Luz verde a diálogos con el Eln

Los equipos negociadores del Gobierno y la guerrilla alcanzaron un nuevo acuerdo para dar paso a la fase pública de diálogos. Entre lo pactado está la liberación de Odín Sánchez, el 2 de febrero.

eln_instalacion_cut.jpg

Mauricio Rodríguez (izquierda) y “Pablo Beltrán” (derecha), hacen parte de las delegaciones de paz del Gobierno y el Eln.
AFP

Casi tres meses después de que se frustrara el primer intento de instalación oficial de la mesa de diálogos con el Eln —prevista inicialmente para el 27 de octubre del año pasado—, las delegaciones de paz del Gobierno y esa guerrilla lograron consensos en los puntos claves que habían originado la parálisis, dando por fin vía libre a la fase pública de las conversaciones.

Lea también: Especial Eln 52 años de conflicto armado

La liberación del excongresista chocoano Odín Sánchez, la habilitación de dos gestores de paz del Eln y el indulto a dos guerrilleros fueron los temas principales que en los últimos seis días se discutieron en las reuniones exploratorias entre las partes para lograr el acuerdo, que fue revelado este miércoles y en el que se estableció el 7 de febrero como la fecha para la instalación, en Quito, de la mesa de conversaciones, cuya primera sesión se llevará a cabo un día después.

“En la última semana hemos logrado superar los escollos que aún subsistían para poder señalar día y lugar al inicio de las conversaciones formales. Vamos a iniciar un camino que debe conducirnos a redondear la paz de Colombia. Después de haber llegado a un acuerdo con las Farc, es nuestro propósito que podamos llegar a acuerdos de paz también con el Eln”, aseguró el jefe de la delegación del Gobierno, Juan Camilo Restrepo.

Lea también: "Esperamos hacer del continente una zona de paz": jefe negociador del ELN

Las partes pusieron además una fecha exacta para la liberación de Odín Sánchez, quien está en cautiverio desde abril de 2016. “El 2 de febrero, el Eln liberará al ciudadano Odín Sánchez Montes de Oca. Este mismo día se harán efectivos los indultos a dos integrantes del Eln. Estas acciones estarán acompañadas por comisiones humanitarias conformadas por los países garantes, la Iglesia católica, el Gobierno y el Eln”, señala el comunicado conjunto de las delegaciones sobre el tema que se había convertido en el nudo gordiano que impedía el avance del proceso con los “elenos”.

Precisamente, uno de los puntos gruesos de la negociación tenía que ver con el nombramiento de los dos gestores de paz y el indulto de los otros dos jefes guerrilleros. Al respecto, el Eln había solicitado que se nombrara como gestores a Juan Carlos Cuéllar y Eduardo Martínez Quiroz, ambos recluidos en la cárcel Bellavista, en Medellín. Y además había pedido el indulto de dos comandantes, cuyas identidades no se conocieron, pero que habían sido procesados por delitos como secuestro, homicidio y narcotráfico. En respuesta, el Gobierno había dicho que el presidente no tenía las facultades para indultar este tipo de delitos.

Al final, la fórmula será nombrar a Cuéllar y Martínez como gestores de paz para que se integren al equipo de negociación de la guerrilla en Ecuador, y los indultos tendrán que aplicarse a miembros de la guerrilla procesados por delitos políticos, como rebelión, asonada o sedición, o conductas conexas con estos, como porte ilegal de armas, utilización de uniformes e insignias privativas de la Fuerza Público o violación del espectro electromagnético, entre otros. Sin embargo, este último asunto deberá resolverse en los términos en que opera la justicia colombiana, ya que dicho indulto tiene que pasar por las manos de un juez.

El acuerdo permite iniciar la discusión de la agenda de seis puntos que había sido acordada en marzo pasado y que, según el jefe de la delegación de paz del Eln, Pablo Beltrán, tiene como propósito “superar el conflicto armado y crear condiciones para las transformaciones que dignifiquen a la sociedad colombiana”.

Beltrán aseguró que el corazón y eje de este proceso será la participación ciudadana y que por ello la agenda pertenece a los sectores populares y democráticos del país. “Este es un triunfo de la participación como medio de presión para lograr cambios que demandan los colombianos (...) Esperamos que desde todas las regiones y sectores de la patria confluyan miles y miles de voces y esfuerzos para hacer cambiar a Colombia. A este propósito aspira a servir esta mesa ”, concluyó el jefe guerrillero.

Lea también: Estos son los dos sitios donde gobierno y ELN adelantarán el proceso de paz

Se trata de un avance que el presidente Santos calificó como trascendental para la consecución de una paz completa. “Esta es una noticia muy buena para el país. Nosotros hemos estado intentando iniciar estas negociaciones oficiales desde hace tres años. Ha sido un proceso muy difícil, pero esta segunda etapa, que comenzará el mes entrante, es sumamente importante porque nos permitirá alcanzar una paz completa”, aseguró el mandatario desde Davos (Suiza), en donde se encuentra participando en el Foro Económico Mundial.

Con este acuerdo se despeja el camino para iniciar el proceso de negociación con la segunda guerrilla del país. Un proceso que sin duda será difícil, pero que es fundamental para lograr la “paz completa”, sobre todo si se tiene en cuenta que para la implementación del acuerdo firmado con las Farc será necesario que el Eln contribuya para garantizar la estabilidad del cese al fuego en los territorios, minimizar los peligros de disidencias y facilitar la operación de las reformas en materia de participación política, solución al problema de las drogas y la reforma rural integral. Todos estos aspectos que requieren que la insurgencia en su conjunto se monte en el barco de la paz.

Lee también: Este es el equipo negociador del Gobierno para los diálogos de paz con el ELN