El registro de armas de las Farc está casi completo: ONU

El Mecanismo de Monitoreo y Verificación entregó un nuevo informe sobre los avances de los trabajos en las zonas veredales: a la fecha, el organismo prácticamente ha terminado el registro e identificación de todo el armamento de la guerrilla.

calarca.jpg

“El proceso de desarme de las Farc es irreversible”, dijo Pérez Aquino. A su lado, “Marco Calarcá”.
Cristian Garavito

Los compromisos adquiridos durante el denominado cónclave, que el pasado 25 de marzo reunió en Cartagena a las delegaciones de paz del Gobierno y las Farc, han dado resultados concretos en terreno y han servido para destrabar varios procesos que parecían empantanados. Así lo aseguró ayer el Mecanismo de Monitoreo y Verificación al entregar un nuevo balance de las actividades que adelanta en las zonas veredales Transitorias de Normalización y de las labores relacionadas con el registro de las armas que va a entregar la guerrilla.

Y los avances son varios. De acuerdo con el general de Brigada Javier Pérez Aquino, representante de la Misión de la ONU en el Mecanismo, a la fecha el organismo prácticamente ha terminado el registro e identificación de todo el armamento que las Farc tienen en sus campamentos. “Es un tema de detalle, es mínimo lo que falta. Prácticamente está cerrado el tema de identificación y registro, y hemos empezado con el monitoreo. Hemos recibido 140 armas de los integrantes de las Farc que están en el mecanismo”, comentó Pérez, explicando que el siguiente paso será la recepción de éstas de cerca de 300 integrantes de la guerrilla que serán parte de la Unidad de Protección, 310 que realizarán pedagogía a nivel local y los otros tantos que trabajarán en tareas de desminado humanitario y sustitución de cultivos ilícitos en diferentes regiones.

El alto oficial argentino sostuvo que aun cuando el cronograma de actividades se ha flexibilizado de acuerdo con la logística, las dos partes mantienen el compromiso del D+180 para la dejación de armas y que el cumplimiento en términos del cese al fuego ha sido satisfactorio. “Somos conscientes de que existen retrasos de todo tipo, pero también sabemos que ninguno de estos procesos puede ser perfecto y menos con la geografía de Colombia. Vamos a dar un comunicado semanalmente de la logística y de los incidentes. Este proceso avanza y hay claros ejemplos, el cese bilateral continúa, la dejación de armas es un hecho y los compromisos de las partes son sólidos. Este proceso es irreversible”, manifestó Pérez Aquino.

Según el informe del Mecanismo, la Misión de la ONU en Colombia ya recibió las armas individuales de los hombres y mujeres de las Farc que integran el Mecanismo de Monitoreo y está avanzando en la planificación y verificación de la destrucción del armamento inestable y la extracción de las armas en caletas. “Esa es una de las grandes preocupaciones de Naciones Unidas y estamos planificando las operaciones para las caletas, porque por temas de cantidad y geografía es una operación de gran envergadura”, señaló Jean Arnault, director de la Misión.

Respecto a los avances en la construcción y adecuación de las áreas comunes y servicios básicos en las zonas veredales, el Mecanismo aseguró que está próxima a concluir la fase II. “El compromiso del Gobierno es entregar a más tardar el 31 de abril todos los campamentos. Se ratificó que se mantiene el plazo del D+ 180 y esa es la información que tenemos”, refirió por su parte el contraalmirante Orlando Romero, delegado del Gobierno en el Mecanismo, quien al ser indagado por la posibilidad de que se prorrogue el funcionamiento de las zonas veredales, como se ha dicho en los últimos días, aseguró que no existe una posición oficial al respecto.

Un tema que, sin embargo, ha sido discutido varias veces con el Gobierno, como lo aseguró Marco León Calarcá, representante de las Farc, al señalar que desde enero se ha puesto el asunto sobre la mesa para su debate. “El planteamiento es el siguiente: ¿qué van a hacer esos miles de hombres y mujeres el 1° de junio (cuando se cumple el día D+ 180)? No tiene sentido desarrollar esas construcciones para que en menos de tres meses queden abandonadas. El proceso de reincorporación que está en el Acuerdo no ha empezado, creemos que es necesario que se complete (...) pueden desaparecer las zonas veredales transitorias como figura jurídica, habrá que colocarle otro nombre, pero serían los lugares donde los excombatientes, ciudadanos en igualdad de condiciones que vienen desarrollando un proceso, se reintegren”, explicó el jefe guerrillero, quien insistió en que se trataría de una especie de pueblos en los que no habrá restricciones para entrada o salida de la Fuerza Pública.

Calarcá manifestó, además, que pese a los avances que se han dado en las últimas semanas, a las Farc les sigue preocupando el lento proceso que ha tenido la ley de amnistía, pues aunque el Gobierno quedó comprometido, asegura, “hay resistencia por parte de algunos sectores de la Rama Judicial que no han dejado que el tema fluya”.