La hora de la Corte de la paz

Las ternas fueron presentadas por el presidente Santos. ¿Qué importancia tiene esta decisión para la Casa de Nariño?

03_pol_not_01ph01_1493757212.jpg

La plenaria del Senado elige hoy a dos magistrados de la Corte Constitucional. / Cristian Garavito

En momentos en que los acuerdos de paz de La Habana se van convirtiendo en una realidad jurídica, se hace cada vez más necesario lograr la confluencia entre las tres ramas del poder público: Ejecutiva, Legislativa y Judicial. Estas dos últimas especialmente, porque son las que han adquirido mayor protagonismo desde que las Farc y el Gobierno lograron un consenso para la terminación del conflicto.

El Congreso tiene en sus manos la titánica tarea de sacar adelante las leyes y reformas pactadas, a través del mecanismo especial o fast track, decisiones que tendrán revisión automática de la Corte Constitucional.

Algo que sabe el presidente Juan Manuel Santos y por eso la elección hoy por parte del Senado de dos nuevos magistrados de la Corte Constitucional es clave. “Los postulados fueron entrevistados personalmente por mí. Les hice dos preguntas sobre su compromiso con la paz y todos respondieron afirmativamente”, dijo hace un mes el jefe de Estado, cuando reveló la lista de quienes aspiran a reemplazar a la magistrada María Victoria Calle y al magistrado encargado Aquiles Arrieta, quien ocupa el lugar del suspendido Jorge Ignacio Pretelt.

De hecho, el proceso que la Comisión de Acusación de la Cámara le adelantó a Pretelt tuvo señalamientos por parte de la oposición, que llegó a insinuar que Santos estaba ejerciendo presión para sacarlo. Pretelt —ternado por el expresidente Álvaro Uribe en 2009 y cercano al exprocurador Alejandro Ordóñez— nunca ocultó sus críticas al Acuerdo de Paz con las Farc. 

El caso de María Victoria Calle, a pesar de haber sido también ternada por Uribe, es diferente. Fue una ponencia suya la que, en noviembre del año pasado, se convirtió en un salvavidas para el Gobierno, al dejar vivo el fast track y abrir la posibilidad de que, con la derrota del plebiscito del 2 de octubre de 2016, fuera el Congreso el que refrendara el acuerdo de La Habana.

Pero ¿quiénes son los ternados? Para reemplazar a Pretelt hay tres mujeres: Isabel Cristina Jaramillo, Cristina Pardo y Natalia Ángel Cabo. Todas son expertas constitucionalistas, pero los apoyos en el Senado estarán inclinados, indudablemente, hacia Pardo, quien se desempeñó durante los últimos siete años como secretaria jurídica de Presidencia. Se da por descontado, entonces, que logrará los votos de la Unidad Nacional, como mínimo, lo cual le garantiza obtener las mayorías.

En la terna designada para elegir al reemplazo de Calle están María Margarita Zuleta, directora de la Agencia Nacional de Contratación Pública desde 2012; Néstor Osuna, exmiembro del Consejo Superior de la Judicatura, y Carlos Bernal Pulido, abogado dedicado más al mundo académico. Pero quien más cercano ha estado al Capitolio ha sido Osuna, pues en 2013 fue elegido magistrado.

Ayer los seis candidatos fueron escuchados en audiencia pública. Quienes lleguen a la Corte podrán inclinar la balanza no solo en los temas de la paz sino en otras decisiones importantes para el país, como los derechos de la comunidad LGBTI, la eutanasia y hasta asuntos relacionados con el aborto. “Vamos a garantizar la mayor transparencia y visibilidad del proceso de los magistrados”, dijo el presidente del Congreso, Mauricio Lizcano. Lo cierto es que, mientras la votación se surta, los ojos de la Casa de Nariño estarán puestos sobre su vecino: el Capitolio Nacional.