Cómics para reducir los 'bonches' en el colegio

Hacer historietas para luchar contra el acoso escolar y evidenciar otras violencias fue la estrategia que creó el profesor Eduardo Pérez en la institución educativa Rafael Uribe Uribe, de Cúcuta. Así han ganado varios concursos. 

whatsapp_image_2018-01-18_at_5.55.58_pm.jpeg

Uno de los apartes de las historietas que crearon los estudiantes del colegio Rafael Uribe Uribe en Cúcuta.

En el colegio Rafael Uribe Uribe, ubicado en el sector Atalayas de Cúcuta, pasaron de tener 121 actas disciplinarias por malos comportamientos de sus estudiantes a 26 sin expulsar a ningún alumno del centro educativo. El cambio lo lograron impulsando una iniciativa para crear cómics.

Una exestudiante del colegio llamada Luz Dary hizo una tesis acerca de cómo el comic era una herramienta para contar anécdotas. Ese hecho inspiró al profesor Eduardo Pérez para idear un proyecto mediante el cual los niños del colegio pudieran abandonar la violencia como medio de expresión para darle paso a las historietas. “Vi que esa herramienta era muy poderosa y la podíamos usar en convivencia escolar” afirma.  Luego de convencer a más personas de la comunidad estudiantil surgió el proyecto “+Cómics +Paz” que ya tiene cuatro años de vida.

El proyecto consiste en que los estudiantes plasmen diferentes problemáticas de sus vidas y las soluciones que les ven a ellas. Lo anterior ha hecho que los alumnos se percaten de que hay vías diferentes de arreglar los problemas que la violencia y así lo han llevado a la práctica. Además, alumnos de noveno, décimo y once se encargan de animar las historietas mediante programas de computación.

Lea también: En Quibdó hay convivencia y paz en las aulas de clase

El colegio tenía unos índices “muy altos” de agresiones físicas entre los estudiantes, cuenta Pérez. Sin embargo, la iniciativa empezó a ser vista por los estudiantes como una vía de expresión de diferentes aspectos de sus vidas. Por eso es que desde que “+ Cómics + Paz” está implementándose los conflictos se han reducido.

Una muestra de que los estudiantes decían por medio del cómic cosas que no dirían de otra manera se dio cuando una niña dibujó la historia de acoso sexual por parte de su padrastro. La menor de edad nunca había hablado con nadie del colegio sobre el tema, ni siquiera con su mamá. Luego de plasmar el abuso del que estaba siendo víctima su mamá se percató de la situación.

Los cómics también han servido para reforzar la formación académica de los estudiantes. Por ejemplo, en el marco del programa, elaboraron un álbum para el estudio de las matemáticas. Cada historieta contenía un problema matemático que los niños tenían que resolver en compañía con sus padres.

Le puede interesar: Astrid López, la profesora que construye paz desde el conocimiento del cuerpo

Los resultados son conocidos por toda la comunidad estudiantil. No solo ha mejorado la convivencia, sino que la iniciativa ha sido reconocida en diferentes espacios. Por ejemplo, el proyecto ganó el primer concurso de Tecnologías de la Información y la Comunicación organizado por la Organización de Estados Iberoamericanos, entregado en México. Así como obtuvieron menciones de parte de Virtual Educa, programa de la Organización de Estados Americanos y de Vive Digital, iniciativa del gobierno de Colombia. En el 2017, además, el profesor Pérez obtuvo el segundo lugar en la categoría de docente en el premio de iniciativas de construcción de paz en ambientes educativos de Colombia2020.

Estos reconocimientos han motivado a los estudiantes a creer que pueden labrar sus proyectos de vida. Pérez cuenta que muchos de los alumnos se iban a trabajar como recolectores de hoja (conocidos como “raspachines”) en los cultivos de coca ubicados en la zona del Catatumbo. Del colegio Rafael Uribe Uribe hacen parte unos 200 estudiantes que han sido desplazados por el conflicto armado. “Se trata de mirar que su proyecto de vida puede ser otro distinto al contexto en el que se criaron”, puntualiza el profesor.

Pie de foto: Profesor Eduardo Pérez de la institución educativa Rafael Uribe Uribe, de Cúcuta.

La promesa del Gobierno

En marzo del 2017 “+ Cómics + Paz” le fue presentado al ministro de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, David Luna, al gobernador de Norte de Santander, William Villamizar, y al alcalde de Cúcuta, César Rojas. “Gustó tanto que quedó sembrada la palabra de construir un laboratorio digital”, cuenta Pérez.

El laboratorio digital estaría destinado a que los estudiantes animen las historietas. Aunque ya lo hacen, utilizan las instalaciones de la universidad Francisco de Paula Santander. Según cuenta Pérez, la Alcaldía de Cúcuta ya construyó el aula, falta la dotación: MinTic se comprometió a aportar 12 computadores y la Secretaría de Educación de la ciudad va a aportar 30 portátiles. “Vamos a tener una muy buena aula de informática”, afirma. Según cuenta, esta aula va a estar para servicio de los barrios que integran el sector de Atalaya. Además, de esto ocho estudiantes del colegio están participando de diversas capacitaciones que la universidad les da gratuitamente.

Para este año la meta del proyecto es elaborar un manual de convivencia en formato electrónico. Lo proyectado es que cualquier persona pueda entrar a una página web a descargar el libro y en él consignar los manuales de convivencia de los colegios del país. El profesor Pérez concluye que el proyecto “+Cómics +Paz” unió a toda la comunidad estuadiantil alrededor de un proyecto común: “sacar a toda una comunidad adelante”.