“El NO revictimizó a las víctimas”: Carlos Medina Gallego

Carlos Medina Gallego hace parte del Centro de pensamiento y seguimiento al proceso de paz de la Universidad Nacional, acompañó de cerca los foros de víctimas que se realizaron en el país para escuchar sus inquietudes y llevarlas a la mesa de conversaciones. Estas son sus impresiones frente al triunfo del No en el plebiscito

carlos_medina_-_foto_andres_torres.jpg

El profesor Carlos Medina Gallego ha hecho seguimiento a los Acuerdos de Paz entre el Gobierno y las Farc
Andrés Torres

En medio del Proceso de Paz se realizaron cuatro foros en los cuales se escucharon las inquietudes de las víctimas. El Centro de pensamiento y seguimiento al proceso de paz de la Universidad Nacional, junto con la ONU, los organizó y recogió las peticiones para llevarlas a la mesa de negociaciones de La Habana.    

Carlos Medina Gallego ha estudiado durante 38 años el conflicto armado colombiano. Es director del Departamento de Ciencias políticas de la Universidad Nacional y hace parte del Centro de pensamiento y seguimiento al proceso de paz. Ha seguido de cerca las negociaciones entre el gobierno y las Farc, ha viajado varias veces a La Habana y fue invitado a la mesa para dar su perspectiva sobre el punto de participación política. Hablamos con él acerca de cómo reciben las víctimas el triunfo del No en el plebiscito 

-¿Qué perspectivas ve para las víctimas después de la victoria del No?

Este domingo se sacrificó todo el proceso que se desarrolló a lo largo de cinco años con las Farc. Los 8 millones y medio de víctimas quedaron en el limbo frente a la aprobación o no aprobación del Acuerdo en relación con el punto de víctimas.

Se sacrificó la población que sufrió la guerra para favorecer los intereses de la población que no la ha padecido. Las regiones que votaron por el Sí son las que con más fuerza han soportado la guerra. En los municipios donde se produjeron los peores hechos de violencia votaron mayoritariamente por el Sí. Esto quiere decir que las víctimas están por el Sí y los victimarios, que son los que representan en alguna medida la otra opción, porque están responsabilizados de muchas acciones criminales, ganaron con el No.

Lea también: Así votaron los municipios donde las Farc dejarían las armas 

-¿Qué van a hacer las víctimas de cara al triunfo del No?

Las víctimas están organizadas y se van a movilizar. Ellas tienen una tristeza superior de patria porque no solamente han sido victimizadas, sino que el No las revictimiza. El No revictimizó a las víctimas, se las ignoró por los intereses de las élites políticas porque esto fue una tensión entre élites y se pusieron las enemistades políticas por encima de los intereses nacionales y de los de las víctimas. Aquí no importó el clamor nacional de paz, el mandato constitucional de paz ni los derechos de las víctimas, pasaron por encima de eso. Ahora hay que esperar qué es lo que se va a acordar que no será en beneficio de las víctimas porque ellas estaban mayoritariamente satisfechas con el desarrollo de los Acuerdos de La Habana. Las víctimas que no estaban satisfechas fueron las que se hicieron partícipes de la guerra y que en un encadenamiento de odios y venganzas financiaron, patrocinaron y desarrollaron los grupos paramilitares y una economía del despojo que terminó beneficiándolas. Al frente del No están los que se beneficiaron del desarrollo de la guerra.

La realidad política del país es que quedamos en un estado de incertidumbre de paz y en un estado de incertidumbre de guerra. No sabemos si hay paz o se reactiva la guerra. Esperemos a ver cómo la torpeza de las élites políticas resuelve este impasse. Hay que hacer una sanción moral a una nación y un pueblo que prefiere mantenerse en un estado de guerra frente a un estado de paz. Somos una vergüenza internacional.

-¿Qué bondades le veían las víctimas al Acuerdo de Paz entre el Gobierno y las Farc?

Las víctimas tuvieron garantizado su derecho a la verdad: se creó la Comisión de la Verdad para que investigara. Tuvieron garantizado su derecho a la justicia: todos los victimarios, no solamente las Farc sino también los paramilitares, los políticos y los empresarios debían ir a los tribunales de justicia, confesar sus crímenes y recibir los castigos que les eran pertinentes, que estaban entre ocho y 20 años si no confesaban.

Ahora los del No van a tener un problema grande porque si es verdad que quieren una paz sin impunidad van a tener que confesar sus crímenes y hacerse responsables porque los otros sí van a ir a la Jurisdicción Especial y van a confesar, pero cuando comiencen a involucrar a los propietarios, a los empresarios y a decir que los financiaron van a empezar a mirar el problema de la justicia en este país.

-¿Por qué cree que se dio esa brecha entre las ciudades y las regiones más afectadas por el conflicto?

Es que las ciudades no han sufrido la guerra, no sienten lo que es un bombardeo, lo que es tener que irse a dormir al monte, lo que es padecer el hambre, lo que es tener que desplazarse con sus familias. Cuando se ve la guerra a través de la televisión y muestran todo ese terror de que los comunistas se van a tomar este país, eso no es cierto. Toda la izquierda reunida, incluyendo la izquierda radical, suma el 3% del potencial electoral del país.

-¿Usted ha hablado con víctimas entre domingo y lunes?

Yo he hablado con algunas que llaman a preguntarme cuál es el camino que hay que seguir. Hay que decirles que es necesario esperar que pasen estas angustiosas horas y que se vaya encontrando una ruta para resolver este impase. Seguramente el Gobierno Nacional, los sectores que votaron por el Sí y las Farc van a mantener la idea de que el en el centro de la solución del conflicto deben estar las víctimas.

-¿Las víctimas están confundidas?

Las víctimas están sorprendidas, ellas han dado unas muestras de reconciliación mayores. El problema no son las víctimas, ellas están por la paz y por la reconciliación.

-¿Qué perspectivas ve en cuanto a las Farc?

Las Farc entran en estado de alerta general y de guerra porque la situación los obliga, pero ellos habían tomado la decisión y van a marchar hacia la paz. Hay una situación de guerra, esa es la realidad de este país, el No nos dejó en una situación de guerra.

-¿Cuál sería el papel del ELN en una situación como esta?

Tratar de colocarse en consonancia con el momento político, incorporarse a las dinámicas políticas nacionales y mirar cómo se articula a ese diálogo nacional que se está proponiendo.

Lea también: Los riesgos de no negociar con el ELN