La Corte IDH supervisa 17 casos

“Es importante pacificar al país”: Roberto Caldas

El presidente de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH), le dijo a El Espectador que no descarta que los casos que estudiará la Jurisdicción Especial de Paz podrán terminar en manos de ese tribunal si existe violación a los derechos humanos. 

roberto_caldas_cidh_efe.jpg

Roberto Caldas, presidente de la Corte IDH. / EFE

¿Qué casos contra Colombia son actualmente de especial importancia para la Corte IDH?

Todos los casos que llegan a nosotros son importantes. Ahora mismo estamos conociendo cinco nuevos de diversas temáticas, así como tenemos bajo supervisión otros 17. Hay algunos que consideramos muy importantes, en que las víctimas deben ser reparadas cuanto antes: casos de desplazamiento y otros problemas del período del conflicto armado.

¿Cree que la violación de derechos humanos por parte del Estado colombiano se debe al conflicto armado o por razones de funcionamiento estatal en relación con civiles y sus víctimas?

El camino de los derechos humanos es largo. No podría decir que es una opción u otra, pero las violaciones a derechos humanos se dan tanto en el conflicto armado como en tiempos de paz. América Latina sigue siendo la región más desigual del mundo y eso nos trae violencia todos los días. Niños con desnutrición, desigualdad de género, violencia contra la mujer y la población LGTBI.

¿Cuál es la posición de la Corte IDH frente a la Jurisdicción Especial de Paz (JEP)?

No podría contestar directamente esa pregunta, porque la Corte, como un tribunal, sólo puede examinar una gestión a partir del momento en que llegue un proceso. Sabemos que es un proceso importante que se está desarrollando con la participación activa del Estado y de la sociedad. Es necesario que el propio pueblo colombiano encuentre un balance adecuado entre justicia, verdad y reparación a las víctimas. Todo dependerá de sus instituciones y de la participación democrática. El respeto a los derechos humanos es lo que esperamos como pilar esencial de cualquier mecanismo para encontrar la paz.

¿El sistema IDH seguirá teniendo un rol importante en el seguimiento a casos de violaciones de derechos humanos investigados en la JEP y podrían terminar en la Corte IDH?

Eventualmente. Si alguien o algún usuario de ese sistema de la Jurisdicción Especial de Paz llegue a sentir que hay alguna violación, tiene el claro derecho a recurrir. Si hay alguna violación a la convención de derechos humanos, puede elevar la petición a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

Le puede interesar: Corte Interamericana condena al Estado por abusos en la Comuna 13 de Medellín

En varios casos, el Estado se ha negado a reparar efectivamente a las víctimas alegando que no tiene recursos. ¿Qué puede hacer un Estado para no revictimizar?

Las sentencias de la Corte IDH son para ser cumplidas. Por eso seguimos insistiendo y haciendo audiencias públicas y privadas con los Estados y partes para lograr el cumplimiento total de todas las sentencias. Eso es lo que se espera de la justicia internacional.

Por ejemplo, en el cumplimiento de la sentencia de la Corte IDH sobre la toma del Palacio de Justicia, aún no se ha indemnizado a las víctimas y el Estado les dijo que este año sólo les responderá a algunas familias y no a todas por falta de recursos. ¿Eso podría generar más sanciones contra Colombia?

No tenemos conocimiento oficial sobre eso. En ese caso las víctimas tienen que presentarse ante nosotros trayendo sus peticiones y evidencias de que no se les está pagando, y la Corte va a actuar para aproximar la necesidad de cumplimiento. Para nosotros es absolutamente fundamental el cumplimiento de las sentencias, porque la justicia internacional existe exactamente para actuar en casos donde haya una dificultad de reconocimiento. Actuamos en nombre de la comunidad.

¿Pero entonces para qué sirven las sentencias de la Corte IDH si el Estado, en varias ocasiones, no responde?

No podría partir de esa pregunta afirmativa. En el procedimiento inicial, nosotros tenemos que esperar la petición de las víctimas para que la Corte actué hasta que la sentencia sea integralmente cumplida.

¿Cómo logramos que Colombia proteja a sus víctimas para evitar que la Corte sea la que termine juzgando?

Los países en desarrollo van entendiendo los derechos humanos. Se habla de un desarrollo sostenible y una ecología humana que es el espíritu al ser humano. Cuando nuestra sociedad deje atrás la corrupción –tan común en nuestro continente–, la desigualdad y la pobreza de la gente, vamos a lograr avanzar más en derechos humanos. Aún continuamos en sociedades conflictivas.

¿Qué mensaje le envía a Colombia frente al proceso de paz y todo lo que estamos viviendo?

Colombia tiene que valorar a su gente. Es un país diverso y pluralista, hay que seguir avanzando para desarrollar el espíritu de todos. La paz tiene que estar acompañada de verdad, justicia y reparación. Es fundamental garantizar los derechos de todos y seguir adelante para lograr una sociedad verdaderamente posible. Es muy importante pacificar el país.

¿Dónde radica el interés de la Corte en relacionar los derechos humanos con el arte? En este caso vemos que la apuesta del Festival Internacional es por el cine.

La Corte Interamericana, conjuntamente con la Fundación Konrad Adenauer, ha pensado en ese festival y lo vemos interesante. En Brasil tenemos la experiencia de involucrar artistas, actores, actrices, cantantes, pintores y organizaciones de derechos humanos. Por ejemplo, hay una magnífica iniciativa que se llama “Humanos derechos”, que permite tener una dimensión fantástica de dotar de sentido a los derechos humanos.

¿Cuál es el interés de la Corte de participar en el Festival Internacional de Cine por los Derechos Humanos?

Para nosotros la realidad social tanto colombiana como latinoamericana, desde la cercanía de las personas, es fundamental para entender lo que son los derechos humanos. Colombia, como varios de nuestros países, necesitan acercarse y entender los derechos de cada ciudadano. En esta región hay mucha desigualdad, pobreza, y discriminación, y es muy importante traer esas realidades para que la gente se sensibilice.

¿Es el arte una forma de proteger los derechos humanos?

El arte es una forma de visibilizar los derechos, no hay duda. Al visibilizarlos los saca del olvido y, por ende, los protege.

Por último, y frente a la crisis que actualmente enfrenta Venezuela, ¿qué papel puede desempeñar el Sistema IDH frente a la situación que actualmente tiene ese país?

El Sistema Interamericano, en este caso, trabaja más en las gestiones actuales o la Comisión IDH que tiene la función de monitorear las situaciones generales de derechos humanos. Cabe recordar que Venezuela, en 2013, dejó de formar parte de la Convención Americana sobre Derechos Humanos, que el tratado que le da competencia a la Corte. En casos anteriores a esta fecha, Venezuela sigue participando y defendiéndose, pero no en casos actuales. Esperamos que Venezuela pueda retornar al seno de la Convención y a la competencia judicial de la Corte para garantizar los derechos humanos de las personas.