Votemos por nuestros derechos

Las mujeres necesitamos y exigimos la representación de nuestras necesidades en la agenda de gobierno. Mucho hemos luchado para permitir ahora un retroceso.

Por: Beatriz Quintero*.

Para acceder a la posibilidad de decidir y tomar parte en el destino de este territorio, hemos recorrido un camino que, pese a que ha sido arduo y largo, aún tiene mucho por avanzar. Desde finales del siglo XIX y durante el siglo XX, el movimiento de las mujeres luchó por el reconocimiento del derecho al voto y fue gracias a estos esfuerzos que el 27 de agosto de 1954, en una reforma constitucional, se consagró el reconocimiento a la ciudadanía femenina, y con ello la posterior cedulación de las mujeres. El 21 de septiembre de 1955, por primera vez en la historia del país, una mujer fue designada como gobernadora: Josefina Valencia de Hubach. El 1 de diciembre de 1957 las mujeres votaron oficialmente durante el plebiscito que consultaba sobre la aprobación del Frente Nacional, con una participación de 1.835.255 colombianas.

Es así como este año conmemoramos 60 años del sufragio femenino en el país. A pesar de ello, la participación política de las mujeres en este 2018 no parece ser un motivo de celebración. De acuerdo con ONU Mujeres, Colombia ocupa el puesto 21 en materia de mujeres en cargos ministeriales y se encuentra por debajo del promedio mundial -23.3%- y continental en América Latina -28.1%- en materia de participación de las mujeres en los Parlamentos.

En el pasado, durante los debates que se dieron para reconocer o no el derecho al voto, algunos senadores manifestaron que ante la ausencia de conocimiento de las mujeres, era necesario conceder el derecho al voto bajo restricciones, pues antes de permitirnos ser votantes era necesario enseñarnos a votar. Frase célebre al respecto fue la del, para entonces ilustre jurisconsulto, Eleuterio Serna: “Las echamos al mar o las enseñamos a nadar”, a lo que Esmeralda Arboleda, primera senadora de la República de Colombia, respondió: “no hay constancia de que a los electores varones rasos, muchos de ellos analfabetas, se les hubiera sometido a esos cursos natatorios”. Al terminar el debate se aprobó la ley que otorgaba el sufragio pleno para las mujeres: “Las mujeres tendrán los mismos derechos políticos que los varones”.

Indagar sobre la posición de los candidatos y la candidata a la Presidencia sobre este tema es de vital importancia. Es por esto que el Foro Presidencial  Las Mujeres Preguntan, que se realizará el próximo 8 de mayo en Casa E, es un espacio en el que quienes aspiran a ocupar la Casa de Nariño podrán exponer sus programas y propuestas en el sentido de hacer de este un país incluyente con las mujeres.

Cada uno de los candidatos a la Presidencia de la República aspira a ser el símbolo de la unidad nacional, y de acuerdo con los tratados internacionales ratificados por el país y la Constitución Política, con ello se obligan a garantizar los derechos y libertades de todos los colombianos y colombianas. Así pues, tienen el deber de responder nuestras preguntas. Todas debemos tomar parte en esta oportunidad, entrando al link https://goo.gl/forms/YJNuW7BPHZ4cCFzC3 y eligiendo las preguntas que queremos hacerle a las y los aspirantes a la presidencia, en el marco del foro.

Las mujeres necesitamos y les exigimos la representación de nuestras necesidades en la agenda de gobierno. Mucho hemos luchado para permitir ahora un retroceso.

*Directora de la Red Nacional de Mujeres, una de las 250 organizaciones convocantes al Foro Presidencial Las Mujeres Preguntan, que tendrá lugar este 8 de mayo, a las 4PM, en Casa E.