Las víctimas siguen esperando

Hallar a los desaparecidos, una tarea lejana

La Unidad de Búsqueda de Personas dadas por Desaparecidas es la única entidad que no se ha creado en el nuevo sistema de justicia transicional. Su directora, Luz Marina Monzón, no oculta su inconformismo.

luz_marina_monzon.jpg

Luz Marina Monzón reclama la falta de voluntad política para establecer la Unidad.
/ Gustavo Torrijos - El Espectador

El sistema de justicia transicional que se creó con el Acuerdo de Paz con las Farc está prácticamente consolidado, con una excepción: la Unidad de Búsqueda de Personas dadas por Desaparecidas (UBPD), la cual tiene la difícil tarea de descifrar qué pasó con más de 60.000 personas —cifra del Centro Nacional de Memoria Histórica— que fueron desaparecidas forzosamente. Y no sólo la directora de la Unidad, Luz Marina Monzón, está inquieta. El procurador Fernando Carrillo manifestó su preocupación también y solicitó que se haga lo pertinente para que la entidad empiece a funcionar.

(Vea: La primera Sala Plena de la JEP)

Los magistrados de la Jurisdicción Especial para la Paz, el director de la Unidad de Investigación y Acusación, Giovanni Álvarez, y los miembros de la Comisión de la Verdad ya se posesionaron, y Monzón aún no recibe noticias para asumir el cargo ni para la creación del organismo.

¿Por qué no empieza a funcionar?

Aunque el Gobierno no ha dicho mucho al respecto, para Monzón, la naturaleza con la que nace la entidad es uno de los problemas. “El Ministerio de Justicia considera que es una agencia especial del Estado. Función Pública, que es la entidad que tiene que pronunciarse sobre el tipo de entidad que se va a crear, está convencida de que se debe considerar del régimen general del Ejecutivo. Quien decide es el presidente finalmente. En Colombia, al tema de los desaparecidos en la agenda pública no le han dado prioridad”, le dijo Monzón a El Espectador.

(Lea: La JEP empieza a escribir su historia)

La directora de Función Pública, Liliana Caballero, se defiende. En entrevista con este diario reitera que la prioridad ha sido “la puesta en marcha del Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y no Repetición, integrado por la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), la Comisión de la Verdad y la Unidad de Búsqueda de Personas Desaparecidas”. Asegura que están concentrados, junto con el Ministerio de Justicia, en que “las decisiones y trámites necesarios se cumplan oportunamente, dentro del rigor técnico y jurídico, para que pueda entrar en marcha la Unidad de Búsqueda de Personas Desaparecidas, tal como se está haciendo con la Comisión de la Verdad y se cumplió ya con la JEP”.

Monzón asevera que la información sobre la implementación de la Unidad ha sido poca y que el tema no parece ser prioridad en la agenda política del país, pero estos no serían los únicos problemas: otro de los puntos que preocupa es el de los recursos. “Yo no he recibido ni un solo peso de cooperación internacional ni del Gobierno, de ninguno de los dos. Se están solicitando los recursos, pero llevamos cuatro meses tramitando un proyecto para que sea financiado y no, no ha habido respuesta final”.

(Puede leer: Así se organizó el Tribunal para la Paz)

Añadió que en este momento está buscando contar con un equipo de al menos 12 personas que puedan ayudar a analizar los estudios técnicos que entregó el Ministerio de Justicia y a reflexionar sobre cómo va a quedar estructurada la Unidad. “Francamente no puedo decir, ni lo sé, cuántos son los recursos que requiere la Unidad. Sí hemos buscado recursos a través de cooperación internacional. Hace cuatro meses están en trámite y no salen. La solicitud se está haciendo al Fondo Multidonante de las Naciones Unidas, y ahí se están pidiendo US$2 millones para poder hacer este alistamiento”.

Qué dicen las víctimas

Los familiares de las víctimas son posiblemente la parte más importante del proceso, pues son los que han vivido el conflicto y los que esperan la implementación efectiva de la entidad que les ayude a entender qué paso con sus seres queridos. Gloria Gómez, secretaria general de la Asociación de Familiares de Detenidos Desaparecidos (Asfaddes), señala que las 500 personas con las que trabaja han puesto sus esperanzas en la nueva unidad. “Sentimos que no hay esa voluntad política que siempre hemos exigido, que se pensaba que con los Acuerdos de Paz se iba a poder asumir por parte del Gobierno, garantizando los recursos necesarios. Para miles de personas, la esperanza es que esta unidad arroje resultados a corto plazo”.

Gómez añadió: “Instalaron la Comisión de la Verdad y la Jurisdicción Especial para la Paz y desconocieron totalmente la Unidad. Creemos que no es casual, que es adrede, y eso hace mucho daño por las expectativas del entorno. Hay muchos familiares que están desilusionados. Sin embargo, creemos que hay que seguir luchando. Con o sin Unidad, nuestro compromiso es exigir la búsqueda y aparición de nuestros seres queridos. Con o sin unidad vamos a seguir denunciando”.

Ante la falta de información, Luz Marina Monzón señaló que ha estado tratando de entender cuál es la situación exacta, acudiendo no sólo a Función Pública sino al mismo presidente, Juan Manuel Santos. “No me ha dicho nada. He estado tratando de conseguir una reunión con él, pero no he podido. Cuando nos vimos en el encuentro que convocó hace un tiempo me dijo que para él era importante el inicio de la Unidad, pero yo lo sigo viendo públicamente hablando de cosas distintas, sin hacer cosas para que la Unidad se convierta en un mecanismo existente”.