La libertad de Odín Sánchez es el tema clave

Eln y Gobierno, por una paz completa

Los delegados del presidente Santos y de la segunda guerrilla de Colombia trabajarán toda la semana en busca de la fórmula para instalar la mesa de diálogos de Quito. Una promesa que ha sido aplazada desde hace casi un año.

mesa_con_eln-1.jpg

Gobierno y Eln esperan retomar hoy en Quito los diálogos para destrabar la mesa de negociaciones.
/ AFP

Pasada la euforia de las fiestas de fin de año y cumplido el plazo para que las delegaciones de Gobierno y ELN trabajaran por separado en la búsqueda de soluciones que permitan destrabar los diálogos exploratorios de paz, hoy los negociadores de las partes retomarán en Quito (Ecuador) las conversaciones con un derrotero claro: pactar las condiciones aceptables de lado y lado para finalmente instalar la mesa de diálogos e iniciar la negociación de la agenda ya definida.

Y es que han pasado nueve meses desde que Gobierno y guerrilla pactaron los puntos a abordar en dicha agenda, pero por diferencias sobre las condiciones para iniciar la fase pública ha sido imposible instalar la mesa. Y el asunto de la discordia ha sido el acuerdo de instalación de la misma, firmado el 10 de octubre de 2016, en el que se estableció que 17 días después se daría comienzo al proceso formal de negociación en Quito, pero que antes las partes debían cumplir con algunas condiciones.

En concreto, el Eln se comprometió a liberar a dos secuestrados, mientras el Gobierno prometió indultar a dos guerrilleros presos y nombrar a dos más como gestores de paz. Entonces, la guerrilla liberó en Arauca a tres personas, pero mantuvo en su poder al exrepresentante a la Cámara chocoano Odín Sánchez. El Gobierno aseguró que el compromiso adquirido incluía su liberación y el Eln rechazó esta interpretación, precisando que sólo cuando se nombrara a los dos gestores de paz y se indultara a los otros dos guerrilleros se liberaría a Odín Sánchez.

En ese tire y afloje sobrevinieron los rumores. Se dijo que el excongresista estaba muerto, que estaba muy enfermo y hasta que la unidad del ELN que lo tiene no está en las negociaciones de paz. Y del otro lado se dijo que el Gobierno había incumplido la palabra de nombrar a los gestores de paz, que los cambios en el equipo negociador han significado diferencias de posturas en los compromisos adquiridos y hasta se ha dicho que el ELN había pedido indultar a dos comandantes que no cumplen con los requisitos legales para hacerlos beneficiarios del beneficio jurídico.

En eso han pasado casi tres meses. El 30 de noviembre de 2016, el jefe negociador del Gobierno, Juan Camilo Restrepo, aseguró que por petición del ELN se había decidido suspender los acercamientos hasta los primeros días de enero de 2017. El objetivo era que las partes trabajaran por separado en la búsqueda de una fórmula que permitiera resolver el entuerto.

Y en las vísperas de que se cumpliera el plazo han venido surgiendo propuestas ciudadanas. Un grupo de 101 intelectuales enviaron una carta abierta en la que se propone que el ELN libere a Sánchez, proscriba el secuestro, y a cambio el Gobierno nombre a cuatro gestores de paz para que se integren a la delegación negociadora de la guerrilla.

Además, la Comisión Facilitadora Civil para los diálogos entre el Gobierno y el ELN dijo estar a disposición de las partes para ayudar a que finalmente se instale la mesa. La propuesta de fondo incluye la disposición de que una comisión de obispos interceda para que finalmente la liberación del político chocoano sea una realidad y la mesa de diálogos de Quito también.

Es así como luego de las reflexiones de final de año las partes llegan a Ecuador. Y esta vez todo indica que se acabó el tiempo para las rondas de acercamiento y tendrán una semana para definir si se lanzan o no al mar en busca de la prometida paz completa.

últimos contenidos