“No hay voluntad política para encontrar a los desaparecidos”: Comité de la Cruz Roja Internacional

Christoph Harnisch, jefe de la delegación del Comité Internacional de la Cruz Roja en Colombia, sostuvo que sería lamentable que los intereses políticos estén primero que los humanitarios. 

christoph_harnisch_jefe_de_la_delegacion_del_comite_internacional_de_la_cruz_roja_cicr.jpg

Christoph Harnisch, jefe de la delegación del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) en Colombia.
/ Óscar Pérez - El Espectador

Una enorme preocupación por la falta de voluntad política para encontrar a los desaparecidos tiene Christoph Harnisch, jefe de la delegación del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) en Colombia. En entrevista con Colombia 2020,Harnisch envió un mensaje claro: hay que tener celeridad y prioridad en la creación de la Unidad de Búsqueda de Personas dadas por Desaparecidas en razón del Conflicto Armado (UBPD). El único de los tres ejes del sistema de justicia transicional que aún no cuenta con recursos y que aún espera la posesión oficial de su directora, Luz Marina Monzón, es esta unidad.

(Lea: Hallar a los desaparecidos, una tarea lejana)

¿Por qué para el CICR es prioritaria la búsqueda de personas desaparecidas?

Nuestra experiencia histórica demuestra que, si una sociedad que se encuentra durante años en las dinámicas del conflicto armado no tiene el coraje o los recursos para enfrentar el pasado, una parte de la normalización de la sociedad se vuelve muy difícil. Uno de los objetivos del Acuerdo de Paz es esclarecer qué pasó con las personas desaparecidas, y esta tarea tiene dos momentos. El primero, tener medidas inmediatas. Y el segundo, crear una unidad que por primera vez en este país haga lo que nunca se hizo y que sea autónoma e independiente. Esto es un logro inmenso y no hay ninguna excusa para no agilizar la creación de la UBPD.

En ese sistema de justicia transicional, la Comisión de la Verdad y la JEP ya están creadas y tienen presupuesto. ¿Cómo ve el CICR las demoras en la instalación de la UBPD?

No entendemos por qué una parte fundamental del sistema todavía no exista. Esto es lamentable y espero, de manera franca, que no se trate de intereses de una clase política que realmente no quiere agilizar el proceso para no obtener respuestas de qué pasó. Si esto es verdad, sería un fracaso terrible.

¿A qué clase política hace referencia?

En la política en general hay diferentes prioridades, es lo normal. Esto quiere decir que hay momentos en la historia de un país en el cual las prioridades tienen que estar muy claras y la prioridad ahora es la implementación de lo que se acordó. No se puede demorar y sacar la excusa de que hay otras prioridades, porque se trata de un sistema integral.

¿Cómo han visto la respuesta institucional frente a las demoras en la implementación de la UBPD?

No hay urgencia en el establecimiento y eso preocupa muchísimo. Entendemos que pueden existir diferentes opiniones, pero no es normal que haya demoras porque instituciones que están encargadas de la implementación simplemente dicen: “Ah no, la situación es más compleja, tenemos otras prioridades y esto no se hace”. La experiencia histórica nos dice que es difícil establecer este tipo de comisiones, pero lo que hacen las instituciones es dar respuestas sobre lo que pasó. Claramente esta demora es dolorosa para una sociedad, y en Colombia es más dolorosa porque hay muchos desaparecidos.

¿Qué tan perjudicial podrían resultar las elecciones en este proceso?

El problema no son las elecciones porque la vida pública continúa. Esto siempre es la excusa en todos los conflictos. Pero sí espero que exista un consenso mínimo entre los congresistas, ministros y quienes están encargados en el ámbito público para que tengan cuidado de no afectar la creación de la UBPD con intereses políticos, porque sería lamentable. Los riesgos siempre existen en una democracia donde hay posibilidad para todos de decir lo que piensan.

¿Qué rol juega la Corte Constitucional?

