La reparación a las víctimas acerca la paz a los territorios: Paula Gaviria Betancur

La reparación integral a las víctimas acerca la paz a los territorios con hechos concretos. Les muestra a quienes más han padecido el conflicto armado que se puede superar el dolor.

gaviria.jpg

Paula Gaviria Betancur, Directora de la Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas
Paula Gaviria Betancur, Directora de la Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas
Cortesía.

A medida que las víctimas sientan que sus derechos están cada vez más restablecidos, estoy convencida de que se convertirán en promotoras de un gran pacto nacional que busque superar la “horrible noche” de Colombia.

La reparación integral a las víctimas abre la vía para dejar atrás la cultura de confrontación y avanzar hacia un horizonte más esperanzador.

En 2020, cuando nos acerquemos al final del período que el Congreso estableció para aplicar la Ley de Víctimas, recogeremos los frutos que hemos sembrado en los últimos cuatro años: comunidades más cohesionadas, individuos con nuevos proyectos de vida, mujeres empoderadas.

En este momento, cerca de 590.000 víctimas han sido reparadas y se han adelantado 303 procesos de reparación colectiva. Además, 150 comunidades reconstruyen el tejido social con la estrategia de rehabilitación Entrelazando y 4.000 jóvenes estudian en la universidad gracias al Fondo de Educación Superior para Víctimas.

Si Colombia alcanzase el acuerdo, en 2020 podríamos multiplicar estas cifras. Los integrantes de la mesa de conversaciones de La Habana lo saben. Por eso acordaron fortalecer los procesos de rehabilitación comunitaria, la reparación colectiva, el apoyo a los retornos, la restitución de tierras y la participación de las víctimas.

Queremos transformar los actuales centros regionales de atención en lugares de cultura, en espacios de inclusión, en entornos educativos… Anhelamos que los lugares que fueron de horror se transformen en espacios de memoria y de construcción de futuro.

En 2020 imagino comunidades donde la convivencia pacífica haya vuelto a tomar las calles y, sobre todo, deseo un país más incluyente y comprometido con la tan anhelada paz.

* Directora de la Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas.