Los jóvenes que le apuestan a la paz entre el Gobierno y el ELN

La campaña organiza acciones para exigir que se empiece cuanto antes la fase pública de diálogos con esta guerrilla.

principal_jovenes_y_eln.jpg

Jóvenes de diferentes universidades crearon una campaña en redes sociales para pedir diálogos con el Eln.
Cortesía.

El 7 de enero, las 10 organizaciones que hacen parte de Ojo a la Paz, la iniciativa civil que le hizo veeduría a la implementación del acuerdo de La Habana en el Congreso, se reunieron para discutir sobre las acciones que iban a realizar este principio de año, convencidos de que la paz también es con ellos. Paz a la Calle, una plataforma civil que se creó luego de conocerse el triunfo del NO en el plebiscito que se adelantó el pasado 2 de octubre, llegó con una propuesta: empezar a desarrollar acciones con el fin de exigir que el Gobierno y la guerrilla del ELN empiecen la fase pública de diálogos cuanto antes. (Lea también qué es Ojo a la paz)

La decisión cobró relevancia cuando se conoció un nuevo cambio de fecha en la reanudación de las conversaciones de paz entre el Gobierno y el ELN. La cita quedó fijada para el jueves 12 enero.   

“No queremos más excusas ni del Gobierno ni de la guerrilla el próximo 12 de enero para que se sienten en la mesa. Hay una necesidad nacional de caminar hacia la paz”, enfatiza Darwin Torres, activista de Paz a la Calle.

 

Las organizaciones de jóvenes presentes en la reunión aprobaron la iniciativa de Paz a la Calle y crearon la campaña “Por una paz completa, todos a la mesa” que tiene tres objetivos: llamar la atención de la opinión pública hacia el devenir del proceso de paz con el ELN, invitar a la ciudadanía a rodear la mesa de conversaciones y enseñarle al ciudadano de a pie los pormenores de los intentos de diálogo con esa guerrilla.

“Después del plebiscito hemos hecho un acompañamiento al acuerdo de paz con las Farc, pero somos conscientes de que tenemos que buscar una paz mucho más amplia con los diferentes actores del conflicto”, cuenta Torres. 

En “Por una paz completa, todos a la mesa” afirman que el proceso de paz con las Farc tuvo un error garrafal: las partes nunca lograron que la ciudadanía sintiera que estaba siendo escuchada. Y afirma que esto tuvo efectos prácticos: “Ni el Gobierno ni las Farc tuvieron en cuenta la participación ciudadana y la población respondió a eso el día del plebiscito”, recalca Luis Alberto Casas, fundador de Javerianos por la Paz, una organización que hace parte de la campaña.  

La participación ciudadana es uno de los ejes de las conversaciones con el ELN. Uno de los puntos de la agenda de conversaciones entre el Gobierno y la guerrilla es la “Participación de la sociedad en la construcción de la paz”. “Nosotros queremos contribuir en que el proceso de participación sea efectivo”, afirma Torres. Los otros cinco puntos pactados son: Democracia para la paz, Transformaciones para la paz, Víctimas, Fin del conflicto e Implementación.

El proceso con esa guerrilla ha tenido innumerables tropiezos. Desde enero del 2014 empezaron los diálogos exploratorios y hace casi un año, el 30 de marzo de 2016, el Gobierno y el ELN anunciaron desde Caracas que instalarían en Quito (Ecuador) una mesa de conversaciones. Ambas partes fijaron el 27 de octubre del año pasado como la fecha en la cual instalarían la mesa de conversaciones en Quito.  A la fecha, sin embargo, la fase pública la negociación no ha arrancado.

La delegación gubernamental no llegó a esa cita. Uno de los obstáculos del proceso es el secuestro del excongresista chocoano Odín Sánchez. El Gobierno ha insistido en que la liberación de Sánchez es un requisito para que empiece la fase pública de diálogos. Por otro lado, el ELN aseguró en un comunicado, publicado el 31 de octubre, que la liberación se haría después de que se iniciaran las negociaciones. 

Con el objetivo de llamar la atención sobre este proceso de diálogo, los jóvenes de “Por una Paz completa todos a la Mesa” lanzaron una campaña en redes sociales. El domingo ocho hicieron tendencia la etiqueta #LaPazesconTodos; el lunes nueve, #UnaPazCompletaPor y el martes 10, #NostrosYaEstamos. El retraso de la fecha de la reunión entre los delegados del Gobierno y la guerrilla hizo que se necesitaran dos etiquetas más, el 11 de enero utilizarán #TodosALaMesaYa y el 12 #MesaElnYa.

A su vez crearon un evento en Facebook, llamado “Por una paz completa, todos a la mesa”, que ya cuenta con 300 participantes. “Lograr generar esos hechos de opinión a través de las redes sociales nos facilita llegar a la sociedad para darle importancia a este proceso de paz”, afirma Torres. También aseguran que la virtualidad permite que la campaña llegue a otras ciudades distintas a Bogotá, donde centran sus acciones. Incluso la cuenta de Twitter de la emisora de radio del ELN respondió a uno de los tweets de Paz a la Calle.

Tienen preparada, además, una acción para invitar a la ciudadanía a rodear la mesa de conversaciones. Desde el medio día del próximo jueves 12 de enero instalarán una mesa simbólica en la Plaza de Bolívar en la cual habrá tres puestos: uno que debería ser ocupado por un delegado del Gobierno, otro que estaría dispuesto para que se siente un representante de la guerrilla y el último que ocupará la sociedad civil. El tercer puesto siempre estará ocupado ya que, afirman, la sociedad civil está lista para dialogar. Los otros dos todavía están en veremos, dependerá de quién llegue a la cita pactada en Quito para el jueves.

En cuanto al componente pedagógico, los activistas de la campaña están preparando una infografía. La imprimirán en un plotter de cinco metros por cinco y la instalarán al respaldo de la mesa. En la pancarta los transeúntes podrán informarse acerca de los sucesos que han rodeado a los intentos de diálogo entre las partes. “No queremos responsabilizar al Gobierno o al ELN por los retrasos en la mesa. Los dos son responsables de cumplirle al país con la necesidad de paz”, puntualiza Torres.

La campaña está siendo financiada por los bolsillos de cada uno de los activistas que la componen. Para el evento del jueves cada uno aportó 10 mil pesos con el fin de costear, entre otras cosas, la impresión de la infografía. Los jóvenes que tienen conocimiento en diseño se encargaron de hacer las piezas para redes sociales y el carro en el que llevarán los implementos a la Plaza de Bolívar pertenece a otro de ellos.

Luis Alberto Casas da un motivo contundente por el cual los jóvenes de la campaña creen que este es un momento clave para pedir que los diálogos con los elenos avancen: “Al Eln se le está acabando el tiempo para adelantar un proceso de paz. Se acercan las elecciones y no sabemos si el próximo Gobierno vaya a apoyar de igual manera los procesos de desmovilización de las guerrillas”.

últimos contenidos