Madres de Soacha entregan ante la JEP informe sobre falsos positivos

El documento reúne las historias de 19 asesinatos de jóvenes inocentes que fueron presentados por el Ejército como muertos en combate. La información será analizada por la Sala de Reconocimiento, Verdad y Responsabilidad.

Cuando se cumplen diez años de los asesinatos sistemáticos de jóvenes inocentes de Soacha (Cundinamarca), que fueron reportados por el Ejército como muertos en combate, las madres de las víctimas presentaron un informe ante la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) que reúne las historias de 19 casos ocurridos en su mayoría durante 2008.

Aunque las integrantes del Colectivo Madres de los Falsos Positivos de Soacha (Mafapo) han tenido opiniones disímiles sobre el hecho de que sus casos lleguen a la JEP, desde los últimos meses se dedicaron a documentar las historias de vida de sus hijos para exigir verdad y justicia para entregarlas ante la Sala de Reconocimiento, Verdad y Responsabilidad.

Puede leer: Mario Montoya no reconoce a víctimas de falsos positivos

Se refieren a cómo los jóvenes de escasos recursos fueron reclutados con falsas promesas de empleo, la manera como fueron reclutados y trasladados a zonas alejadas del país -la mayoría a Ocaña (Norte de Santander)- y, posteriormente, fueron asesinados por efectivos del Ejército.

Para retratar su historia, las Madres de Soacha se tomaron las instalaciones de la JEP y convirtieron su dolor en una muestra artística representada a través de fotografías, afiches y pinturas. “Diez años, vivas y unidas”, era la consigna estampada en sus camisetas. Beatriz Méndez, una de las integrantes del colectivo, madre de Weimar Castro y tía de Edward Rincón, recordó el hecho en que fueron asesinados sus familiares.

Le puede interesar: Los hechos por los cuales comparece el general (r) Mario Montoya ante la JEP

“Mi caso sucedió en 2004. Pensaría que fueron los primeros falsos positivos que ocurrieron en Bogotá, porque no se los alcanzaron a llevar. Fueron torturados, le desprendieron una oreja. A mi sobrino le dieron un golpe en la frente y los disfrazaron como guerrilleros”, relató.

Pie de foto: A través de una muestra artística, en la que se incluyeron los retratos e historias de las vícitma, las Madres de Soacha contaron sus historias y exigieron verdad y justicia. 

Puede leer: “Que los altos mandos que ordenaron los falsos positivos se presenten a la JEP”: Madres de Soacha

Por estos hechos de Soacha y Bogotá se han realizado dos diligencias en la Jurisdicción Especial para la Paz. En la primera, del 10 de agosto, 14 militares implicados en los denominados falsos positivos de Soacha, incluido el coronel Gabriel de Jesús Rincón Amado, pidieron perdón ante las víctimas y se comprometieron a no repetir esas conductas. Este jueves, el excomandante del Ejército, general (r) Mario Montoya, compareció ante la JEP y uno de los hechos por los cuales es investigado tiene que ver con el asesinato de los jóvenes de Soacha. En ese caso, el oficial en retiro insistió en su inocencia y, a través de su abogado, dijo que no pediría “perdón por acciones de terceros”.

Con la entrega del informe, la Sala de Reconocimiento, Verdad y Responsabilidad de la JEP deberá analizar esta información y contrastarla con informes de instituciones estatales (Fiscalía, Rama Judicial, Procuraduría, entre otros) y llamará a comparecer a quienes serían los máximos responsables por estos hechos.

En contexto: Falsos positivos: empieza la participación de las víctimas en la JEP

Escuche acá el podcast sobre la primera diligencia de las Madres de Soacha en la JEP