“A nivel internacional se admira mucho el coraje de las mujeres colombianas”

Dice Irantzu Mendia, investigadora vasca, que en esta entrevista habla del papel que jugaron las mujeres en el posconflicto de El Salvador y Bosnia-Herzegovina.

mujeres_de_colombia.jpg

Líderes de la Ruta Pacifica de Mujeres de ocho regiones del país participaron del Foro Internacional en conmemoración de los 20 años que cumplió la organización.
Jhon de los Rios

Cuando se conmemoran 20 años de historia de la Ruta Pacífica de Mujeres, Colombia2020 habló con Irantzu Mendia, investigadora del Instituto de Estudios sobre Desarrollo y Cooperación en la Universidad del País Vasco, con el fin de hablar en lo que es experta: Construcción de la paz posconflicto: divergencias entre las organizaciones de mujeres y la cooperación internacional en El Salvador y Bosnia-Herzegovina.

¿Por qué el interés de estudiar la construcción de paz desde las mujeres en el posconflicto?

Impactada por la guerra de Bosnia-Herzegovina y el eco que en su momento tuvo en los medios de comunicación, sentía que algo había que hacer. Era muy joven, esperé a acabar de formarme y ver de qué manera se podría aportar algo al trabajo de las mujeres en la paz. Desde el País Vasco se ha tenido en cuenta mucho a América Latina en general y se ha tratado de ver de cerca a países como El Salvador, Nicaragua y Guatemala. En mi caso, el interés fue en El Salvador. Pienso que a través de la academia hay un vacío en el estudio de la posguerra donde las mujeres son protagonistas.

¿Cuál ha sido el papel de las mujeres en el posconflicto de El Salvador y Bosnia-Herzegovina?

Estos son casos diferentes por varios motivos. El Salvador no tuvo un acuerdo donde se incluyera una perspectiva de género. Hubo dos mujeres haciendo parte de la firma pero no había conciencia de género para tener en cuenta los derechos de las mujeres, lo que condicionaría el posconflicto. A las mujeres les correspondió el papel de ganar autonomía donde pudieran posicionar sus derechos, entendiendo que no puede haber paz si no hay equidad de género.

En el caso de Bosnia-Herzegovina a pesar de que hay un discurso de la igualdad de género muy fuerte en espacios de diálogo y reconciliación a nivel comunitario, no existen tantas acciones de impacto de visibilidad a nivel nacional.

En Colombia, ¿cuál debería ser el papel de las mujeres dentro del proceso de paz?

Enhorabuena todo lo que se ha venido haciendo con los derechos de las mujeres en Colombia. La tarea es seguir en la labor organizativa de un colectivo de mujeres que lucha por sus derechos. Es importante sumar esfuerzos y crear alianzas de diferentes movimientos de mujeres campesinas, afros, indígenas, víctimas.

¿Qué es lo que puede aprender Colombia de la experiencia de países que usted ha estudiado?

Es importante que las mujeres no dejen imponer una definición de paz que no es la suya. No dejen que se diluya todo el trabajo realizado en cuanto a la investigación de las mujeres en el marco del conflicto armado; tampoco dejen de reclamar combinaciones de justicia penal con otro tipo de medidas de reparación, porque por la magnitud de la violencia que ha habido con las mujeres en Colombia, es muy difícil que únicamente a través de la justicia penal se pueda reparar el daño causado. Es importante que quede constancia de su trabajo. No podemos empezar de cero todo el tiempo. A nivel internacional se admira mucho el coraje de las mujeres colombianas, eso fortalece que no se apaguen los focos.

¿Cuál es su llamado a las mujeres colombianas en medio de la implementación de los acuerdos pactados en La Habana?

Mucha unión. Por encima de divergencias obvias de nuestros propios intereses políticos y afinidades ideológicas, sí se es capaz desde la base social de generar mucha unión, incluyendo también a las mujeres jóvenes, las mujeres tendrán una voz más fuerte en el camino que queda por recorrer dentro de este proceso de paz.

¿Qué viene para las mujeres en Colombia dentro de este proceso de paz?

Seguir trabajando. Las mujeres en Colombia han demostrado que la construcción de paz no empieza ahora sino que llevan décadas haciéndola posible. Ellas tienen que seguir su propio camino como lo que vienen haciendo, sin retrasar un trabajo que para el momento preciso pueda ser posicionado como ellas lo han hecho.

últimos contenidos