Se creará la Coordinadora Nacional de Trabajadores de Coca, Marihuana y Amapola

En la Serranía del Perijá se desarrolló el quinto encuentro nacional de Zonas de Reserva Campesina, instancia en la que se trazó el futuro inmediato de las organizaciones que hacen parte de esta figura territorial.

zrc_sur.jpg

Llegada de los campesinos al municipio de Curumaní, Cesar.
Cortesía.

Entre el 1 y 5 de diciembre de 2016 se reunieron más 1500 campesinos de todo el país en el municipio de Curumaní, Cesar. Por la defensa de las Zonas de Reserva Campesina (ZRC), por la Reforma Rural Integral, por el rechazo al asesinato de líderes campesinos en el último mes y por la desconcentración de la tierra. Con esas premisas, la cumbre emitió una declaración pública, a través de la cual exponen cuál será el futuro inmediato de las organizaciones campesinas agrupadas en esta figura territorial.

Por un lado, requieron a la Comisión de Seguimiento, impulso y Verificación de la implementación de los Acuerdos de la Habana (CSIVI), reconocer las zonas de reserva campesina como territorios prioritarios en los que se implementen Planes de Desarrollo con Enfoque Territorial (PDET) acordados como mecanismos de la Reforma rural Integral.

Por eso, ante esta comisión en los próximos días la Asociación de Zonas de Reserva Campesina (Anzorc) entregará los 13 Planes de Desarrollo Sostenible con Enfoque Territorial (PDET), correspondientes a 6 ZRC reconocidas legalmente y de 7 en etapa de consolidación.

Igualmente, exigieron la solución inmediata a las 57 zonas geográficas delimitadas por los campesinos que están en proceso de constitución de nuevas ZRC en 21 departamentos y 170 municipios del país, cuya solicitud data de hace dos décadas, en algunos casos.

De cara a la solución al problema de las drogas ilícitas, cuyo compromiso hace parte del acuerdo de paz entre el Gobierno y las Farc, la cumbre concluyó que se creará la Coordinadora Nacional de Cultivadores y Trabajadores de Coca, Marihuana y Amapola, una instancia campesina que piden sea reconocida para la coordinación e interlocución en el marco de la implementación de acuerdo de sustitución de cultivos de uso ilícito.

"Mantenemos nuestro compromiso con la sustitución voluntaria, gradual y concertada de cultivos de coca, marihuana y amapola como se contempla en el acuerdo de paz y saludamos la voluntad del gobierno de constituir un mecanismo de articulación entre la Comisión de Seguimiento, Impulso y Verificación (CSIVI) y la Coordinadora", dice la declaración.

Por otro lado, el quinto encuentro concluyó con la exigencia de que las zonas de reserva constituidas y las propuestas hagan parte de las Circunscripciones Transitorias Especiales de Paz para garantizar la participación política de un sector historicamente excluído por el Estado: los campesinos.

Finalmente, ante los recientes asesinatos a líderes campesinos y las amenazas que no cesan, se adoptó que en todas las zonas de reserva se creará la Guardia Campesina, como un mecanismo de autoprotección, recogiendo la experiencia de las comunidades indígenas del Cauca. "Que nuestras Guardias Campesinas reciban apoyo del Estado y hagan parte del Programa Integral de Seguridad y Protección para las Comunidades en los Territorios, lo cual está contemplado en el acuerdo sobre fin del conflicto", dice la misiva.

Para garantizar la plena implementación del acuerdo en sus territorios, la cumbre determinó también que se conformarán comités veredales y municipales que se articularán con la Coordinación Nacional de Implementación y Verificación desde las organizaciones sociales.

últimos contenidos