Dice Alberto Castilla

“Movilización social es la vía para exigir la paz”: vocero del Congreso de los Pueblos

Indígenas, campesinos y afros, y otras expresiones de la sociedad civil se alistan para presionar mediante el movimiento de masas por la salida política al conflicto armado entre el Estado y las insurgencias. 

alberto_castilla_2.png

Alberto Castilla, senador del Polo y vocero del Congreso de los Pueblos.
/ Cortesia

Han pasado tres días desde que el acuerdo de paz pactado entre las Farc y el Gobierno en La Habana fuera rechazado por los colombianos en las urnas, y las insurgencias tienen claro que lo que viene es la agitación del movimiento social colombiano para que se respete el acuerdo y pronto se firme uno con el Ejército de Liberación Nacional (Eln). De hecho, Timoleón Jiménez, máximo comandante de las Farc, hizo ese llamado el pasado lunes, después de que el uribismo y el santismo designaran tres voceros de cada lado para debatir las diferencias frente al pacto de paz.

En esa coyuntura, la Mesa Social para la Paz, que hizo su primera aparición en junio de 2015 y que de cara al proceso de negociación con el Eln se vislumbra como la mediadora civil, se reunirá mañana a las 4 p.m. para debatir la propuesta que está haciendo el Congreso de los Pueblos, una de las organizaciones que hace parte de la mesa y que impulsa la iniciativa de  rechazar lo que llaman “el pacto de élites”.

(Lea también: Organizaciones sociales rechazan negociación entre santismo y uribismo)

“Ni Uribe ni Santos nos representan. Se necesita un acuerdo, sí. Pero no de élites aliadas contra el pueblo y decididas a incumplir los compromisos con las Farc y el Eln. Lo que se impone en el país es un Gran Diálogo por la Paz, que trascienda las pretensiones de hacer pactos cerrados entre élites gubernamentales y políticas, y que acerque todas las fuerzas sociales que seguimos apostando por la construcción de la paz”, expresó ayer el Congreso de los Pueblos.

Uno de sus voceros, el senador del Polo Democrático Alberto Castilla, habló de qué es la Mesa Social para la Paz y de cómo se prepara el movimiento social para movilizarse en torno al nuevo panorama de polarización política en el país. 

¿Qué ha pensado el movimiento social tras el plebiscito?

El Congreso de los Pueblos acepta  lo expresado el 2 de octubre, producto de una polarización del país frente al acuerdo de La Habana. Junto a todos los procesos que impulsan la Mesa Social para la Paz, creemos que este es el momento para avanzar en un Gran Diálogo Nacional por la Paz que convoque a todos los sectores y que se construya una propuesta, una salida a lo que viven el país.

¿Cómo sería esa participación de la sociedad a través de la mesa nacional?

No es prudente que se haga un pacto entre tres del uribismo y tres del gobierno, eso no le daría una tranquilidad al país de lo que significa construir la paz, eso sería un pacto político entre  élites. Consideramos que una mesa social para la paz o el gran diálogo tendría que sentar a los sectores gremiales, partidos políticos, a las insurgencias y a los sectores sociales agrupados en campesinos, indígenas, afrodescendientes, víctimas, estudiantes, etc., y construir entre todos un país con una paz estable y duradera.

(Lea también: En la búsqueda de la identidad campesina)

¿La propuesta de la mesa no desconoce el acuerdo de La Habana?

Al contrario, planteamos que hay que respaldar el acuerdo, eso es un avance, son cuatro años de una negociación exitosa entre el Gobierno y las Farc, y hay que impulsarlo. Si consideran las partes que se debe hacer una revisión, en el movimiento social mantenemos la actitud de respaldar esa negociación, pero nunca desconociendo los avances que ya existen.

¿Les iban a entregar esta semana cartas al Eln y al Gobierno para ser mediadores, pero finalmente no se hizo porque la propuesta de la Mesa Social es que se incluya al Eln en este nuevo debate?

Lo que sabemos es que Gobierno y Eln siguen avanzando en los diálogos. Preparamos una carta que exhorta a las partes a que se sienten y cumplan con esa promesa que le hicieron al país el pasado 30 de marzo. Esperamos el momento propicio para darlas a conocer, pero consideramos que tiene el país la posibilidad de encontrar en ese diálogo nacional un camino donde también debe escucharse a las insurgencias.

¿Qué opina el movimiento social del llamado que hizo “Timoleón Jimenez” a defender el Acuerdo movilizándose en las calles?

No se pueden echar por la borda los cuatro años de negociación y los avances a los que han llegado Gobierno y Farc. El movimiento social está listo para reclamar la paz como un derecho y la movilización es la vía. Gobierno e insurgencias deben escuchar lo que dice la sociedad, que la paz va más allá de ese acuerdo y que tiene que satisfacer las necesidades de toda la sociedad.

Este jueves se reúne la Mesa Social, ¿para qué?

A las 4 p.m. hay una reunión del comité de impulso, que tomará decisiones en la búsqueda de la unidad de los sectores sociales con el propósito de que el 3 de noviembre se pueda realizar el lanzamiento de la Mesa y presentar al país una iniciativa idónea en este momento político. Actualmente, más de 80 procesos nacionales y regionales impulsan la Mesa Social para la Paz y esperamos que movimientos como Marcha Patriótica se sumen de lleno como actores protagónicos.

Hablan líderes de otras organizaciones sociales:

Aída Quilcué, vocera del Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC)
“Tenemos que convocar a una unidad social, porque no pueden ser las élites (el Gobierno, el Centro Democrático y las Farc) las que decidan por nosotros. No vamos a renunciar a los procesos de movilización, porque es un camino de exigibilidad de los derechos y la paz es un derecho que seguramente tendrá que exigirse”.

David Flórez, vocero de Marcha Patriótica
“Consideramos que hay que seguir en una labor pedagógica del Acuerdo de Paz. Tenemos una gran cantidad de actividades programadas. Es importante que ese clamor de paz se manifieste en las calles. Hoy habrá una movilización en Bogotá a las 5 p.m. y estamos promoviendo para el viernes 14 de octubre una jornada nacional en respaldo a la paz y al acuerdo alcanzado en La Habana”.

Vocero del Proceso de Comunidades Negras (PCN)
“Si las cosas no se arreglan en La Habana, nosotros las arreglamos en las calles. Además, necesitamos hacer una reorganización de las estrategias de visibilización, de manera que tengamos la posibilidad de incluir en este proceso, que se extiende un poco más, las ideas que anteriormente no fueron incluidas”.