Refuerzo alemán para implementar la paz

Frank-Walter Steinmeier, el presidente alemán, se reunirá con el presidente Iván Duque, la comunidad indígena kogui y las cabezas del Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición. Su propósito: reiterar su apoyo al Acuerdo de Paz y la protección del medioambiente.

frank-walter_steinmeier.jpg

Frank-Walter Steinmeier, presidente de Alemania, en su visita a Colombia hace dos años, cuando se reunió con la comunidad kogui. / Cortesía de Thomas Koehler

Hace dos años, cuando Frank-Walter Steinmeier, presidente de Alemania, visitó Colombia e inauguró el Instituto Colombo Alemán para la Paz (Capaz), un centro de investigación donde se desarrollan estudios para la construcción de la paz y justicia transicional, los asistentes le preguntaron por qué tenía tanto interés en Colombia. El jefe de Estado, que en ese entonces era ministro de Relaciones Exteriores, con la sinceridad que caracteriza a los alemanes, respondió que desde que cayó el muro de Berlín y empezó el proceso de reunificación de Alemania, no se había sentido tan cercano y tan motivado con una posibilidad de construcción de paz como la que atraviesa el país.

Lea también: “Dejen trabajar a la JEP”: Eamon Gilmore, enviado de la Unión Europea

A pesar del tiempo, las palabras de Steinmeier aún resuenan, tanto así que se materializaron en varios proyectos que hoy adelantan los dos países. Y para demostrar que este respaldo continúa, el jefe de Estado vuelve al país esta semana. En esta visita habrá dos temas protagonistas en su agenda. Además de la paz, el presidente de Alemania conmemorará el recorrido al Nuevo Reino de Granada que hace 220 años realizó el científico y explorador alemán Alexander von Humboldt.

Steinmeier estará el próximo martes y miércoles en Bogotá, donde tendrá un encuentro con el presidente de la República, Iván Duque Márquez, para dialogar sobre los proyectos de cooperación. Esta reunión será muy importante porque, además de conversar acerca de la biodiversidad, Alemania reiterará su compromiso como garante del punto cinco del Acuerdo Final, es decir, el que versa sobre víctimas y justicia transicional.

En esa misma dirección tendrá una reunión con las tres cabezas del Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición, creado después del Acuerdo Final: el padre Francisco de Roux, presidente de la Comisión de la Verdad; Patricia Linares, presidenta de la Jurisdicción Especial para la Paz, y Luz Marina Monzón, directora de la Unidad de Búsqueda de Personas Dadas por Desaparecidas. Allí dejará claro que Colombia está dentro de las prioridades de Alemania y reafirmará su apoyo por la búsqueda de la verdad, la reconciliación y la reparación a las víctimas de la guerra.

Un mensaje que ha sostenido el gobierno alemán. En el último consejo de seguridad de las Naciones Unidas, Alemania alentó al país a aumentar la capacidad de la JEP, y confirmó el respaldo de su país a la transición y la construcción de una sociedad de inclusión. Desde que comenzaron las negociaciones con la desmovilizada guerrilla de las Farc hasta hoy, Alemania ha sido uno de los países que más ha impulsado el diálogo para acabar con el conflicto armado.

Lea también: Colombia, ¿en la mira de la justicia internacional?

Steinmeier llega a Colombia en un momento crucial. Hace una semana, el ministro de Estado alemán, Michael Roth, manifestó su desacuerdo frente a la postura del presidente Iván Duque de desconocer los protocolos con el Eln, ante una eventual ruptura de los diálogos, luego del atentado a la Escuela de Cadetes General Santander, atribuido a esa guerrilla, el pasado 17 de enero. “La condición básica para una negociación de paz es un mínimo de protección confiable para todos (los participantes). Para nosotros significa, ante todo, que existen reglas fiables que se respetan en caso del fracaso de las negociaciones”, sostuvo Roth.

Su visita también coincide con el lanzamiento de Colombia en Transición, una iniciativa de Colombia 2020 y la Embajada de Alemania, que propone un cubrimiento periodístico y pedagógico del Sistema Integral, como una manera de aportar a la reconciliación.

Biodiversidad y migración

Steinmeier espera que Colombia y Alemania sigan estrechando su compromiso por la conservación de la biodiversidad. Por eso también se reunirá con la comunidad indígena kogui, con la que comparte la esperanza de paz y espera estrechar los lazos para cumplir con la misión que tanto los indígenas como Alemania adquirieron hace dos años: la protección del agua y los ecosistemas colombianos. El pueblo kogui también espera buenas noticias de su parte.

Hace dos años, muy temprano, incluso antes de su primer desayuno de trabajo, Steinmeier se reunió con representantes koguis. Durante la cita, los indígenas hablaron de la Sierra Nevada de Santa Marta y le pidieron un favor especial: que los ayudara a gestionar el regreso a Colombia de dos de las más importantes máscaras de su cultura, que hoy reposan en el Museo Etnológico de Berlín: la de mamo Uákai y la de mamo Nuikukui Uákai. Para ellos, la ausencia de estas figuras ancestrales desestabiliza su equilibrio cosmogónico.

Ese día Steinmeier, quien respeta y conoce personalmente la sierra y la cultura kogui, los escuchó con atención y al cierre aceptó tener en sus muñecas los hilos de algodón, o aseguranzas, que los koguis utilizan como rito de protección.

El presidente alemán también se adentrará a los manglares del Parque Nacional Marítimo Corales del Rosario y de San Bernardo, a 40 minutos de Cartagena, para conocer uno de los más ricos ecosistemas del Caribe. Y cerrará su agenda de biodiversidad con una reunión con Brigitte Baptiste, directora del Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander von Humboldt.

Su último día lo dedicará para visitar el centro de atención de la Alcaldía de Bogotá para refugiados venezolanos. La preocupación no es menor, y por eso este año Alemania priorizará recursos de cooperación en Norte de Santander, donde han llegado casi 100.000 venezolanos por la crisis política, económica y social de este país.

Lea también: El mensaje de paz que envían las víctimas de la masacre de La Chinita