Nueve años de la muerte en cautiverio de los 11 diputados

¿En qué va el proceso judicial del asesinato de los diputados del Valle?

El abogado Elmer Montaña, que llevó el proceso de Sigifredo López y conoce el caso de los once asambleístas asesinados en cautiverio, cuenta qué ha hecho la justicia para esclarecer los hechos y en qué está la investigación.

abogado_sigifredo_lopez.jpg

Elmer Montaña, abogado del exdiputado, Sigifredo López, conoció el expediente.

Lo último que se conoció del proceso judicial por la muerte de los diputados del Valle tuvo que ver con la investigación contra el único sobreviviente y liberado del secuestro, Sigifredo López. Fue acusado de ser cómplice del asesinato de sus compañeros durante el cautiverio, pero salió absuelto. De ahí, poco o nada es lo que se conoce de la investigación en la que están involucrados varios miembros de las Farc.

Quien ha seguido de cerca el proceso, justamente, es el abogado de Sifredo López, Elmer Montaña, quien ad portas de firmarse un proceso de paz entre el Gobierno y las Farc en La Habana, cuenta cuántos guerrilleros están en la cárcel y los falsos positivos judiciales que ha tenido el proceso.

-¿Quién lleva el proceso del secuestro y asesinato de los 11 diputados del Valle?

En este momento lo tiene Gilberto Guerrero, fiscal décimo delegado ante el Tribunal Superior de Cali. Es un hombre con una amplia trayectoria judicial y académica reconocido en la ciudad. Es un tipo honesto. Él fue quien tomó la decisión de absolver a Sigifredo López. Manejar ese caso es un trabajo arduo. Tiene más de 50 cuadernillos, cada uno con más de 300 folios. Cada vez que se desmoviliza alguien de las Farc le preguntan por los diputados, si capturan a un guerrillero igual. Así se ha ido construyendo por años.

-Pero antes lo llevaba el Fiscal 38  de Derechos Humanos ¿Por qué lo cambiaron?

El Fiscal Eduardo Montealegre tomó la decisión de quitarle el proceso a Pablo César García cuando se dio cuenta de que estaba involucrando a testigos falsos. Creo que fue una decisión acertada para intentar corregir semejante error tan espantoso.

-¿Cómo va el proceso?

El único comandante de las Farc que está capturado por el plagio de los diputados es Gustavo Arbeláez Carbona, alias, Santiago Anaya. Él fue el que comandó la toma a la Asamblea. El que estuvo allá metido. En este momento está pagando cárcel en Cómbita.

Ahora, el único comandante condenado por el asesinato de los diputados es Orlando Burbano, alias, “El Mico”, quien asesinó a Juan Carlos Narváez, el entonces presidente de la Asamblea. Pero hay más de una veintena de guerrilleros condenados por participar en actos relacionados con el secuestro de los diputados.

-Y con respecto al secretariado de las Farc ¿qué se ha establecido con respecto a su responsabilidad en este caso?

La responsabilidad es clara: la orden del secuestro la dio el Secretariado de las Farc. La preparación del secuestro se la dieron a, alias, “JJ”, que es el aparece en el famoso video con el que quería incriminar a Sigifredo López. Quien identifica al guerrillero y el primero que aclara la situación fue, alias, “Santiago”, quien, estando preso en Cómbita, llama a un periodista y le dice que el que está en el video es, alias, “JJ”.

-¿Se ha establecido la responsabilidad del Secretariado de las Farc en el asesinato?

Lo que a mí me contó el guerrillero encargado de custodiar a Sigifredo, es que la orden que tenían era que si el Ejército intentaba rescatar a los funcionarios, antes de enfrentar a la fuerza pública, debían asesinar al secuestrado que tuvieran a su cargo. Por eso es que nunca les permitieron tener relación con los diputados. Si los guerrilleros establecían algún tipo de diálogo los castigaban de manera brutal porque no querían que establecieran ningún vínculo de afecto con ellos. Así garantizaban que, si llegaba el momento, los podrían matar. Esa orden la dio el Secretariado de las Farc.

-En este momento las familias se alistan para ir a La Habana ¿cuál cree que sería un gesto representativo de perdón y verdad por parte de los miembros de las Farc?

No es suficiente pedirles perdón porque esa petición por regla general es un acto mecánico. No es un hecho sincero de contrición. Es más dirigido a la tribuna que a las víctimas. Lo que deben hacer es contar la verdad. Decir qué fue lo que sucedió allí. Ya hay una verdad judicial pero desde el punto de vista histórico es importante que ellos den su versión de la verdad. Que le cuenten al país cómo ocurrió el asesinato de los diputados y quiénes fueron los miembros del secretariado que dieron la orden para dar muerte a los diputados. Ellos han hablado sobre el secuestro pero no sobre quienes dieron la orden de asesinarlos en caso de que el Ejército intentara rescatarlos. Además se debe tener perfectamente claro quiénes ejecutaron la orden, quiénes les dieron muerte a los funcionarios.

-¿Por qué es tan importante que ellos cuenten su verdad?

Si ellos hubieran contado la verdad nos ahorraríamos muchas víctimas judiciales. Un ejemplo de eso es Sigifredo. Aquí hay dos tipos de víctimas: los familiares de los asesinados pero también las víctimas judiciales de un proceso que sigue abierto y con interrogantes. En la medida en que estos personajes guarden silencio frente a estos hechos, personas inocentes siguen sufriendo las consecuencias.

-¿Pero quién, además de Sigifredo, ha sufrido las consecuencias del proceso judicial?

Esta semana vamos a presentar una solicitud de revisión a favor de un muchacho llamado Héctor Fabio Mazuera. Él está pagando cárcel en Palmira por supuestamente haber ayudado a secuestrar a los diputados pero varias fuentes dicen que Mazuera nunca estuvo en el lugar donde los tenían retenidos. Los mismos funcionarios que después conocieron el proceso, dicen que es inocente. Si las Farc hubieran contado la verdad, Héctor Fabio Mazuera no estaría preso en este momento, o por lo menos, ayudaría muchísimo a esclarecer los hechos. Y algo más, las Farc no pueden contar la verdad a cuentagotas o como se les dé la gana. Las víctimas y el país tienen derecho a saber la verdad. Los responsables tienen que darle la cara al país y pedir perdón por haberlos asesinado en cautiverio.