Pistas para narrar la memoria del conflicto

Así se llama el libro que se lanzará este jueves en la Universidad Javeriana. La publicación entrega contextos, herramientas y reflexiones para hacer un periodismo que aporte a la verdad del conflicto armado colombiano.

pistas_para_narrar_la_memoria_del_conflicto_foto.jpg

A las 6:30 pm., de este jueves 20 de octubre será el lanzamiento del libro en la Universidad Javeriana de Bogotá.
Cortesía

Mientras los colombianos en las calles agitan al país para que el acuerdo de paz entre las Farc y el Gobierno no se derrumbe, en las salas de redacción miles de periodistas estamos dando debates de cómo cubrir esta nueva coyuntura de un país polarizado políticamente por cuenta del proceso de paz y, principalmente, qué hacer en una Colombia en posconflicto.

Aunque se pensó para el futuro sin guerra, cae muy bien para estos días de incertidumbre y reflexiones, el libro que lanzará este jueves la organización de periodistas investigativos Consejo de Redacción (Cdr) y la Fundación Konrad Adenauer.  “Periodismo que reconstruye las verdades”, es el lema de la publicación que se presentará a las 6:30 pm. en la Universidad Javeriana. 

Este manual es hermano del libro “Pistas para narrar la paz”, el resultado de la reflexión de Consejo de Redacción hace cuatro años, cuando apenas empezaba en La Habana, Cuba el proceso de paz entre el Gobierno y las Farc. ¿Cómo cubrir esos diálogos?, fue la pregunta.  “Ello nos llevó a asumir nuevos retos en la construcción de metodologías que le aportaran a los periodistas para el desarrollo de esta nueva tarea”, afirmó Ginna Morelo, presidenta de Cdr.

El nuevo producto editorial de consulta obligada para periodistas, está escrito por seis editores y reporteros colombianos que han recorrido el territorio y contado el conflicto del país. Ellos son: Jorge Cardona Alzate, Ginna Morelo Martínez, Gloria Castrillón Pulido, Kevin Alexis García, Olga Behar Leiser y Edilma Prada, con la edición de Fernando-Alonso Ramírez y las fotografías del reportero gráfico, Jesús Abad Colorado.

El nuevo libro busca dar pistas para la reconstrucción de la memoria histórica del conflicto y la paz, desde el periodismo. Entrega contextos, herramientas y reflexiones para los reporteros que hurgan en la verdad del pasado. “No renunciamos a la idea de hacer un periodismo en profundidad en un país que requiere conocer sus verdades”, resaltó Morelo.

La publicación bien podría llamarse píldoras para la memoria, pues no solo presenta metodologías para investigar con archivos, para entrevistar a víctimas y victimarios, y una completa guía sobre cuáles narrativas explorar a la hora de investigar temas duros y necesarios para la sociedad, sino que también sus páginas destacan hechos claves, personajes que han muerto y un reportaje que va a un sitio conocido en Colombia como el corazón de las Farc.

“Lo que proponemos con este libro es hacer un periodismo que no renuncia a su capacidad de asombro”, comentó la presidenta de Cdr, al tiempo que planteó un reto que es una deuda de los periodistas con el país: escribir ese gran reportaje que mencionaba Gabriel García Márquez, cuando se refería al papel del periodismo colombiano. Una tarea que Cdr propone hacer desde los territorios volviendo al pasado.

“Si antes de que conociéramos los resultados del plebiscito en Consejo de Redacción estábamos seguros de la creación de herramientas para reportear, andar con los otros, narrar y darle voz al territorio; hoy, cuando navegamos en mares turbulentos y nos hallamos en medio de un escenario incierto, estamos más convencidos de ello. Las historias de las víctimas, de los hechos históricos y judiciales que no se han contado en este país, son demasiadas, y deben sumar a esas memorias imprescindibles para la nueva etapa de reconciliación”, sentenció Morelo.

En últimas, como dijo la directora de Colombia2020 y coautora del libro, Gloria Castrillón, en este momento de la nación es un imperativo ético hacer un periodismo que ayude a la reconstrucción de la memoria. “La transición hacia la culminación del conflicto con las dos guerrillas nos obliga a contar aquellos hechos que han permanecido ocultos por el miedo que impone la guerra. La memoria no tiene fecha de vencimiento. No importa cuánto tiempo haya pasado, siempre será necesario contar las historias de violencia desde sus protagonistas, siempre habrá voces que estuvieron silenciadas y que merecen ser escuchadas, siempre habrá filones de una historia por descubrir”.