Tiene otra investigación abierta

General (r) Rito Alejo Del Río ya es hombre libre

Purgaba una condena de 25 años de prisión por el asesinato de un civil en Chocó. Estaba detenido desde septiembre de 2008.

rito_alejo_del_rio.jpg

El general (r) del Río es custodiado por agentes del CTI. / Archivo El Espectador

Este jueves 28 de septiembre el general (r) Rito Alejo del Río recuperó su libertad. Fue así por instrucción de la Fiscalía 46 de Derechos Humanos, que ayer ordenó “la libertad inmediata e incondicional” del alto oficial en retiro, quien figuraba en la primera lista enviada por el Ministerio de Defensa a la Secretaría Ejecutiva de la JEP. Ese listado, conformado por 817 nombres en total, fue el primer paso para que el general (r) Del Río aceptara acogerse a los términos de la justicia para la paz a cambio de su libertad.

(Lea: "No todos son “colados”: Farc")

Del Río pagaba una condena de 25 años de prisión, proferida el 23 de agosto de 2012. El crimen por el que fue sentenciado, el homicidio de Marino López Mena, cometido en zona rural de Riosucio (Chocó) el 26 de febrero de 1997. El asesinato fue cometido por hombres del bloque paramilitar Élmer Cárdenas, comandado por Freddy Rendón Herrera, alias el Alemán; y evidenció una práctica que, tal parece, se ejecutó en repetidas ocasiones a lo largo del conflicto: a López —contaron quienes sobrevivieron a la incursión “para”— lo decapitaron y su cabeza fue usada como como si fuera un balón de fútbol.

En diciembre de 2008 el oficial en retiro del Ejército Rito Alejo del Río fue llamado a juicio por el delito de homicidio en persona protegida, es decir, por la muerte violenta de una persona de la población civil. En la acusación, la Fiscalía argumentó que en esa época (primer semestre del 97) el orden público en el Urabá atravesaba una coyuntura violenta y que, para enfrentar a la guerrilla, el general (r) Del Río “pactó alianzas con los grupos paramilitares de la región”.

(Puede ver: "Así se han construido los listados de las Farc")

Para múltiples organizaciones de derechos humanos en el país, el general (r) Rito Alejo del Río encarna la complicidad que establecieron oficiales de la Fuerza Pública con paramilitares, y que se vio en distintos episodios de la guerra. Según dijo la Fiscalía en su momento, el Ejército diseñó la Operación Génesis como una “estrategia conjunta” con jefes paramilitares como Carlos Castaño y Salvatore Mancuso, se suponía, para atacar bases guerrilleras. Lo que provocó la operación fue el desplazamiento de miles de pobladores de esa región chocoana y, además, la muerte de López Mena.

Del Río terminó condenado porque, concluyó la justicia, el general (r) facilitó a través de la Operación Génesis la llegada de los paramilitares a la zona, lo cual a su vez desembocó en el asesinato de Marino López Mena. Testimonios de exmilitares que resultaron en el bloque Élmer Cárdenas ratificaron la tesis de la alianza. El general (r), por su parte, siempre negó su responsabilidad en los hechos. Aseguró que no conocía el caserío de Bijao, que tampoco planeó operaciones con los paramilitares y que era inocente.

Ahora, Rito Alejo del Río es hombre libre gracias a la Jurisdicción Especial de Paz, a la cual aseguró su abogado que no se acogería en marzo de este año. El general (r) firmó el acta de compromiso el 23 de agosto pasado y, dos días después, la Secretaría Ejecutiva emitió concepto favorable y envió el caso al Tribunal Superior de Bogotá. El 20 de septiembre se ordenó su libertad inmediata, pero como existe una medida de aseguramiento en su contra por la masacre de Mapiripán en 1997, el asunto demoró una semana más. La pregunta ahora es: ¿qué verdades llevará Del Río a la JEP?