Propuestas presidenciales para la fuerza electoral femenina

Las mujeres representamos el 51,6% del total de la población colombiana, somos 18 millones, y esta, es una cifra alta que puede aportar a marcar la diferencia. Las propuestas que tengan que ver con nosotras tendrán que darle fuerza a nuestros derechos, luchas y reivindicaciones.

Por Rosa Emilia Salamanca y Lizeth Yepes Hoyos.

Luego de meses de discusiones llegan las elecciones, el domingo sabremos cómo se prefigura el futuro político del país. Las mujeres, desde nuestras diversas y múltiples expresiones, hemos sido parte activa del momento coyuntural por el que transita Colombia. Hemos promovido foros, escrito columnas, dictado talleres, hemos planteado debates frente a nuestros derechos y cómo estos, se verán reflejados en los programas políticos del candidato que llegue a la presidencia.

Las mujeres representamos el 51,6% del total de la población colombiana, somos 18 millones, y esta, es una cifra alta que puede aportar a marcar la diferencia. Nosotras somos conscientes cada día más del poder colectivo que tenemos para que las cosas cambien. Por esta razón, escribimos esta última columna antes de las elecciones con la que visualizamos algunos elementos finales en la reflexión. En días pasados 350 organizaciones, nacionales, locales y departamentales de mujeres promovimos el Foro Las Mujeres Preguntan, que tenía como objetivo abordar temas nacionales que desde nuestra perspectiva son claves para el futuro del país.

Las mujeres acudimos a esta cita de manera masiva, queríamos escuchar lo que las candidaturas proponen para nuestro futuro, su viabilidad y su capacidad de transformación de la realidad actual para todas y todos. Muchas mujeres no pudieron entrar por razones de seguridad en el espacio, tal vez había mil mujeres atentas a la discusión, esto, reflejó la increíble convocatoria lograda por el movimiento de mujeres, a pesar de la lluvia que no paró.

A la cita asistieron tres candidatos y sus fórmulas vicepresidenciales que orgullosamente son mujeres: Humberto de la Calle Lombana, Gustavo Petro Urrego y Sergio Fajardo Valderrama, quienes debatieron, contestaron las preguntas, nos vieron, nos respondieron, nos respetaron. Sin embargo, el compromiso de estos candidatos frente a los derechos de las mujeres, sabíamos, de una u otra manera se ven reflejados en las propuestas de programas de los tres; el Ministerio de la Mujer, ni un solo dinero invertido por el Estado para reinados que cosifican y perpetúan estereotipos contra la mujer, un Gobierno paritario en todo nivel, la implementación de un sistema de seguimiento y monitoreo al cumplimiento de la legislación vigente frente a la igualdad laboral, son algunas de las propuestas que más receptividad han tenido por parte de las mujeres.

Los tres candidatos coincidieron en sus posturas frente a varios temas; la paridad la consideran de gran importancia y proponen una reforma política que obligue a listas cerradas en el Congreso como una forma de garantizarla. La implementación del Acuerdo Final de Paz unificó también sus posturas resumidas en que “hay que salvarlo” para avanzar en la construcción de paz en el país. En cuanto a la salud sexual y reproductiva y la interrupción voluntaria del embarazo, los tres candidatos

Nuevamente expresaron propuestas similares; se debe hacer cumplir la sentencia C-355 de 2006 de la Corte Constitucional, sobre las tres causales para el aborto legal, que aporta al avance de la lucha de las mujeres por asumir activamente su autonomía reproductiva, además, proponen generar nuevos diálogos frente a la despenalización total del aborto, siendo Fajardo en este punto final, el que más titubeó para expresar plenamente su postura.

Otro de los temas abordados fue el de la economía del cuidado; donde las mujeres buscan se reconozcan las cargas del cuidado del hogar y la familia que no son remuneradas. Fajardo se enfocó en la educación como herramienta para que toda la población sea consciente de que el trabajo del cuidado no es una tarea exclusiva de la mujer, por su parte, De la Calle propuso incentivos, subsidios y programas que permitan a las mujeres dedicadas a esta economía, liberar tiempos, además de acceder a una pensión universal de vejez. Petro propuso que este trabajo sea remunerado, pero además que se priorice a la mujer de la tercera edad y madres comunitarias.

A ellos tres, agradecemos las propuestas que buscan cambiar las lógicas de un país donde la equidad de género es una deuda histórica.

En contraste, están dos de los candidatos presidenciales que NO asistieron. Iván Duque Márquez y Germán Vargas Lleras ¿Por qué no fueron? Esa es la pregunta que nos ronda. Más de mil mujeres querían escucharlos ¿Las mujeres no les parecemos una fuerza electoral? Dos pequeños muñecos de plastilina sobre el pódium donados por el artista plástico Édgar Álvarez y dos figuras sentadas en sus sillas nos recordaron todo el tiempo que no estaban, que no habían acudido a la cita pues había otros espacios más importantes donde debían estar.

Pero más allá de su ausencia, nos llama la atención su falta de propuestas que busquen erradicar las desigualdades y reivindicar el papel de la mujer en la sociedad. Las que conocemos vislumbran que los derechos de las mujeres están vistos desde sus perspectivas, y no, desde las luchas históricas que han tenido las mujeres, por ejemplo; la creación del Ministerio de la Familia propuesto por el candidato Germán Vargas Lleras, que apuesta en sus propias palabras a la creación de “Hogares felices, con niños que reciban una educación de calidad, padres con empleos formales, familias con una mejor atención médica” es una apuesta que pone a las mujeres nuevamente en un lugar de invisibilidad, reforzando además, roles de género por los que tanto se ha luchado y logrado avanzar desde los movimientos feministas. El Ministerio de la Familia es una apuesta que va en contravía de la lucha por garantizar la Igualdad de Género y el empoderamiento de las mujeres y niñas del país.

Otra de las propuestas de German Vargas Lleras es la de impulsar una política pública de prevención de la violencia contra la mujer, esto desconociendo el trabajo y logros de las mujeres en la legislatura colombiana, en Colombia no necesitamos más leyes que sancionen las violencias, necesitamos que se cumpla lo estipulado en las ya establecidas, para que se prevengan, sancionen y erradiquen.

Por su parte, el candidato Iván Duque incorpora en su discurso afirmaciones como “propender y acompañar acciones en favor de la mujer” sin embargo, en sus propuestas no están estipuladas de manera concretas dichas acciones y en dónde se mencionan como por ejemplo; “tener cero tolerancia con la violencia doméstica” siendo plateada como propuesta a favor de la mujer, sería importante que los candidatos tuvieran claridad sobre que no es lo mismo hablar de violencia contra la mujer que de violencia doméstica, puesto que una apunta a la mujer y la otra a la familia como sujetos de referencia, dejando en evidencia la desinformación frente a las luchas ya mencionadas del movimiento de mujeres del país.

Siendo así el panorama, podemos concluir que varias de las propuestas de estos candidatos; Lleras y Duque, no incluyen los derechos de las mujeres y estos, deberán hacer un esfuerzo mayor para contextualizarse en caso de quedar elegidos, sobre las luchas, las problemáticas, las reivindicaciones por las que trabajan diariamente las mujeres en el país. Esperemos que, en un futuro no muy lejano, los políticos en el país entiendan que la democracia sin mujeres definitivamente no va, así como las mujeres hemos aprendido que por más difícil que sea el camino, unidas podremos lograr el cambio.