Mil exguerrilleros estudiarán medicina en Cuba

El embajador de ese país en Colombia, José Luis Ponce Caballero, cuenta que las mil becas que aportará el gobierno de Raúl Castro, como un aporte al posconflicto, se traduce en una contribución que llega a $238.000 millones. En un principio se habló de 500 becas para las Farc pero el Gobierno ya cedió las suyas para beneficiar a los desmovilizados.

embajador_1cut2.jpg

El embajador de Cuba en Colombia, José Luis Ponce Caballero. / Natalia Herrera

Un ofrecimiento histórico: en septiembre de este año llegarán a Cuba los primeros 200 guerrilleros desmovilizados de las Farc a estudiar medicina en la isla. La promesa se la hizo el presidente cubano, Raúl Castro, al presidente Juan Manuel Santos en Cartagena, durante la firma del primer Acuerdo de Paz. Esta “contribución al posacuerdo”, que en dinero supera los $238.000 millones en total, como la dio a conocer en una carta el embajador de Cuba en Colombia, José Luis Ponce Caballero, está apenas en el papeleo inicial. Sin embargo, en entrevista con Colombia2020, el embajador Ponce sostiene que no importa que los guerrilleros escogidos no tengan bachillerato. El conocimiento empírico sobre salud que tuvieron durante la guerra será suficiente para entrar. Serán mil los beneficiados en cinco años.

¿Cuándo empezarían a estudiar los primeros guerrilleros que sean beneficiados con esta beca?

Empezarían el 1º de septiembre de 2017. En Cuba, los cursos de medicina empiezan en esa fecha, generalmente.

Eso es muy pronto. ¿En qué se ha avanzado para concretar ese ofrecimiento?

En este momento estamos en los trámites iniciales, decidiendo si hay que hacer algún convenio con algún organismo en Colombia para la validez e implementación del ofrecimiento.

¿Ya saben quiénes serán los primeros en ir a estudiar?

Todavía no hemos llegado a ese punto. Ellos escogen internamente quiénes serán los estudiantes y presentarán todo el papeleo.

¿Cómo fue el ofrecimiento en cifras?

De las mil becas, se le dieron 500 al Gobierno y 500 a las Farc. El Gobierno me anunció anoche, a través del Ministro de Posconflicto, Rafael Pardo, que está dispuesto a ceder sus 500 becas para las Farc también.

¿Por qué el gobierno cubano tomó esta decisión?

La decisión se tomó como contribución al posconflicto del Gobierno y las Farc.

¿Cuánto vale una carrera de medicina en Cuba?

En pesos colombianos, $238 millones. Multiplica eso por mil y ahí tienes el costo de la contribución.

Eso serían $238.000 millones…

Sí. Cuba ya no estaba dando becas por la situación económica del país.

¿Desde hace cuánto?

Cinco años. Pero con el compromiso que tiene con este proceso de paz, Raúl Castro, el presidente, le hizo la oferta al presidente Juan Manuel Santos.

¿Esta promesa está viva desde septiembre?

Sí, la hizo Raúl en Cartagena, durante la primera firma del Acuerdo de Paz con las Farc.

¿Por qué esto es importante para ustedes en este momento?

Para Cuba, es importante que la paz en Colombia se concrete, que llegue a buen puerto. Fuimos garantes de las discusiones de paz entre el Gobierno y las Farc y fuimos sede durante cuatro o cinco años. Tenemos un compromiso real con la paz en Colombia.

¿Por qué cree que la medicina es una salida?

Pensamos que darles la posibilidad a desmovilizados de las Farc para que estudien medicina es una opción de vida que va a contribuir a satisfacer las necesidades que pueda tener la población colombiana. Especialmente, en lugares donde los médicos no alcanzan a llegar, por ser lugares intrincados, de selvas, etc.

Es decir, ¿la apuesta es que estos guerrilleros que se formen en medicina vuelvan a los territorios donde estaban?

Bueno, pues lo que va a ser la vida de cada cual después de la reintegración depende de cada cual. No somos nadie para decir eso. Pero sería ideal.

¿Por qué?

El sistema de enseñanza de medicina en Cuba te va formando con ese compromiso social. Allá no se pone el dinero por delante sino el bienestar de las personas, y eso es algo que te va entrando. No tiene nada que ver eso con ideología.

Entonces, ¿con qué?

Con valores humanos. Te voy a dar un ejemplo: en Policarpa, un barrio al sur de Bogotá, el 28 de enero de este año, varios médicos graduados de la Escuela Latinoamericana de Medicina de Cuba dieron una sesión de consultas gratis a la comunidad. Una idea que nació de ellos. Nos contactaron a través de su fundación porque querían hacer esa contribución en la conmemoración del nacimiento de José Martí. Atendieron a 124 personas que no tenían recursos o no estaban vinculadas a ninguna EPS del sistema de salud, sin cobrar un peso y poniendo también las medicinas.

Muchos de los guerrilleros que se han formado en temas de salud no tienen ni bachillerato y sus conocimientos son empíricos. ¿Cómo van a hacer para superar esos requisitos y que puedan estudiar en una universidad?

Pues ese conocimiento empírico es muy bueno. Y lo burocrático sale y no tiene problema. Eso es parte de los detalles a los que les estamos dando carpintería fina.

¿Le preocupa hoy algo de la implementación de lo acordado entre el Gobierno y las Farc? 

No me toca decir esto aquí. Una de las ventajas y responsabilidades que tenemos como garantes del proceso es poder decir lo que pensamos reservadamente a las partes para que piensen y analicen.

¿Tiene la misma reserva para hablar de la salud de Rodrigo Londoño y la intervención médica por dolencias del corazón que le hicieron en Cuba?

Exacto. No sé nada.

¿Vienen nuevas acciones para concretar su respaldo al posacuerdo?

Por el momento, esta es la que está clara. Pero hay alcaldes y gobernadores que nos han pedido ayuda en temas de educación y alfabetización en regiones. Eso hace parte del trabajo bilateral que venimos adelantando con Colombia.

últimos contenidos