¿Cómo hacen periodismo las Farc?

Con un canal de Youtube, juveniles piezas de redes y una escuela de periodismo a nivel nacional, más de 200 guerrilleros se preparan para informar sobre conflictos entre comunidades y empresas transnacionales, desempleo, derechos de la mujer y otros temas rurales y urbanos.

oscar_perez7.jpg

Más de 200 miembros de las Farc se están capacitando como fotógrafos, periodistas, diseñadores y editores de video.
Óscar Pérez

Manuel Bolívar todavía recuerda cómo él y sus compañeros del bloque Sur de las Farc corrían por el pie de monte llanero, en la cordillera Oriental con el equipo de transmisión de radio al hombro. Lo ponían en un cambucche o “caleta” en los alrededores del municipio de Mesetas (Meta) y luego caminaban 8 horas para instalar la antena en alguna cima del el páramo de Sumapaz, a cuatro mil pies de altura. Máximo se quedaban tres meses en cada punto. Así se aseguraban de que Voces de la Resistencia, como se llamaba su emisora, siguiera al aire, aún en los años más intensos del Plan Patriota, entre 2009 y 2011.

Esa situación cambió drásticamente el 10 de noviembre de 2012, cuando empezaron a correr rumores de una mesa de diálogos entre el Gobierno y las Farc y el secretariado lo llamó para que transmitiera un importante anuncio que se daría en Oslo, Noruega. Como él estudió cinco semestres de comunicación en la Universidad Santo Tomás y algunas materias de sociología en la Universidad Nacional, le encomendaron la labor de comunicar y comentar los discursos de ese día.

El 18 de noviembre instalaron una antena de sky en Mesetas y captaron la señal de canal institucional de lo que sucedía en Oslo. Los aparatos de televisión estaban conectados a un computador, de ahí iban al transmisor de 300 vatios y de ahí a la antena. El resultado fue que los departamentos de Caquetá, Guaviare y parte de Arauca escucharon una de las últimas transmisiones de Voces de la Resistencia: el anuncio de que se encendía una pequeña luz de esperanza para la paz.

“Nuestro trabajo era hacer comentarios. Cuando hablaba algún noruego, bajábamos el volumen o pausábamos la transmisión para comentar. Hacíamos análisis de discurso, le hacíamos muchas críticas al discurso de Humberto de la Calle”, recuerda Manuel. Criticaban las palabras que ellos percibían como el desinterés real del Gobierno por construir un proceso de diálogo. Le reprochaban que viera la voluntad de paz de las Farc como un mero reclamo estomacal y no como un compromiso serio.  Pero resaltaban que, aún con todas esas falencias, habían hecho todo lo posible para iniciar los diálogos.

Los diálogos avanzaron y en junio de 2014 se dieron a conocer los borradores de los acuerdos de reforma agraria, participación política, víctimas y blindaje jurídico de los acuerdos. Las Farc creyeron que era necesario tener alguna forma de comunicar de primera mano lo que sucedía en La Habana. Crearon el Informativo Insurgente, un noticiero en Youtube que iniciaba con una rap fariano, una cortinilla negra y roja, el histórico escudo de las armas cruzadas y tenía titulares como “Estado colombiano = Estado infractor”.    

El 28 de enero de 2016 a Manuel Bolívar le llegó un comunicado: el secretariado lo llamaba a La Habana. “Yo había visto el informativo cuando nos lo llevaban en una usb y nos lo ponían en la selva, pero realmente no sabía mucho del proyecto. Cuando llegué a Cuba estaban en un proceso de fortalecer el noticiero y me dijeron que yo era el encargado”, dice. Lo primero que hizo fue aprender a usar Final cut y otros programas para editar videos.  

El siguiente reto fue crear un nuevo diseño y nombre para el espacio informativo. Lo principal que tuvieron en cuenta a lo largo de la creación, cuenta Manuel, es que no querían tener un discurso que los siguiera separando del público. “Sin perder nuestros principios y valores, tenemos que ser más incluyentes. A mí no me interesa echarle el cuento al Partido Comunista o Marcha Patriótica, lo que necesitamos es llegar a públicos que nos odia. A la burguesía”, asegura Manuel. Así que, después de bastante debate y una votación, eligieron el nombre de Nueva Colombia Noticias para “comunicar la idea de que otra Colombia es posible y que seguiríamos trabajando para eso”.