En la Corte hubo un debate público muy enfocado en la JEP. Entiendo que para los juristas sea un tema fundamental, pero no se puede olvidar que sin la Comisión de la Verdad y la UBPD el sistema de justicia transicional estaría incompleto. En un país de abogados no se puede pensar sólo en temas jurídicos, sino en lo que es importante a nivel humanitario. Los abogados siempre dicen que son muy humanos, pero estas discusiones interminables sobre artículos no dejan ver las necesidades humanas.

¿Qué le dijo el CICR a la Corte?

Enviamos el mensaje de que hay que imponer la intención inicial que tuvo el Acuerdo de paz entre el Gobierno y las Farc: una unidad de búsqueda con carácter extrajudicial y humanitario, con autonomía administrativa y financiera, que debe tener un enfoque sobre la búsqueda activa y que no impide el trabajo de la justicia penal. La sorpresa del CICR es que no entendemos porqué si las cosas estaban claras antes y ahora, aún no se ha concretado nada.

¿Cómo evitar que la UBPD pierda su carácter extrajudicial y humanitario?

Hay que hacer esfuerzos para explicar que esta tarea de buscar a los desaparecidos e identificarlos se hará con eficiencia únicamente si hay un carácter humanitario y extrajudicial. Esto no quiere decir que la búsqueda debe hacerse en un vacío jurídico, porque no va a impedir las actividades de la justicia penal. Lo uno no excluye lo otro. Pero si solamente tenemos este enfoque, ya puedo predecir que habrá un fracaso enorme.

(Puede leer: Voluntad política, la clave para encontrar a los desaparecidos)

¿Cómo generar confianza?

Hay que decir una cosa, ¿por qué no hay muchos más resultados en términos de encontrar desaparecidos desde hace 40 años? Porque la justicia no funcionó bien. Ese es el problema. Y no hay que cometer el error de decir que todo es judicial.

Las víctimas de desaparición forzada dicen que esta situación demuestra que en Colombia hay categorías de víctimas y se sienten abandonados, ¿Qué opina?

Cuando hablo con los delegados y voy al terreno, veo que este abandono de las personas más vulnerables es un hecho que no se puede negar. Hay frustración porque dos años después del anuncio de las medidas inmediatas y de la creación de la UBPD no ha pasado nada. Después de la firma, se preguntan: “¿dónde está el cambio?, aunque sea el más mínimo”.

A la UBPD le dieron 20 años de funcionamiento para buscar a más de 60.000 desaparecidos. ¿Es conveniente establecer límites?

En términos de manejo político es conveniente dar un límite. El peligro cuando uno no da límites es que no hay presión para obtener resultados. Los resultados no son sólo en términos de encontrar restos humanos, sino también en que esta UBPD pueda decirle a una familia que han hecho todo para encontrar a su familiar. La realidad en muchos conflictos es que no se puede encontrar a todos los desaparecidos, pero sí se les puede decir que se hizo todo para intentarlo. Es una forma de que la víctima sienta que la toman en serio. Ahora muchos piensan que a este Estado le da igual lo que pasó y lo que pasa. Que le da igual la discriminación, la falta de apoyo material y psicosocial que sufre el ciudadano. Y claramente esto no refuerza la confianza que tiene el individuo víctima.

¿Cómo participará el CICR en la UBPD?

Hemos hechos esfuerzos para encontrar información y restos humanos desde hace muchos años. La posición que tenemos es que todo el conocimiento y la experiencia la vamos a transmitir a la UBPD, porque esperamos que dentro de algunos años esta actividad que hoy estamos haciendo la asuma la unidad. Pero se necesita que cuente con recursos humanos y financieros. El apoyo no es solamente de dinero, sino también de conocimiento.

¿Qué recursos mínimos requiere la UBPD para funcionar?

Debe tener una estructura muy clara, con funciones diferenciadas, personal capacitado, recursos financieros y ayuda de los gobiernos locales. Cuando uno ve la Unidad de Víctimas hay optimismo, porque sí es posible crear una institución con una base legal sólida. Entiendo la preocupación de los políticos, ya que es una institución más que va a costar dinero y que va a mostrar algo que no les gusta a muchos: la verdad de un conflicto bárbaro. Pero no se justifican más dilaciones