DESDE MORELIA, CAQUETÁ

Nace la punta de lanza de la paz territorial

Este martes serán lanzados los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial (PDET), que funcionarán en 16 subregiones y recogen 170 municipios afectados por el conflicto armado.

mariana_escobar_directora_de_la_agencia_de_renovacin_del_territorio_sig.jpg

Mariana Escobar, directora de la Agencia de Renovación del Territorio. / SIG

Desde Morelia, Caquetá, el presidente Juan Manuel Santos hará hoy el lanzamiento de los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial (PDET), que son, palabras más palabras menos, la punta de lanza de la llamada paz territorial. “Son un instrumento especial para la implementación de la reforma rural integral en 170 municipios que fueron declarados como prioritarios en el posconflicto. Si bien la reforma rural es para todo el país, con los PDET se reconoce que hay unos municipios que son los más afectados por el conflicto y eso ha hecho que sean los que tienen mayor presencia de cultivos ilícitos, mayores índices de pobreza y menor desempeño institucional”, explicó Mariana Escobar, directora de la Agencia de Renovación del Territorio, entidad que tendrá a su cargo el éxito del más ambicioso programa de desarrollo territorial en los últimos 50 años.

Los PDET se implementarán en 16 subregiones, que reúnen a esos 170 municipios. Los mismos que tendrán asignadas las circunscripciones especiales de paz y donde el Gobierno está poniendo especial énfasis en el programa de sustitución de cultivos. Regiones que se han dado a conocer en la opinión pública por padecer el conflicto, por los enfrentamientos entre Fuerza Pública, Farc, Eln o paramilitares. Dramáticas masacres que han gravado los nombres de municipios o veredas en los anales de la guerra. En síntesis, estos pueblos han sido el epicentro de la confrontación armada y sus pobladores sólo han recibido la estigmatización y los daños de los violentos. Por esto, han sido seleccionados por el Gobierno central para ser el laboratorio de la reconciliación y del desarrollo rural. En parte, como una especie de reparación a los habitantes que más han sufrido esta guerra.

“La primera semana de agosto empezarán a funcionar los PDET en las 16 subregiones. Y con esto un trabajo muy intenso con las comunidades, porque si bien el proyecto se construye con todos los actores del territorio, los comunitarios están en el centro de éstos, porque son las voces que nunca han sido escuchadas. Ellos tienen que decirnos cuáles son sus necesidades y cuáles sus sueños en el territorio. Esas personas trabajan en los corregimientos, en las veredas. Allí las comunidades se organizan política y económicamente. El Acuerdo hace un reconocimiento muy importante al valor de las comunidades para que planifique el desarrollo en sus territorios para los próximos diez años”, precisó Escobar Arango.

Según el Acuerdo Final de Paz con las Farc, estas subregiones deberán construir, desde sus caseríos hasta sus gobernaciones, los planes de desarrollo que regirán las inversiones más sentidas de estas comunidades por dos quinquenios. Para esos se iniciarán unas jornadas de trabajo que permitirán acordar una hoja de ruta para definir las iniciativas que se implementarán en temas de salud y educación rural, asistencia técnica, desarrollo productivo, mejoramiento de suelos, vivienda rural, agua potable, energización rural, planes viales e infraestructura productiva.

“La gente se está organizando por núcleos veredales, corregimientos, resguardos indígenas, consejos comunitarios, y donde están establecidas en zonas de reserva campesina. Esas van a ser las unidades básicas de construcción de los PDET. Y va a haber unos procesos de asamblea para socializar y discutir los problemas de los territorios. En esos espacios se elegirán representantes. A esos espacios deberán llegar miembros de las juntas de acción comunal, representantes de organizaciones de jóvenes, mujeres, víctimas, etc. La idea es que esos representantes hagan un trabajo puntual en unos espacios subregionales en las líneas de implementación de la reforma rural integral”, concluyó Mariana Escobar.