Liderazgo femenino en la democracia, ahora es el momento

Para lograr la paridad política de las mujeres en la democracia es fundamental empezar a cumplir los compromisos pactados en la iniciativa 50/50 para 2030. La Cumbre Nacional por la Igualdad es uno de los primeros espacios de reflexión.

Ana Güezmes García*

Hoy la evidencia es contundente: la plena participación de las mujeres en las decisiones políticas es un claro acelerador para el logro de la igualdad sustantiva entre mujeres y hombres, es fundamental para la gobernanza democrática y tiene beneficios para toda la sociedad y el desarrollo sostenible.  

Desde la década de los 90, en la mayoría de los países de América Latina las mujeres han alcanzado o superado a los hombres en logros educativos, no obstante, siguen sub-representadas en el mercado laboral y especialmente en los puestos de mayor jerarquía tanto en el sector público como privado, (ONU Mujeres, El progreso de las mujeres en el mundo 2015-2016). Las mujeres también están subrepresentadas en la política; las razones que explican el persistente déficit en la representación política son múltiples y dependen de los contextos históricos, económicos, políticos, sociales o culturales de cada país.

Es preciso analizar las estructuras de poder y, en particular, las organizaciones partidarias (determinantes para la captación de candidatas y su selección para la inscripción en listas), la situación de las mujeres en todas las esferas de sus vidas (las brechas económicas, la violencia y discriminación, la falta de seguridad y libertad, la falta de apoyo para conciliar la dimensión familiar con la dedicación a la política), así como las propias actitudes de las mujeres y los hombres ante el poder, relacionadas a su vez con otros factores culturales o sociales.

Para no ir muy lejos, Colombia cuenta hoy en día con una de las generaciones de mujeres con mayor formación y talento de su historia.  Colombia además, es uno de los 93 países que han adquirido compromisos en el marco de las Naciones Unidas con la iniciativa 50/50 para el 2030, en materia de participación política de las mujeres: “Fortalecer los mecanismos de representación democrática y participación electoral, e incrementar la plena y efectiva participación de las mujeres y la igualdad de oportunidades de liderazgo a todos los niveles de la adopción de decisiones en la vida política, económica y pública”, (ONU Mujeres, Colombia 50/50 en el 2030: estrategias para avanzar hacia la paridad en la participación política en el nivel territorial, 2016).

En la actualidad, el talento de las mujeres es el recurso más desaprovechado: las mujeres colombianas están sub representadas en las instancias de decisión política del país: según cifras oficiales son sólo el 21% de congresistas y este porcentaje disminuirá aún más en el próximo Congreso, y a nivel local, el 17% en asambleas departamentales, el 18% de los concejos municipales, el 12% alcaldías y el 15% de gobernaciones. Es decir, en ningún puesto de elección las mujeres son el 51,6% que son poblacionalmente en Colombia.  Un elemento relevante es que Colombia tendrá por primera vez una mujer en la Vicepresidencia de la República y un compromiso para conformar un gabinete paritario

El próximo 4 y 5 de julio, el gobierno nacional en alianza con la Mesa de Género de la Cooperación Internacional facilitará un encuentro de mujeres y hombres electos para el nuevo Congreso de la República con mujeres autoridades locales, en la Cumbre Nacional por la Igualdad, que será también un espacio de diálogo con representantes de organizaciones sociales, entidades del Estado, los partidos políticos y la saliente Bancada de Mujeres del Congreso.

En la Cumbre Nacional por la Igualdad se analizará la situación de las mujeres en Colombia, los avances en la garantía de sus derechos y las principales prioridades del país para ampliar el potencial de las mujeres en el nuevo periodo de Congreso y Gobierno Nacional.

Este espacio será también una oportunidad para reiterar la importancia vital del liderazgo y la participación paritaria de las mujeres y hombres para el logro del buen gobierno, la democracia incluyente, la paz y el desarrollo económico y social.

Imaginemos una Colombia 50/50 con la plena promoción del liderazgo y participación política de las mujeres, un ingrediente fundamental para fortalecer la democracia y la gobernabilidad en el país, #AhoraEsElMomento.

Sabemos que para que haya cambios verdaderos, las palabras y los consensos deben ser seguidos por acciones y políticas concretas. Por eso es importante pasar a la acción.  Entre todos y todas, junto a los gobiernos y organismos internacionales, debemos hacer que las barreras más duras y persistentes caigan para que las mujeres de un mañana muy próximo vivan sin la carga de la desigualdad y la discriminación del presente.

*Representante de ONU Mujeres en Colombia

Si quiere conocer más sobre Colombia2020, lo invitamos a seguir nuestra página en Facebook