Zonas de concentración, justicia transicional e inclusión, los temas sobre la mesa

La paz vista con enfoque étnico

Líderes indígenas y de comunidades afros se reunieron con la delegación de paz del Gobierno en La Habana a discutir la hoja de ruta para incorporar sus pueblos a la implementación de los acuerdos.

reunion_mesa_con_afros01_6219368.jpg

Visita de la delegación afro a la mesa de diálogos de La Habana (Cuba).
/ Alto Comisionado para la Paz

Antes de viajar a La Habana para iniciar un nuevo ciclo de conversaciones de paz, el equipo negociador del Gobierno se reúne hoy con la Comisión Étnica para la Paz, espacio de confluencia de organizaciones indígenas y afrocolombianas. Con este encuentro termina un proceso que se inició el pasado 26 de junio, con la visita de una comisión étnica a la mesa de conversaciones y, luego, con los encuentros individuales de las delegaciones con las Farc. Todas estas entrevistas tienen un propósito: que la mesa de diálogos incorpore una subcomisión que incluya en los acuerdos de paz un enfoque diferencial dadas las particularidades de las mal denominadas minorías.

En el caso de las comunidades negras y afrocolombianas, la visita a la mesa de diálogos dejó sentada la petición de crear un espacio para darle enfoque étnico al acuerdo final de modo que los pueblos tengan participación en la implementación y verificación de los acuerdos de paz. Según Marino Córdoba, coordinador internacional del Consejo Nacional Afrocolombiano para la Paz (Conpa), los plenipotenciarios de ambas partes reconocieron que hoy el enfoque étnico estaba ausente en la mesa.

Córdoba detalló que, durante la entrevista que sostuvieron con las Farc, éstas se comprometieron a impulsar la instalación de la subcomisión étnica en la mesa de diálogos. “Esperamos que las partes faciliten el espacio para que los pueblos indígenas y afros tengan una salvaguardia a los derechos ya adquiridos y se permita una vinculación de los mismos en la fase de implementación y verificación de los acuerdos”, expresó el líder negro.

Otro de los aspectos tratados en las diferentes reuniones tiene que ver con un proceso de reconciliación del pueblo afro, tanto con las Farc como con el Gobierno, que consiste en realizar desde el Conpa un mapeo de graves violaciones a los derechos humanos y al DIH en territorios colectivos. El objetivo es ubicar masacres, desplazamientos, homicidios, violaciones o desapariciones perpetradas contra estas comunidades y así proyectar una hoja de ruta, con fechas definidas, para que los responsables, sea el Gobierno o la guerrilla, vayan  a las comunidades a realizar un acto de responsabilidad y ofrecimiento de perdón a las víctimas de sus actuaciones.

“Luego de los actos de responsabilidad y perdón, se necesitará planear una ruta de reparación colectiva. Y finalmente vendrá una fase de vinculación y participación de las comunidades al desarrollo e implementación de los acuerdos de La Habana. Y creemos que los actos de perdón deben ser anteriores a la socialización de los acuerdos, para que haya un clima de reconciliación a la hora de salir a votar la refrendación”, señaló Córdoba.

Finalmente, el líder afro detalló que con el Gobierno se viene construyendo un plan de trabajo para que Chocó sea el escenario del plan piloto de reconciliación y socialización de los acuerdos de paz en comunidades negras e indígenas, y que el Foro Interétnico Solidaridad Chocó será el encargado de impulsar este proceso.

En cuanto a las comunidades indígenas, las preocupaciones son varias. En el encuentro de hoy con la delegación de paz del Gobierno, los líderes y representantes plantearán las dudas que persisten en el interior de las comunidades sobre temas claves como la restitución de los derechos territoriales en zonas que históricamente han sido controladas por las Farc, el desminado humanitario, la situación de los excombatientes indígenas que están en las Farc y la de los guerrilleros y milicianos que han sido juzgados por la justicia indígena.

“Hemos acordado que los abogados de las Farc y los nuestros se sienten a mirar el tema jurídico, en términos de la jurisdicción especial para la paz versus la jurisdicción especial indígena. Siempre hemos dicho que este era un tema que debió haberse abordado desde el principio porque, por ejemplo, una amnistía que en algún momento firme el Gobierno Nacional no va a aplicar para los que estén bajo la justicia indígena. Esto se debe resolver bajo la jurisdicción nuestra, que es de orden constitucional”, sostuvo el consejero mayor de la Organización Nacional Indígena de Colombia, Luis Fernando Arias.

También pondrán sobre la mesa los reparos al tema de las zonas veredales transitorias, en las que se concentrarán las Farc durante el proceso de dejación de armas, y a su ubicación en territorios indígenas: “Hemos conversado sobre las zonas de concentración y está claro que sí van a cruzar territorios indígenas. Es cierto que hay un principio de acuerdo entre las partes para que los campamentos no queden ubicados dentro de resguardos, pero eso no significa que no queden dentro de territorios indígenas. En todo caso se deberá adelantar un proceso de consulta previa con las comunidades indígenas o afrocolombianas que estén en el área de influencia donde se vayan a ubicar”.

En materia de pedagogía para la paz, las comunidades indígenas le plantearán al Gobierno que en la mesa de diálogos se establezca un mecanismo institucional que les permita a los pueblos avanzar en el proceso para dar a conocer lo que se ha pactado hasta el momento entre las partes. “Hay mucho desconocimiento, mucha especulación, sobre los alcances que los acuerdos van a tener, y en los territorios la gente tiene muchas dudas”, manifestó.

Con la claridad de instalar una subcomisión étnica, los delegados del Gobierno y las Farc iniciarán un nuevo ciclo de conversaciones. Y no se trata de crear un espacio protocolario, sino que las partes reconozcan el daño causado a las comunidades indígenas y negras, que por años han vivido en la Colombia profunda donde se han instalado los campos de batalla.