Son más de 60.000 desaparecidos en Colombia

Medicina Legal, el brazo técnico y científico de la Unidad de Búsqueda

En entrevista con Colombia 2020, el director de esta entidad, Carlos Valdés, indicó que la unidad tiene un carácter humanitario. Además, que se crearán seis laboratorios para la identificación de cuerpos.

carlos_valdez_director_de_medicina_legal_-archivo_el_espectador.jpg

Carlos Valdés, director del Instituto de Medicina Legal.
Archivo El Espectador

El director de Medicina legal, Carlos Valdés, es uno de los hombres que está al frente de la creación de la nueva Unidad de Búsqueda de Personas dadas por Desaparecidas en el marco del conflicto armado, que tiene como objetivo intentar encontrar a más de 60.0000 víctimas de desaparición forzada que hubo en Colombia. Según Valdés, uno de los principales valores de esta unidad es que tendrá un fin humanitario y no pena. Es decir, no se centrará en la búsqueda de los responsables de este crimen sino de los cuerpos, para así lograr una reparación efectiva.

¿Cuál es el valor agregado de la nueva Unidad de Búsqueda de Personas dadas por Desaparecidas en el marco del conflicto?

La investigación del fenómeno de la desaparición en Colombia ha sufrido muchos tropiezos porque las investigaciones en la Fiscalía no han contado toda la información necesaria para el hallazgo de los desaparecidos. Tampoco se ha tenido la posibilidad de acceder a sitios donde están los posibles cuerpos. Se tiene una ubicación y georreferenciación de dónde pueden estar los cuerpos de personas no identificados, como los cementerios de los municipios. Por obvias razones se presume que varios desaparecidos pueden ser encontrados en esos lugares. Con la creación de la Unidad de Búsqueda se crea un nuevo campo para la investigación, porque pasa de ser un tema judicial a un tema humanitario.

¿Eso qué quiere decir?

Esto significa que la investigación forense que antes era dirigida por la Fiscalía y que estaba encaminada a encontrar responsables por algún delito, ahora es una investigación científica forense se destina a encontrar la verdad con un fin de reparación para las víctimas. En ese sentido, el valor agregado consiste en que muchas personas que tienen conocimiento de dónde pueden estar los cuerpos de quienes fueron desaparecidos en el marco del conflicto puedan aportar la información necesaria sin tener miedo a ser judicializadas. El único propósito de esta Unidad de Búsqueda de Desaparecidos va a ser conocer la verdad y ubicar los cuerpos.  

¿Cómo explicar que la información que entreguen reincorporados de la guerrilla a la Unidad de Búsqueda y terceros no va a ser utilizada en su contra para un proceso penal ni se trata de una aceptación de responsabilidades?

Eso quedó claro en el contexto del Acto Legislativo que le da vida constitucional al Sistema de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición. La persona tiene todo el derecho de que esa información no sea utilizada en un proceso penal. Por eso es que en la JEP, La Unidad de Búsqueda de Desaparecidos y la Comisión de la Verdad no aparecen instituciones de carácter de Policía Judicial, pues la obligación que tienen es que la información que obtengan debe derivar en un proceso judicial.  El Instituto de Medicina Legal la puede reinscribir porque no tiene funciones de Policía Judicial y así puede actuar de forma humanitaria.

¿Ya están recibiendo colaboración de miembros de las Farc?

La estamos recibiendo a través del CICR

¿Cómo se está preparando el Instituto de Medicina Legal para afrontar este nuevo reto?

Creamos el Grupo Nacional de Apoyo a la Unidad de Búsqueda de desaparecidos. Se construirán Seis laboratorios: patología, bilogía, genética, balística, antropología y geología. Y ya se enviaron los planes de inversión al Ministerio de Hacienda y al Gobierno para obtener el apoyo necesario.  En pocas palabras, el instituto será el brazo técnico y científico de la Unidad de Búsqueda.

¿Habrá un traslado masivo de funcionarios de Medicina Legal a la Unidad de Búsqueda?

No. Solo se enviarán a los funcionarios con las especialidades que se requieran en las labores de la Unidad de Búsqueda. No habrá traslado masivo, sino que solo los funcionarios con competencias específicas que irán conformar los equipos especiales.

¿Hace falta investigadores forenses en Colombia?

No. Dado que Colombia ha sufrido una violencia tan dura durante medio siglo ha desarrollado un conocimiento forense que no tienen otros países. Por eso aquí están los profesionales con mayores capacidades en el mundo.  

¿Cómo va la consolidación de las bases de datos para el cruce de ADN y reconocimiento de víctimas?

Con la creación de la Unidad de Búsqueda, el Instituto de Medicina Legal aportará las bases de datos del Sistema de Información Red de Desaparecidos Cadáveres (Sirdec), que es un software muy robusto para que se adapte al a necesidad de la Unidad de Búsqueda.

Las primeras búsquedas se han realizado en cementerios de varios municipios del país. ¿Qué resultados se ha podido lograr con ese proceso?

Se han recuperado más de 370 cuerpos relacionados con el conflicto armado. Se han identificado más de una decena y otros los cuerpos ya fueron estudiados. Su genética ya está en el banco de ADN y el paso a seguir es una estrategia de difusión para que los familiares aporten pruebas bilógicas, pues se necesitan para hacer comparaciones e identificar los cuerpos.