“Cuando no se va a ganar la guerra es criminal seguir haciéndola”: Pablo Catatumbo

El excomandante de las Farc señaló que en La Elvira (Cauca) había 400 guerrilleros y que hoy hay 100 porque no ven opciones productivas de reincorporarse en el territorio.

catatumbo_-_nelson_sierra.jpg

De acuerdo con Pablo Catatumbo la organización subversiva hizo un balance luego de 50 años de guerra que los llevó a entender que no podían seguir con ella. / Nelson Sierra - El Espectador.

“La reincorporación es la clave de la paz”, repitió dos veces Pablo Catatumbo, excomandante de las Farc durante el conversatorio de Colombia2020 y Justicia para la Paz que se realizó este lunes en Cali. “La verdad como contribución a la reconciliación” se llamó el panel en el que conversó junto al excomandante guerrillero Fredy Rendón Herrera. Lo moderó Fidel Cano, director de El Espectador.

De acuerdo con Pablo Catatumbo la organización subversiva hizo un balance luego de 50 años de guerra que los llevó a entender que no podían seguir con ella. “Para quienes dicen que hemos traicionado la revolución solo les puedo decir que están equivocados. Hablar paja es muy fácil. Otra cosa es enfrentarse con el fudra y la Fuerza de Tarea Omega. Eso no conducía a nada y el Ejército tampoco nos iba a exterminar. Pero cuando uno se convence de que no puede ganar la guerra es criminal seguir haciéndola porque la guerra es con muertos, heridos, inválidos. El presidente Juan Manuel Santos fue un hombre responsable en hacer la paz”.

Luego del acuerdo de paz lo que persiste es la preocupación sobre la reincorporación. Catatumbo materializó este fenómeno con algunas cifras: "En la que era la zona veredal de La Elvira (Cauca) de 400 guerrilleros hoy quedan como 100. Los otros se fueron. Muchos me dijeron que no tenían qué hacer y de qué vivir. Y eso sí es preocupante.  Yo les digo, ‘no tiene sentido que cojan el camino de la delincuencia, ustedes fueron guerrilleros, y para nosotros eso tiene un sentido de dignidad que no se compadece con terminar siendo un bandido al mando del narcotráfico. Pero uno a veces se siente impotente”.

En ese sentido, Catatumbo aseguró que le han pedido al Gobierno que materialice la promesa de tener tierras para reincorporar  de forma productiva a sus guerrilleros. “Los proyectos que propone el Gobierno son de 5, 8, máximo 10 hectáreas, eso no es suficiente.” Y agregó: “Necesitamos que se reincorporen a la actividad productiva, si eso no se hace yo si veo muy difícil  la posibilidad de paz. En Tumaco le están ofreciendo 2 millones a los guerrilleros rasos y a los comandantes le ofrecen 10 millones para integrar bandas criminales”. En ese sentido, destacó la iniciativa de la Fundación Caravajal y de la Pontificia Universidad Javeriana para pensarse opciones de reincorporación en el Valle del Cauca.

Vea también: “La verdadera justicia es el resarcimiento con las víctimas”, presidente de Fundación Carvajal

Sobre la Justicia Especial para la Paz

Catatumbo aseguró que el problema de legitimidad que sufre la Jurisdicción Especial para la Paz tiene que ver con que hay unos “poderes en Colombia que le temen a la verdad y son muy poderosos y que dependen de la correlación de fuerzas en el Congreso. Por qué Cambio Radical no quiere la JEP, porque Germán Vargas Lleras sabe que tiene mucho que explicar allí de su relación con los paramilitares en el Casanare y de lo que pasa en la Guajira, a ellos le gustan la ley del embudo y el ‘conmigo no se metan”.

Catatumbo explicó la importancia de la verdad para esclarecer lo que se vivió el conflicto armado recordando el episodio del atentado a Germán Vargas Lleras.  “Cuando eso sucedió, Vargas Lleras culpó al gobierno de Uribe pero nos acusaron a nosotros, él no era objetivo nuestro y ahora se van a aliar”. Sobre la reconciliación, Catatumbo aseguró que las Farc quieren la reconciliación pero fue muy crítico del papel que en este proceso está jugando el fiscal general Néstor Humberto Martínez:  “El fiscal se burló de nuestra entrega de bienes. Dijo que entregamos puros traperos y no habló de las más de 3.038 arrobas de oro, ni de los 14.000 fusiles. También se burló de un hecho dramáticamente humano. Se burló de la cirugía de pene que registramos, pero no fue estética ni de alargamiento de pene, se trató de una cirugía para reconstruirle el pene a un joven a quien una munición punto cincuenta le destruyó sus genitales durante la guerra. Era un acto humanitario que teníamos que hacer y sí costó mucha plata pero debíamos hacerlo”.

De igual forma, Catatumbo sostuvo que la idea de la JEP era crear un tribunal de transición y de cierre y que le preocupa mucho que el Fiscal quiera incluir elementos que dejan la puerta abierta para  que “nos metan a la cárcel después”. “Eso se tira el proceso de paz”, aseguró porque puede abrir la posibilidad de penas de cárcel en el futuro o de medidas de “extradición”. Al final Catatumbo dijo: “En la JEP tenemos que poner todos las carnes en el asador, pero no se trata de perseguir a unos o a otros sino de asumir responsabilidades dentro del conflicto. Aquí no puede haber intocables”.