Lo que se montó a continuación fue un proyecto periodístico liderado por Carlos Antonio Lozada y Manuel Bolívar que le apuesta a un periodismo digital y audiovisual. Se abrieron decenas de cuentas de Twitter y Facebook, crearon o fortalecieron más de 10 canales de Youtube y se empezaron a poner al día con nuevas tendencias como el #ManequinChallenge: Más de 15 guerrilleros en las sabanas del Yarí se grabaron jugando ajedrez, cortando madera, escribiendo y haciendo pedagogía de los acuerdos. (Ver video aquí:https://www.youtube.com/watch?v=pZw8xcwnIIo). Fue así como el grupo insurgente comunista más antiguo de Latinoamérica llegó a tener algo en común con la entonces primera dama de los Estados Unidos, Michelle Obama, quien hizo su #ManequinChallenge con los campeones de la NBA en la Casa Blanca.

“Lo que queremos hacer es adaptar nuestros mensajes e investigaciones a los nuevos formatos. Los que conformamos NC noticias somos jóvenes y muchos crecimos en las ciudades así que no somos completamente ajeno los intereses de la juventud urbana”, afirma Manuel.

No solo las plataformas y diseños del periodismo de las Farc han cambiado, para muchos el fondo del discurso también ha variado.  “Cuando yo comencé en la guerrilla de las Farc tenía 21 años, estábamos en plena época del paramiliatrismo. Odiaba eso y mis palabras reflejaban esa rabia hacia la situación. Escribía muy fuerte porque estábamos en una época de confrontación no solo militar, sino también ideológica y política. Hoy nuestra meta es desarmar el lenguaje”.

El acercamiento del proceso de paz fue vital para que el Gobierno y las Farc bajaran la guardia y tuvieran un discurso más reconciliador. “Nos dimos cuenta de que los colombianos anhelamos la paz. Cada uno de nosotros sentíamos que ya era suficiente guerra. Nos había tocado demasiado sufrimiento. Yo mismo veía que mi vida se estaba yendo gota a gota en una selva. Eso es una cosa terrible”, recuerda Manuel.

Entender la necesidad de la salida dialogada hizo posible que las Farc fueran más amplios en admitir su responsabilidad antes sus víctimas, un tema que permea sus comunicaciones políticas y su forma de hacer periodismo.

Hoy tienen una escuela nacional de periodismo repartida en tres regiones del país. Más de 200 estudiantes guerrilleros y profesores civiles crean piezas que son usadas por NC Noticias. Giovani Hernández, pertenece al frente 27 que hoy está agrupada en la zona veredal que queda en el municipio de Vista Hermosa (Meta). Él y otros siete guerrilleros a participar en la escuela nacional de periodismo. Para él la escuela es una herramienta para "romper el cerco mediático y aunque sí hemos cometido errores, nadie lo puede negar, pero también se nos achacan cosas que no fueron nuestra culpa. La guerra mediática la ganó el Gobierno.  A raíz de eso surge la escuela y los comunicadores sociales para la paz".

Esta escuela creó una red de comunicadores que colaboran con NC Noticias. La community manager está en Icononzo, Tolima; el grupo más fuerte en temas de diseño está en Dabeiba, Antioquia; el equipo de editores está en Bogotá y las notas periodísticas llegan de diferentes departamentos del país. Ya escribieron el manual de estilo periodístico de NC, un manual para la elaboración de notas de NC, la circular de orientación para la elaboración de noticias de NC y el manual de redes.

A futuro quieren conformarse como un canal de televisión y crear una sede en Bogotá, pero eso debe ser luego de la dejación de armas. Pero eso conllevaría a otros retos, uno de los más importantes es de la seguridad de los periodistas. Muchos de ellos temen que, una vez acabe la etapa de implementación de los acuerdos, inicie un genocidio como el de la Unión Patriótica y ellos, por ser de las caras más visibles, sean de los más vulnerables.

“Queremos dedicar nuestras vidas a hacer periodismo. Y para hacer buen periodismo lo primordial es que no digan que somos la agencia de las Farc. Lograr que el periodismo no nos demarque”, afirma Manuel. Una de las limitantes que tienen ahora no poder salir de las formas veredales. “Estamos jartos de hacer notas sobre nosotros mismos. Tenemos que informar sobre derechos humanos, conflictos de las comunidades con las multinacionales, derechos de la mujer, desempleo, seguridad etc. Nosotros nos reconocemos en sus problemas y sentimos la obligación de ayudar”, concluye.