Habla el joven que enfrentó al expresidente con argumentos por el Sí en Buenaventura

"Mejor abracémonos y reflexionemos sobre paz": mensaje de Leonard Rentería a Álvaro Uribe

Rentería comenzó a recibir amenazas después de intervenir a favor del Sí en el plebiscito durante un evento del Centro Democrático donde estaba el expresidente Uribe. Sin embargo, no ha abandonado su trabajo en defensa de los Derechos Humanos. Este es el mensaje que le envía hoy al expresidente.  

leonar_renteria_1.jpg

Leonard Rentería (centro) es un líder Afro de Buenaventura, amenazado tras intervenir a favor del Sí en el plebiscito en un evento del Centro Democrático, donde estaba el expresidente Álvaro Uribe.
Cortesía

Leonard Rentería Vallecilla es un líder negro de Buenaventura, Valle. Tiene 26 años, vive en bajamar, pero para salir a ejercer su labor debe montarse en una camioneta blindada, con chaleco antibalas y junto a dos escoltas. Ese esquema de seguridad se lo asignó la Unidad Nacional de Protección (UNP) la semana pasada, después de que recibiera decenas de amenazas por motivo de su intervención en un evento en Buenaventura, en el que le explicó de manera vehemente al expresidente Álvaro Uribe sus razones para apoyar el Sí en el plebiscito de este 2 de octubre

 

“Es importante que las comunidades de Buenaventura no sigan sufriendo, ni sigan siendo envenenadas por el odio. Si algo nos meremos es caminar para construir la paz. Paz que no hemos visto porque los paramilitares se encargaron de arrasar en lo urbano con un sin número de gente joven. Usted, señor senador Uribe, anda con escoltas, tiene su casa en Bogotá y vive tranquilo. A mi persona o a cualquiera de ellos (señala a los afros), que vivimos en casas de madera y en zona de bajamar, nos han matado. Nos merecemos el perdón, porque ustedes desde el poder no han hecho otra cosa que acabarnos…”, fue el reclamo airado de Leonard al expresidente durante la reunión de promoción por el No del Centro Democrático en esta ciudad del Pacífico.

El video de su intervención se volvió viral en las redes sociales. Horas después las amenazas empezaron a llegar a su teléfono celular. Le escribieron que era un sapo, que sería hombre muerto; recibió llamadas con insultos y lo calificaron de guerrillero y comunista. “La señora Elvia Lucía Gonce, militante del Centro Democrático, puso en mi cuenta de twitter una foto mía manifestando que yo era castrochavista y guerrillero de las Farc”, narra Rentería.

Lea también: ¿Cuáles son los riesgos para los defensores de derechos humanos en el posconflicto?

A sus 26 años estudia en la universidad Antonio Nariño por una beca que se ganó en la Fundación Gases de Occidente. Entre 120 jóvenes de Buenaventura, Rentería quedó seleccionado con ocho más persiguiendo nuevas formas de empleabilidad y emprendimiento en la ciudad. Después de que dictara un taller sobre Derechos Humanos y Población en los eventos que ellos hacen con las familias, el rector de un colegio privado lo llamó y le dijo que si quería trabajar en las líneas de las ciencias sociales desde el enfoque de la Afrocolombianidad. Estuvo allí un año.

Su fundación, Rostros Urbanos, nace del ingenio de él y Víctor Angulo (otro líder afro del suroccidente) y se consolida en la población con campañas de prevención, actividades artísticas, políticas, talleres de Derechos Humanos. “Así llegamos a los jóvenes y tenemos experiencias en las comunas 5, 6 y 7 de Buenaventura, donde nos encontramos y construimos canciones. Muchos terminaron rapiando y danzando, cuyas muestras son  mostradas en los barrios. Eso se ha convertido en su proyecto de vida”, explica el líder afro.

Mera resistencia para hacer sentir importantes a los jóvenes de Buenaventura, darles un espacio dentro de la sociedad y así evitar que se vayan a empuñar un arma o vestir de camuflado. Cinco integrantes de la organización están en la universidad y uno de ellos estudia contaduría y es el auxiliar administrativo de la fundación. “Es así como entramos a los barrios con un discurso de Paz y transformador”.

Cuando se le pregunta por su fuerte y sincera intervención ante el expresidente Uribe, Rentería responde: “Quería irlos a escuchar y saber qué tanto sus argumentos podían servir para nuestra campaña por el Sí”.

El joven trabaja todos los días en función de estas comunidades.En todos los escenarios donde hizo campaña su discurso es que el Acuerdo Final de Paz alcanzado en La Habana es apenas la llave que va a abrir una puerta. “Esa puerta tiene un camino y al final de ese camino hay algo que se llama paz, que lleguemos a ese camino depende de la actitud y compromiso que asumamos cada ciudadano en derechos y deberes. La movilización social, el seguimiento, la incidencia, es lo que va a generar realmente paz, porque los acuerdos son un visto bueno de algo que se debe cumplir, pero ese cumplimiento dependerá de nosotros”, dice Rentería.

Y para los que le dicen que él es la Ana Mercedes Plata del plebiscito, que previo a la segunda vuelta presidencial, dijo que ella iba a votar por "Juanpa" por la paz y no por "Zurriaga", Leonard les envía un mensaje claro: “Esta paz es nuestra, debemos construirla para nosotros, sin pensar en ellos. Ellos se van a ir fuera del país con las mejores condiciones. Santos se irá a dictar charlas por todo el mundo, con todos los gastos pagos y a vivir tranquilo, pero los que vamos a vivir con la guerra si decimos No somos nosotros. Este ejercicio que se hizo no fue pagado por nadie, pero tampoco es un ejercicio que se hace a favor de Santos, es a favor de los que hemos vivido los estragos de la guerra y queremos vivir en paz”, complementa.

Su esquema de seguridad desde finales del año pasado solo era un hombre con pistola que lo acompañaba a pie en su titánica tarea de recorrer los barrios de bajamar, donde hasta hace poco había casas de pique de las bandas criminales. Por eso, ante su situación personal, advirtiendo que no está acusando a Uribe de sus amenazas, pide al expresidente que se pronuncie para esclarecer la situación sobre todo en este día crucial para el país: “Yo no puedo decir que las amenazas vienen directamente de él, pero como ellos dicen que también quieren la paz, es necesario decirles a los del No que no necesitan agredir, ni generar violencia, eso no es querer la paz. Mi llamado de atención a Uribe es que no permita que le ensucien su campaña, todos tenemos derecho a pensar diferente. Mejor, abracémonos y que reflexionemos sobre la paz que queremos entre hermanos colombianos que hemos padecido tanto esta guerra”.