Lo que las comunidades del Norte del Cauca le dijeron a los europeos

Este jueves los embajadores de Alemania, Austria, Suiza y la Unión Europea, junto con delegados de Francia y Reino Unido, visitaron los municipios caucanos de Santander de Quilichao y Caloto. Afrodescendientes, indígenas y campesinos expusieron sus problemas y las soluciones que han planteado.

cauca.jpg

Líderes sociales del Cauca se reunieron con embajadores de varios países europeos.
Cortesía

La Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca (Acin) afirma que en lo corrido de este año nueve comuneros han sido asesinados. El caso más reciente se dio el 27 de febrero en Corinto: un hombre encapuchado se acercó a Aider Cuetia Conda, coordinador de la guardia indígena y campesina en la vereda Los Andes, y lo asesinó, propinándole dos disparos.

Lea también: Otro atentado contra el derecho a ser campesino.

Episodios como el anterior volcaron hacia el norte del Cauca la atención de las embajadas de Alemania, Austria, Suiza y de la Unión Europea que, junto con delegados de Francia y Reino Unido y el representante del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los derechos humanos en Colombia, Todd Howland, visitaron los municipios de Santander de Quilichao, Caloto y Buenos Aires. La comitiva fue recibida en la sede del Consejo Interétnico e Intercultural del Cauca que agrupa a líderes afrodescendientes, indígenas y campesinos. Del recorrido también hicieron parte el Viceministro del Interior para la Participación y la Igualdad de Derecho, funcionarios de la Agencia Nacional de Tierra y de la Agencia de Renovación Territorial.

La principal preocupación de la comitiva fue la situación de seguridad de los líderes sociales en Cauca. Según el último informe publicado por el programa Somos Defensores, dicho departamento es donde más asesinatos se presentaron en 2016 con la escabrosa cifra de 22. Sobre esto, la embajadora de la Unión Europea en Colombia, Ana Paula Zacarías, afirma que “las comunidades piden una intervención rápida de la Fiscalía para que no quede en el aire una sensación de impunidad”.  

Lea también: Más de 500 defensores de derechos humanos fueron asesinados en la última década​

Pero la comitiva habló con las comunidades sobre otros factores que inciden en los ataques contra sus líderes. La minería ilegal y la presencia de cultivos de uso ilícito fueron factores del desarrollo rural que las comunidades dijeron que afectaban la seguridad en sus territorios. Por ejemplo, la líder social en Suárez (Cauca) Francia Márquez, que en 2015 ganó el Premio Nacional de Derechos Humanos, tuvo que salir el año pasado de su municipio tras ser amenazada por oponerse a la minería ilegal.

A su vez en las reuniones se habló acerca del miedo que existe en las comunidades sobre la reaparición del paramilitarismo. Varios de los panfletos amenazantes que han recibido los líderes están firmados por grupos como las “Águilas Negras”.

Sobre las propuestas que hicieron las comunidades del norte del Cauca, Luz Eida Quilcué, consejera de la Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca (Acin), afirmó que “el eje es la defensa del territorio”. Cuenta que en el diálogo que tuvieron con los embajadores y los delegados expusieron también las soluciones que las comunidades han planteado. Los indígenas tienen construidos los planes de vida; los campesinos, los planes de desarrollo y los afrodescendientes, los planes de etnodesarrollo.

El acuerdo de paz entre el Gobierno y las Farc también tuvo su espacio en esta visita. El Consejo Interétnico e Intercultural del Cauca expresó la importancia que tiene la implementación del capítulo étnico . Este es un documento de cuatro páginas integrado al acuerdo final de paz entre el Gobierno y las Farc, firmado en el Teatro Colón el 24 de noviembre de 2016, en el cual se tocan temas sensibles para los pueblos negros e indígenas como su derecho a la consulta previa antes de desarrollar proyectos en sus territorios. Además, el punto número uno, referido a la reforma agraria integral también hace parte de las prioridades de esas comunidades que, entre otros objetivos, busca distribuir la tierra a campesinos sin tierra o con tierra insuficiente.   

Las propuestas de las comunidades empezarían a integrarse a los proyectos de cooperación internacional que los países que integraron la comitiva apoyen a futuro en Colombia. Zacarías dijo que lo que los habitantes de esos territorios piden es “la llegada rápida de un apoyo que interconecte la paz, el desarrollo y los derechos”. “En esta región los retos son enormes, pero lo interesante es que también se están proponiendo soluciones”, concluyó la embajadora de la Unión Europea en Colombia.