nos quieren. Quedarme en la comuna 13 significa que ahí es donde me inspiro para hacer la música que quiero que todo el mundo escuche”.

Durante el evento, en el que se presentaron otros paneles para hablar del aporte de los jóvenes a la paz, más allá de lucir una camiseta blanca o pronunciar esa palabra, también participaron delegados de la Embajada de la Unión Europea, el PNUD y Acnur, tres aliados en esta iniciativa.

Otrora, las terrazas de las casas de la comuna 13 eran utilizadas como trincheras de los armados, desde donde disparaban o contestaban los ataques de la Fuerza Pública. Luego de que apareció Son Batá ese panorama cambió. Esos espacios empezaron a ser ocupados con los instrumentos de los raperos, quienes iban ganando espacio en medio de las balas que mataron a muchos jóvenes, que entonces eran de la generación de Bomby y Sánchez.

También lea: Los crudos testimonios de jóvenes que le apuestan a sustituir cultivos ilícitos

“Desde hace 15 años estamos diciendo lo mismo: que no es con armas con lo que se construye país, es con artistas como Bomby que quizá llegará a ser el Michael Jackson colombiano para poner a bailar al mundo entero”, concluyó Sánchez, al final del evento que estuvo moderado por el editor de la revista digital Shock, Juan Pablo Castiblanco.