La JEP les abrió la puerta a los excongresistas Álvaro Ashton y David Char

Los casos de los exparlamentarios serán competencia de la Jurisdicción Especial para la Paz. También se incluye el caso del exagente del DAS Martín Sierra, condenado en la justicia ordinaria a 30 años por secuestro y homicidio.

La Jurisdicción Especial para la Paz les abrió la puerta a los excongresistas David Char y Álvaro Ashton, procesados por parapolítica, así como al exagente del DAS Martín Sierra D’Alemán, condenado a 30 años de prisión en la justicia ordinaria por secuestro y homicidio agravados.

La decisión de asumir competencia de estos casos la tomó la Sección de Apelación del Tribunal para la Paz, al considerar que estos hechos pudieron haber tenido relación con el conflicto armado. Aceptarlos, sin embargo, implica que estas personas deben cumplir con el denominado régimen de condicionalidad, es decir, que contribuyan al esclarecimiento de la verdad, a diseñar un plan de reparación y a no repetir las conductas que se les endilgan.

Video: ¿Los parapolíticos pueden ir a la JEP?

 “La sección concluyó que las conductas presuntamente cometidas por los señores  Char y Ashton sí podían entenderse por causa, con ocasión o en relación indirecta con el conflicto armado, debido a que contribuyeron al esfuerzo de guerra al favorecer los intereses políticos, ideológicos y económicos de las Autodefensas Unidas de Colombia”, aseguró el magistrado Eduardo Cifuentes.

David Char Navas y Álvaro Ashton Giraldo están siendo procesados por parapolítica. La Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia los sindica del delito de concierto para delinquir agravado por presuntamente haber forjado una alianza con el Frente José Pablo Díaz, del Bloque Norte de las AUC, a parecer, con el fin de asegurar su elección al Congreso de la República.

Terceros civiles, ¿limitados en la JEP?

Los sindicados se habrían comprometido a favorecer los intereses de los paramilitares. Adicionalmente, la Corte acusó a  Char Navas por los delitos de fabricación, tráfico y porte de armas y municiones de uso privativo de las Fuerzas Armadas, y a Ashton Giraldo lo sindicó de haber perpetrado un cohecho por dar u ofrecer.

El exagente del DAS fue condenado por el secuestro de Julio Edgar Galvis Quimbay, Raúl Gutiérrez Guarín, 3 Rafael Enán Lora Mendoza, Fredy Humberto Guerrero y Aidé Malaver, desmovilizados del M-19, en marzo de 1994.

Mauricio Pava, abogado de David Char, recibió con beneplácito la decisión de la JEP y reiteró que su defendido tiene una propuesta concreta de reparación con un proyecto productivo en Atlántico. “Hace poco le preguntamos a la Unidad de Víctimas cómo es la metodología; igualmente David Char propuso como mecanismo de no repetición suscribir inhabilidad política perpetua y solicitaremos la audiencia para proceder al reconocimiento de verdad”.

Los argumentos en favor de los parapolíticos para aterrizar en la JEP