Según la primera encuesta sobre reconciliación en el país

Los colombianos de las regiones se sienten más reconciliados que los de Bogotá

Según Ricardo Santamaría, director de la Corporación Reconciliación Colombia, en los territorios y las comunidades “hay más ánimo de reconciliación y paz y son una fuente de inspiración y aprendizajes para todo el país”.

Los importantes avances que se han dado en la mesa de diálogos de La Habana y las diferentes medidas de construcción de confianza establecidas por Gobierno y Farc han tenido un gran impacto en la percepción de los colombianos, que ya comienzan a pensar en la necesidad de la reconciliación de cara al posconflicto, como paso fundamental para la construcción de paz.

Ese es el principal hallazgo de la encuesta realizada por la corporación Reconciliación Colombia y el Centro Nacional de Consultoría, que da cuenta no solo del optimismo de un importante sector del país, sino también de la disposición que existe frente a la eventual reintegración de exguerrilleros a la sociedad como consecuencia de la firma del acuerdo final en Cuba.

Por ejemplo, el 73 % de los encuestados se mostró de acuerdo con que sus hijos compartan un salón de clases con hijos de personas desmovilizadas, mientras que el 61 % se manifestó a favor de vincular laboralmente a un excombatiente –si fuera dueño de una empresa– e invitar a sus empleados a acogerlo.

Unas cifras que fueron resaltadas por el director ejecutivo de Reconciliación Colombia, Ricardo Santamaría, quien señaló que son una clara muestra de que existe una voluntad mayoritaria de avanzar en temas concretos de reconciliación. “Es un hallazgo interesante que muestra a una sociedad madura para el posconflicto”, puntualizó.

Para la presidenta de la Cámara de Comercio de Bogotá, Mónica de Greiff, los resultados abren el camino a nuevos retos para sectores como el empresarial que, en un país con profundas desigualdades sociales y económicas, tienen la responsabilidad de seguir aportando a la paz desde distintos frentes. “La paz no es solo la reconciliación o entender que se pueden contratar desmovilizados. Esto tiene que ver con toda una cultura de la legalidad que desde el empresariado se puede trabajar mucho”, dijo.

La encuesta, realizada a 977 personas de 43 municipios del país, reveló también que la percepción sobre el grado de reconciliación varía según el orden nacional, municipal y de comunidad. Mientras que a nivel nacional el 16 % de los consultados consideran que están reconciliados, en el orden municipal la cifra asciende a 27 % y en el comunitario, a 40 %. El 82% de los consultados considera que su vida transcurre reconciliada, siendo Bogotá la que presenta el nivel más bajo en esta percepción. Algo que, según Santamaría, reafirma la premisa de que la reconciliación debe hacerse desde los territorios y las comunidades, “porque en ellas hay más ánimo de reconciliación y paz y son una fuente de inspiración y aprendizajes para todo el país”.

De acuerdo con Joshua Mitrotti, director de la Agencia Colombiana para la Reintegración, los resultados generales dan cuenta de la existencia de un ambiente favorable para el diálogo y del fortalecimiento del ejercicio de reconciliación en el ciudadano de a pie.

“La gente está pensando y entendiendo que este es un momento histórico para el país y que hay por delante nuevos desafíos en torno a la construcción de la paz y a la profundización de la democracia”, explicó Mitrotti al señalar que hay muchos desafíos para ciertas regiones del país en las que todavía hay una polarización muy importante: “Los resultados se pueden mejorar, pero creo que eso también va a ser producto de un acuerdo de paz que se pueda materializar bien, para generar confianza e ir mostrando que este es el camino para construir una Colombia en paz”, concluyó.