La organización comunitaria en el Cauca es excepcional: Unión Europea

Eso afirma la jefa de Cooperación para América Latina de la Unión Europea, al asegurar que quiere que los recursos para el posconflicto se inviertan haciendo énfasis en el enfoque de género, con el trabajo de diferentes grupos étnicos y con principios como la transparencia y el respeto a los derechos humanos. 

henriette_y_alcalde_totoro.jpg

Henriette Geiger, como jefa de la unidad de Cooperación para América Latina de la Unión Europea, estuvo en el oriente del Cauca conociendo los proyectos en los que se invertirán 4 millones de euros.
Juan Camilo Serrano

Henriette Geiger es alemana y como jefa de la unidad de Cooperación para América Latina de la Unión Europea visitó las comunidades del oriente del Cauca, para conocer en el terreno en qué proyectos se invertirán los 4 millones de euros que hacen parte del primer desembolso del fondo fiduciario para el posconflicto, que se firmó en Bruselas el pasado 12 de diciembre.

Su periplo empezó en Popayán. Allí anunció el lanzamiento de Pazadentro, el programa que llegará a la región de Tierradentro, que cobija los municipios de Totoró, Inzá y Páez, y cuyos recursos serán gestionados por la Asociación de Cabildos Indígenas Nasa Chacha.

Sorprendida por la belleza de los paisajes que tuvo la fortuna de disfrutar a pesar de la rudeza de las trochas, sobre todo por la imponencia del volcán nevado del Ruiz, y por el nivel de organización de las comunidades de este lugar del país, la señora Geiger entrega su propio balance de la visita. Después de un intenso recorrido que le permitió conocer proyectos productivos como los cafés orgánicos o las diversas asociaciones agropecuarias que incluyen desde tejidos típicos, hasta medicinas ancestrales, dice que se va satisfecha pues está convencida que este primer desembolso estará bien invertido.

¿Qué impresión le quedó de su visita a Tierradentro?

Quedé muy impresionada por todo lo que he visto, por el espíritu de compromiso de la gente, la voluntad de hacer cosas. Es algo único, nunca he visto un grado de organización comunitaria como el que he visto aquí en el Cauca. Es excepcional. Es excelente ver que con proyectos anteriores que hemos apoyado aquí se hicieron cosas buenas, sostenibles, que están vigentes en el terreno, incluso se mejoraron muchas cosas y se ha invertido sobre lo que hemos hecho. Es una buena base para comenzar lo nuevo.

¿Cómo vio la relación entre diferentes grupos étnicos?

Allí hay indígenas, campesinos y afros y queremos evitar que se den porcentajes (de inversión) para diferentes grupos, lo que queremos es el desarrollo conjunto de la zona, que nuestro proyecto ayude a conseguir armonía y paz. Este es un proceso a largo plazo, y nos da esperanza que se han hecho sólidas preparaciones con talleres en diferentes comunidades.

Se ve que hay necesidad de crear nuevas oportunidades económicas, aunque la principal actividad es la agropecuaria, quizá hace falta ampliar esas actividades para dar oportunidades a jóvenes y sobre todo a los excombatientes que llegarán a la zona.

Usted se detuvo a hablar especialmente con las mujeres que encontró en el recorrido, ¿qué encontró?

Quiero destacar el papel de la mujer rural, de lo cual se habló un poco. Hay pocas líderes mujeres, hay algunas que se tienen que fortalecer, porque la mujer rural tiene el lugar más desfavorecido de todos. He visto las estadísticas y ellas tienen menos acceso a la tierra, al crédito y a la asistencia técnica, además tienen los índices de pobreza más altos. Para las mujeres jefas de hogar es una situación de mucho desafío. No obstante, he visto a muchas mujeres integradas a proyectos productivos, hay buenas oportunidades. Hay que prestarle atención al tema, no pensar que automáticamente todo se dirige a hombres y mujeres de igual manera.

En este sentido, queremos integrar el enfoque de género en todos los proyectos que hacemos y hacerlo desde el principio, que se formulen los indicadores de tal manera que se puedan distinguir los resultados logrados para hombres y mujeres. También necesitamos integrar otros principios como la transparencia, el fortalecimiento de los derechos humanos, pues todo eso tiene que contribuir para que se establezca un proceso de paz duradero.

¿Ya se tomó la decisión sobre los proyectos que van a financiar?

La decisión de hacer este primer proyecto en Tierradentro se ha tomado. Tengo la certeza de que tendremos buenos resultados. Me voy a Bruselas con elementos concretos para defender ante el Parlamento Europeo y ante los estados miembros, lo que estamos haciendo en Colombia. El viaje me dio elementos de reflexión para aplicar en otros programas. Los fondos son limitados, así que tenemos que buscar lo que dé más impacto en el terreno.

¿Se va satisfecha con la decisión de entregarle los recursos a las organizaciones indígenas?

En este proyecto hay una contratación directa con entidades locales, no interviene el gobierno nacional. El gobierno local tiene más incidencia en el manejo de los fondos. Las comunidades tienen la responsabilidad total y tienen que rendir cuentas, se requiere capacidad de gestionar fondos de manera responsable. He visto voluntad de hacer bien las cosas, hemos hecho proyectos en el pasado y tengo la confianza de que harán gestión responsable de los fondos.

¿Qué mensaje les envía a 19 estados que pusieron recursos a ese fondo fiduciario para el posconflicto?

Que vengan al terreno a conocer y respaldar a las comunidades. Estamos arrancando un proceso histórico y las comunidades necesitan este apoyo y este respaldo de comunidad internacional para que se sientan fuertes para hacer el cambio.

En sus discursos siempre se refería a tener en cuenta las experiencias vividas en Guatemala y El Salvador, ¿a qué se refería?

En Guatemala y El Salvador se ha invertido mucho dinero. No obstante, la situación sigue difícil porque tal vez no se ha resuelto por completo la causa del conflicto, sigue la desigualdad con altos índices de pobreza, la conflictividad interna todavía es un problema grave y la inseguridad del narcotráfico hace difícil la vida para los guatemaltecos.

En El Salvador la situación en similar, solo que quien esa en el gobierno es la exguerrilla, que trata de hacer reformas importantes en el país, con un respaldo incompleto de diferentes sectores de la sociedad que hacen difícil el cambio. El proceso de cambio para conseguir más igualdad no quedó completo. Tengo la esperanza de que este proceso en Colombia se hace de manera cuidadosa y participativa y se tomarán en serio las causas del conflicto y se resuelven temas difíciles como lo de la tierra, sin eso no se puede tener sostenibilidad.

¿Qué lecciones les deja a ustedes con UE la cooperación que entregaron en estos dos países?

La principal lección es que se necesita la voluntad política total de todos los sectores para hacer la paz. Y no se trata solo de resolver las tareas difíciles, sino de curar las heridas que dividieron la sociedad. Nosotros no solo podemos entregar dinero para hacer proyectos, es importante respaldar el proceso político para hacer la paz entre los diferentes grupos del país. Es complicado para la cooperación internacional porque hay temas que solo los colombianos pueden hacer.