Trámites para dejar las armas y hacer tránsito a la vida legal

Las zonas veredales de concentración de las Farc deberán estar listas en tres semanas

En diálogo con El Espectador, el gerente de las zonas de ubicación para las Farc, Carlos Córdoba, confirmó que pese a las dificultades el cronograma sigue en firme. 

sergio_jaramillo.jpg

El Gobierno hará un balance periódico de las zonas.
/ SIG- Presidencia

Inconvenientes con el arrendamiento de predios, problemas para concertar con las comunidades, dificultades para el acceso de maquinaria a las zonas, desencuentros con las Farc sobre la ubicación de algunos campamentos. Han sido múltiples los obstáculos que en los últimos meses ha tenido que sortear el Gobierno para la adecuación de las 19 zonas veredales y siete puntos transitorios en los que las Farc deberán concentrarse para la dejación de armas y su tránsito a la vida legal.

Y aunque los imprevistos han corrido, los tiempos establecidos en el cronograma inicial para la concentración de las tropas guerrilleras y la fecha para la entrega del armamento siguen firmes. Así lo dejó claro este martes el general Javier Flórez, quien sostuvo que, a pesar de los retrasos, los 180 días establecidos en el acuerdo final de paz se cumplirán. “A los 180 días, las Farc no tendrán una sola arma en su poder y se acabarán las zonas veredales transitorias para lo que estaban hechas, que era, precisamente, para facilitar y permitir la dejación de armas”, aseguró el uniformado y señaló que, sin embargo, esas zonas podrían ser utilizadas después para fines diferentes, como capacitación y reincorporación de los guerrilleros a la vida civil.

Lo cierto es que, mientras llega la fecha, es mucho lo que falta por hacer en términos de adecuación de las zonas. Según el balance entregado por el Gobierno, a la fecha hay 17 zonas con predios arrendados, de los cuales ocho se encuentran avanzados en construcción de zonas comunes y material para construcción de los alojamientos.

El proceso, según explicó Carlos Córdoba, gerente de las zonas veredales, es más dispendioso de lo que la gente cree, pues, además de los campamentos que servirán de vivienda para los guerrilleros, en cada zona hay que construir un puesto de salud, una sede para que el mecanismo tripartito pueda operar y una recepción para que los familiares de los guerrilleros puedan visitarlos. “Es decir, habrá cinco intervenciones en logística y construcción por cada una de las zonas, lo que significa que hay que hacer 130 intervenciones y construcciones en el país”.

En todo caso, la demora en la construcción de las zonas de ubicación donde las Farc surtirán el proceso de dejación de armas representa, al mismo tiempo, una buena noticia para sus integrantes. Es muy probable que el Gobierno decida darle el sí a la solicitud que hizo el jefe negociador, Iván Márquez, de tener en cuenta el tiempo que inviertan en la adecuación de esas zonas como parte de la pena que se les imponga cuando comience a funcionar la Jurisdicción Especial de Paz.

Córdoba le dijo este diario que “en La Carmelita, una vereda en Puerto Asís, tenemos 115 personas de las Farc ayudando con la construcción de las zonas. En San José de Oriente (Cesar), hay entre 20 y 30 integrantes de la guerrilla en esa misma labor”. El número de combatientes que estarán en esta tarea dependerá, eso sí, del tamaño específico de la zona de ubicación.

En los próximos días se adelantarán reuniones con alcaldes y gobernadores para mantenerlos enterados sobre el avance de la adecuación de esas zonas. Lo cierto es que, según el Gobierno, deben quedar listas, como plazo máximo, a principios de febrero. Lo que sí debe quedar claro, según el propio Córdoba, es que “este proceso no es un modelo de urbanización en el que están los 100 apartamentos listos un día y se entregan las llaves, sino que vamos a ir dejando, de manera gradual, listas las zonas”.