Un llamado urgente a quienes aspiran a la presidencia: Las Mujeres y la Paz

Este texto representa las posturas de las 250 organizaciones que convocan al Foro Presidencial Las Mujeres Preguntan que se desarrollará el próximo 8 de mayo.

Por: Marina Gallego Zapata* y Alejandra Coll Agudelo**

En los últimos 30 años, las mujeres colombianas hemos venido trabajando incansablemente por un país en paz, que le ofrezca a las mujeres, niñas y adolescentes un mejor lugar para desarrollar su proyecto de vida.

Estas elecciones presidenciales que estamos a punto de vivir son esenciales para definir el futuro del país, y el de las mujeres que viviremos en él en los próximos 4 años. Hemos prestado profunda atención a sus propuestas sobre los derechos de las mujeres y hemos realizado un análisis a sus programas de gobierno, a partir de allí, podemos decir que hay un largo camino por recorrer, en particular, en la inclusión de las mujeres en la construcción de paz, tarea que consideramos de la mayor importancia en la agenda política y social de Colombia para los años venideros.

Lo logrado por las mujeres en el Acuerdo de Paz en relación a reconocimiento de sus derechos no puede quedarse en letra muerta. Es necesario que quién llegue a la presidencia sepa honrar los compromisos suscritos por el Estado a nivel internacional en la implementación de medidas específicas para las mujeres y las niñas en contextos de conflicto armado, convirtiendo el Acuerdo Final Para la terminación del conflicto en una política de Estado, no de Gobierno, que lleve al compromiso ineludible y permanente para mejorar las condiciones de vida de las mujeres y de las víctimas del conflicto en Colombia.

En cuanto a lo alcanzado en el Punto de Reforma Rural Integral, en donde se recogen muchas de las reivindicaciones históricas de las mujeres campesinas y rurales en relación a acceso a salud, vivienda, educación y créditos condonables o de bajo interés, es una necesidad imperante que ningún gobernante puede ignorar. Lo mismo ocurre con las medidas de participación política para las mujeres provenientes de las zonas más afectadas por el conflicto armado colombiano. Ya que el Congreso y las autoridades locales tomarán en los próximos años decisiones fundamentales para la concreción de la paz, es esencial que las mujeres estén presentes en los espacios en donde las políticas públicas y programas para la paz se diseñan e implementan.  

Los/as aspirantes a la presidencia tienen la responsabilidad y el compromiso histórico de sostener lo logrado, y de probar que Colombia es un país capaz de cumplir con sus compromisos en materia de construcción de paz, y de inclusión de las mujeres en la creación de políticas públicas para el post-conflicto y el seguimiento a la implementación del Acuerdo.

Quienes aspiran a la presidencia enfrentarán la opción histórica en caso de ser elegidos/as de  caminar de la mano con las organizaciones de mujeres garantizando el derecho a vivir en paz después de un conflicto de 60 años para las mujeres  profundamente afectadas o pasar a la historia como el presidente/a que les dio la espalda y ejerció el gobierno que retrocedió en materia de participación de las mujeres en la construcción de paz como en el avance del país hacia la justicia, reparación  y la no repetición del conflicto.

*Coordinadora Nacional de la Ruta Pacífica de las Mujeres, abogada, magistra en Derechos Humanos y litigio internacional con más de 20 años de experiencia en incidencia política para la salida política y negociada al conflicto armado. @MarinaGAllegoZ

**Abogada, magistra en estudios de género, actualmente parte del equipo del grupo de trabajo en género de la Comisión de la Verdad, y activista de la ruta Pacífica desde hace más de 10 años. @alejitacoll