El académico que defiende el acuerdo de paz en el Congreso

El profesor Jairo Estrada ocupa desde el pasado lunes una silla en el Congreso para proteger lo acordado entre el Gobierno y las Farc. Estos fueron sus pasos antes de llegar a esta corporación.

profesor_estrada.jpg

Docente de la Universidad Nacional, Jairo Estrada, actualmente integrante del partido político, "Voces de paz".
Gustavo Torrijos

“Hace algunos años cuando cursaba una materia sobre la historia del siglo XX en el país, me pregunté cuál había sido el impacto económico de la Constitución de 1991 en Colombia. No sabía a quién acudir y le pregunté al docente del curso sobre un libro o investigador que me ayudara a aclarar el tema. Él me recomendó consultar al profesor Jairo Estrada. Días después asistí a un foro en el que se discutía ese tema y en el cual participaba el profesor. Aproveché para lanzar la pregunta y él se tomó el tiempo para enumerarme uno a uno los impactos de la Carta Magna en la vida de los colombianos desde aquél entonces. Yo quedé fascinada con la economía, porque el profesor me mostró que no eran sólo números, sino que había toda una conexión entre la economía, la sociedad y las leyes”, anota Yolima, estudiante de Derecho de la Universidad Nacional de Colombia, quien como Catalina Méndez, estudiante de Ciencia Política, de la misma institución, describe a Estrada: “El profesor tiene una alta capacidad de debate, una forma peculiar. No es un volcán, sino que escucha pasivamente, analiza y luego expone sistemáticamente con elocuencia su punto de vista, sin duda un profesor que enriquece la academia”, apunta.

La conciencia social de Jairo Hernando Estrada Álvarez se consolidó desde muy temprana edad. A los 14 años,  participaba en un grupo estudiantil llamado Berthold Bertolt, que se reunía los sábados para hablar de la realidad nacional y debatir sobre el arte y la cultura. Esas mismas tertulias juveniles lo llevaron a trabajar con las comunidades marginales de la ciudad que buscaban un techo para vivir.

De boca de sus abuelos, Estrada conoció los horrores que tuvieron lugar en Rovira (Tolima). Sus familiares fueron víctimas en la época. La misma que Monseñor Germán Guzmán, el sociólogo Orlando Fals Borda y Eduardo Umaña Luna retrataron en su libro “La Violencia en Colombia”.

Al culminar su bachillerato, Estrada ganó una beca para cursar sus estudios superiores de pregrado y posgrado en Alemania. En dicha estancia estudio Economía y obtuvo un Doctorado en Ciencias Económicas en la Escuela Superior de Economía Bruno Leuschner y aunque tuvo la oportunidad de iniciar su vida en Europa, Estrada regresó a Colombia esperando contribuir a la construcción de país.

Jairo Estrada es docente del Departamento de Ciencia Política la Universidad Nacional de Colombia. Reconocido conferencista y ha sido profesor invitado a otros centros de enseñanza superior como la Universidad Autónoma de México (UNAM), director del Grupo interdisciplinario de estudios políticos y sociales THESEUS. Trabaja mancomunadamente con redes y organismos de investigación en América Latina y el mundo, también fue uno de los fundadores de la maestría en Estudios Políticos Latinoamericanos. Además de su Doctorado en Economía, cuenta con dos especializaciones: una en Instituciones Jurídico Políticas y Derecho Público y otra en Derecho Laboral y Relaciones Industriales de la Universidad Externado. Todo esto le ha valido un gran reconocimiento entre estudiantes, (que inscriben su materia, aunque saben que califica duro y exige) colegas; y la distinción de Docente Excepcional por la Universidad Nacional.  Su actividad académica ha estado enfocada durante los últimos cinco años en analizar la violencia política, la acumulación de tierras, el despojo y la realidad política del país.

El profesor, que nació en Ibagué y se educó en Bogotá, participó activamente durante las negociaciones de paz entre el Gobierno y las Farc en La Habana (Cuba) formando parte de la Comisión Histórica del Conflicto y sus Víctimas con el informe ‘Acumulación capitalista, dominación de clase y rebelión armada, elementos para una interpretación histórica del conflicto social y armado’, participación que le valieron amenazas a su integridad personal y su vida. Estrada es la persona con mejor preparación académica del movimiento Voces de Paz.

De la academia al Congreso

Estrada cree que se tiene poca conciencia del impacto que tendrá lo pactado. “Se cree que los acuerdos de paz beneficiarán únicamente a las Farc, pero no es así, sino que están previstos para todo el conjunto de la sociedad colombiana en la medida que incorporan un conjunto de reformas básicas, necesarias, que han sido aplazadas históricamente en el país para garantizar condiciones más democráticas, en aspectos de su vida política, económica, social, cultural”, anota.

El docente además enfatiza que la dejación de armas de los miembros de las Farc, así como la garantía del respeto de sus vidas enriquece el debate político y democrático en el país.

Frente a su papel en el Congreso como defensor de los acuerdos de paz, el doctor en economía señala que su papel será “ejercer un tipo de veeduría y control social para que los desarrollos normativos de los acuerdos tengan el espíritu del contenido que fue convenido por las partes en La Habana, Cuba. Creo que estamos ad portas de poder superar ese estado de guerra y violencia que se ha vivido en las seis últimas décadas en nuestro país”.

De puertas para dentro

En sus ratos libres, que son pocos en los últimos años, el profesor Estrada dedica su tiempo a la lectura de la literatura, siendo la latinoamericana su preferida. Recientemente ha terminado de leer algunos de los libros de la escritora bielorrusa, Premio Nobel de Literatura, Svetlana Aleksiévich quien retrata incisivamente la cotidianidad y los hechos que marcaron la vida de los habitantes de la desaparecida Unión Soviética. También cuida de pasar el tiempo con su familia y de practicar un deporte que le apasiona: “A pesar de mi estatura, me fascina jugar baloncesto”, dice entre risas.