Mandatarios locales se preparan para zonas de concentración

Representantes de gobernaciones y alcaldes asistieron a un taller para conocer los ajustes y precisiones del nuevo acuerdo de paz publicado el pasado lunes.

paz_territorial_policarpa_narino.jpg

Alto Comisionado para la Paz, Sergio Jaramillo, se reunió con los mandatarios locales en Bogotá.
Edinson Bolaños

Delegados de gobernaciones y alcaldes de los municipios en donde se localizarán las zonas veredales asistieron a un taller para conocer los ajustes y precisiones del nuevo acuerdo pactado entre gobierno y Farc y las medidas para garantizar el cumplimiento del cese al fuego bilateral en los territorios.

Veintiséis mandatarios locales de municipios donde se ubicarán las 20 zonas veredales transitorias de normalización, que concentrarán a las Farc para el proceso de dejación de armas una vez entre en vigencia el Acuerdo Final, se reunieron ayer en Bogotá convocados por la Oficina del Alto Comisionado para la Paz con el objetivo de socializar los cambios y ajustes del nuevo acuerdo suscrito entre el Gobierno y la guerrilla, y el rol que cumplirán las entidades territoriales en el camino que comienza a despejarse.

Durante más de siete horas, los alcaldes, además de los delegados de 14 gobernaciones, escucharon del Gobierno los detalles sobre las medidas que se han adoptado para garantizar el cese al fuego bilateral y definitivoque mantienen las partes, y el funcionamiento de los denominados Puntos de Preagrupamiento Temporal, en los que actualmente se encuentran ubicadas las estructuras guerrilleras.

“Escucharon atentamente e hicieron preguntas sobre cómo iba a funcionar el mecanismo tripartita liderado por Naciones Unidas, la que se encarga de la verificación del cese al fuego, qué protocolos se establecieron para recibir las quejas y denuncias de las comunidades, y cuáles son los instrumentos a los que pueden recurrir los alcaldes”, explicó Diego Bautista, director de Paz Territorial y Arquitectura Institucional para el Posconflicto de la oficina del Alto Comisionado.

De acuerdo con Bautista, durante el encuentro los mandatarios pudieron manifestar sus preocupaciones sobre temas claves, como la seguridad de las comunidades en los puntos de preagrupamiento, la necesidad de que se mejore la interlocución entre el Gobierno Nacional y las autoridades locales y regionales, y el mecanismo para que no se violen los compromisos acordados por las Farc.

“Varios alcaldes manifestaron su preocupación porque no hay un verdadero enlace entre los gobiernos nacional y departamental, y los alcaldes de los municipios en donde hay puntos de preagrupamiento y habrá zonas veredales. Lo que están planteando es cómo se va a hacer la socialización en esas comunidades para que la gente entienda por cuánto tiempo y cómo van a funcionar”, explicó José Leonardo Valencia, alcalde de Miranda, Cauca.

En igual sentido se pronunció el alcalde de Anorí (Antioquia), Nicolás Herón, quien sostuvo que el evento sirvió para que los mandatarios conocieran los protocolos a seguir en caso de incumplimiento. "Si en algún momento no se cumple lo pactado lo importante es saber cuáles son los procedimientos a los que podemos acudir. Además planteamos la necesidad de ver cómo podemos empezar a hacer que lleguen algunas ayudas para los municipios en temas tan importantes como el de las vías", manifestó señalando que la preocupación principal en su municipio sigue siendo la seguridad y el temor que persiste en la comunidad de que a la zona comiencen a llegar otros actores armados. 

Según Diego Bautista, el trabajo que sigue se realizará directamente en el territorio con los líderes de las juntas de acción comunal para entablar un diálogo sobre el proceso que se viene. “En este momento estamos en Puntos de Preagrupamiento Temporal que van cambiando y tienen una dinámica en su desplazamiento. Hasta hace una semanas eran 56 en 41 municipios y estamos yendo hacia 27 o menos. Se está dando toda la movilidad y al final la idea es que queden muy cerca de las zonas veredales en las que las Farc tendrían que dar el paso para dejar las armas. En las próximas dos o tres semanas tendrían que estar en los puntos definitivos”, concluyó.