EN HONOR A LOS INVESTIGADORES DEL CINEP

Una iniciativa para que el 19 de mayo sea el Día Nacional Contra la Impunidad

Hoy se cumplen 20 años del asesinato de Mario Calderón, Elsa Alvarado y Carlos Alvarado. En un acto en su memoria y la de cientos de defensores asesinados, se radicará un proyecto de ley para declarar el Día Nacional de la Lucha Contra la Impunidad.

cinep.jpg

La Fiscalía ratificó el 10 de mayo pasado que este es un crimen de lesa humanidad. De la masacre del 19 de mayo de 1997 sobrevivió Iván Calderón Alvarado, hijo de la pareja de investigadores, quien tenía un año cuando ocurrieron los hechos.
Archivo particular

El asesinato de Mario Calderón, Elsa Alvarado y Carlos Alvarado, hoy hace 20 años, es el testimonio latente de la demora y el descuido de la justicia en Colombia. Dos décadas después de que cuatro sicarios acabaran con la vida de los dos investigadores del Cinep y del padre de uno de ellos, y dejaran herida a una persona más, la investigación judicial sólo ha logrado la condena de un responsable. En octubre de 2004 fue sentenciado a 40 años de prisión Juan Carlos González, alias el Colorado, uno de los gatilleros. El resto de la historia de este proceso penal está cargada, como la de miles de casos en el país, de retrasos, poca voluntad investigativa y, sobre todo, impunidad. (Mario y Elsa, un crimen sin castigo)

En memoria de estas tres personas asesinadas en la madrugada del 19 de mayo de 1997, en su apartamento ubicado en el norte de Bogotá, llega al Congreso una iniciativa para que de ahora en adelante esta fecha sea conocida en el país como el Día Nacional de la Lucha Contra la Impunidad y para que los nombres de Mario Calderón, Elsa Alvarado y Carlos Alvarado nunca sean olvidados. De manos del representante a la Cámara del Polo Democrático Alirio Uribe, acompañado de algunos miembros del Cinep, se radica hoy en el Congreso un proyecto de ley para promover este homenaje. 

Según cifras de la Universidad de las Américas contenidas en el Índice de Impunidad Global 2015, Colombia se raja en justicia. Desde hace dos años ocupa el puesto número tres, después de Filipinas y México, en la lista de países con los índices más altos de impunidad. El fiscal general, Néstor Humberto Martínez, ha alertado también de la difícil situación que enfrenta el país. Recién posesionado, por ejemplo, afirmó que “en el 2015 se habrían cometido en el país 3,5 millones de delitos y sólo se produjeron 51.000 sentencias condenatorias, lo que equivale a sólo el 6 % de las noticias criminales efectivas que se registraron en la Fiscalía”. (El modus operandi contra Jaime Garzón y otras personas “incómodas")

“Esta ley busca llenar un vacío en el país en el reconocimiento de la labor de los defensores de derechos humanos. Es, además, un homenaje a los líderes, como Mario Calderón y Elsa Alvarado, que han perdido la vida en la lucha por la justicia, la verdad y la reparación integral”, le explicó a El Espectador el congresista Alirio Uribe, quien en su proyecto de ley recordó el trabajo social de Calderón cuando era sacerdote jesuita en Tierralta (Córdoba) y su lucha ambiental, años después, de la mano de ecologistas y campesinos del páramo de Sumapaz, así como la investigación y el desarrollo de proyectos de comunicación con base en radios comunitarias que hacía Elsa Alvarado. (Mario Calderón, Elsa Alvarado y su amor eterno llamado Iván)

Para la Comisión Colombiana de Juristas, bajo la dirección de Gustavo Gallón, esta iniciativa es muy importante, “puesto que se trata de uno de los casos más dolorosos y aberrantes de los muchos que ha habido en contra de defensores de derechos humanos asesinados vilmente en el país”. La Comisión, que lidera la defensa de la familia Alvarado y Calderón ante la justicia, recordó que en la actualidad se llevan dos casos para establecer culpables. Uno de ellos en contra del exjefe paramilitar Diego Murillo Bejarano, alias Don Berna, quien ha dicho que el crimen fue ordenado por Carlos Castaño y ejecutado por la banda de sicarios La Terraza, que tenía bajo su mando. (Las confesiones de “Don Berna”)

El segundo caso está en la justicia ordinaria y tiene que ver con la alianza entre paramilitares y miembros del Ejército que habrían participado en este crimen. En 2014, el coronel (r) Jorge Eliécer Plazas Acevedo fue capturado en Bogotá y es, por ahora, el único militar vinculado formalmente al expediente 821, abierto hace 20 años por los asesinatos de Mario Calderón, Elsa Alvarado y Carlos Alvarado. Por este caso, sin embargo, diez hombres y una mujer fueron absueltos o la investigación en su contra precluyó, y en el caso de los hermanos Carlos y Fidel Castaño, supuestos autores intelectuales de la masacre, nunca fueron investigados. La semana pasada, la Fiscalía declaró “de manera expresa” este crimen como de lesa humanidad, uno más entre los ataques sistemáticos en los años 90 contra defensores de derechos humanos. (Los 5 grandes crímenes que ordenó la casa Castaño)

Para Elvira Alvarado, hermana de Elsa, quien ha soportado durante 20 años las angustia e incertidumbre de no saber a ciencia cierta quién desbarató su familia, es importante consagrar un espacio, así sea una vez al año, para pensar en la impunidad y sus consecuencias. “Si existe la necesidad de dedicarle un día a este tema, significa que la impunidad se está presentando todo el tiempo”, señala Alvarado. César Rodríguez, director de Dejusticia, asegura que la iniciativa de dedicarle 24 horas a la injusticia por la falta de investigaciones y castigos es una idea afortunada, teniendo en cuenta, además, que se vienen grandes procesos en la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP).

“Los días conmemorativos tienen la función de recordarle a la ciudadanía algún tema. En últimas, la impunidad es un asunto de memoria”, recalca Rodríguez, quien además resalta la urgencia de prevenir el asesinato de líderes sociales, cifras que desde el año pasado no paran de subir. Aunque no hay un consenso en el número de víctimas, los registros oficiales de la Defensoría del Pueblo señalan que desde enero de 2016 hasta febrero de 2017 se han presentado 156 asesinatos de líderes sociales en el país, y la gran mayoría de amenazas y ataques tienen en común denuncias de presencia y fortalecimiento de grupos paramilitares. 

Aunque la iniciativa de conmemorar en el país el Día Nacional Contra la Impunidad es bien recibida por la organización Somos Defensores, una de las ONG más importantes en el país de líderes sociales y defensores de derechos humanos, advierten que este tipo de ideas son en vano sin una política pública fuerte. “De nada sirve poner un día, un mes o un semestre en honor a las víctimas y a la impunidad. Llevamos años escuchando anuncios por parte de las autoridades, la Fiscalía y Presidencia, en los que dicen que ahora sí se va a luchar en contra de este mal. Necesitamos medidas reales. Necesitamos llegar a esa verdad profunda”, concluyó Carlos Guevara, miembro de Somos Defensores.

(Vea aquí una galería de fotos de la familia Calderón Alvarado)