Hoy empieza la Décima Conferencia de las Farc

El momento de la refrendación guerrillera

Desde hoy hasta el 23 de septiembre, más de 200 mandos insurgentes refrendarán los acuerdos de La Habana, proyectarán su acción política legal y darán el paso definitivo hacia la dejación de las armas.

farc3.jpg

Durante los últimos días, cerca de 200 guerrilleros se han desplazado hacia los Llanos del Yarí para participar en la Décima Conferencia de las Farc.
AFP.

Con el inicio de las deliberaciones en la Décima Conferencia de las Farc, empieza la refrendación de los acuerdos de La Habana. Desde hoy y hasta el 23 de septiembre, más de 200 guerrilleros construirán, en las sabanas del Yarí, las bases de su acción política sin armas.

El hecho es inédito en la historia del conflicto armado colombiano, que marca más de medio siglo. Esta vez, el Secretariado, los miembros del Estado Mayor y la comandancia de todas las estructuras insurgentes del país se reunirán a plena luz del día. Más de 800 periodistas de 350 medios de comunicación nacionales e internacionales registrarán el momento en que las Farc den el paso a la vida civil. Con un hecho simbólico adicional: la Fuerza Pública brindará la seguridad del evento. Sólo resta la firma formal del Acuerdo, el 26 de septiembre en Cartagena, y la votación del plebiscito ciudadano, el próximo 2 de octubre.

Y como todo parece ser histórico, el preámbulo de la Décima Conferencia fue una reunión entre el comisionado de Paz, Sergio Jaramillo; el general Javier Flórez; el jefe de la misión de Naciones Unidas, Jean Arnault; el jefe del Grupo de Observadores, general Javier Pérez, y el asesor del equipo de paz, Jaime Avendaño, con los comandantes guerrilleros Iván Márquez, Ricardo Téllez, Carlos Antonio Lozada, Mauricio Jaramillo, Pablo Catatumbo y Pastor Alape. Es decir, la mesa de diálogos se trasladó de la Habana a los llanos del Yarí.

Allí se concretaron asuntos logísticos de la concentración de las unidades insurgentes en las zonas veredales y de normalización, además de un cronograma de las últimas actividades de la mesa de negociación y los primeros pasos de la fase de implementación de los acuerdos.

Se acordó, por ejemplo, que las zonas en las que se concentrarán los guerrilleros para iniciar el proceso de desarme y reincorporación a la vida civil serán 20, no 22, como se había anunciado, y que el 25 de septiembre, en Cartagena, se adelantará una reunión para finalizar la preparación logística de dichas zonas y del Mecanismo de Monitoreo y Verificación. Dos días después, Naciones Unidas iniciará el acompañamiento y se realizará el acto de instalación de la Comisión de Implementación, Seguimiento y Verificación.

La última vez que las Farc realizaron una conferencia presencial fue en 1993, con el paramilitarismo desatado y el narcotráfico en pleno furor. En aquel momento tenían cerca de 60 frentes y llegaban hasta las goteras de Bogotá. En el encuentro nacional guerrillero de entonces, que se realizó en el Caguán, Iván Márquez, hoy jefe de la delegación de paz, y Timoleón Jiménez, hoy máximo comandante de la organización, ascendieron al Secretariado.

Hace 16 años, las conclusiones de los plenos del Estado Mayor Central se centraron en planes militares y políticos, pero el proceso de paz con el gobierno de Andrés Pastrana se atravesó en la estrategia de cercar a Bogotá. San Vicente del Caguán fue la sede de los diálogos, y hoy es el punto de arranque para llegar a los remotos llanos del Yarí, donde el campamento más grande del país alojará esta nueva página de la historia de Colombia.

Desde el mismo San Vicente del Caguán hasta el caserío El Diamante, donde se realiza la Conferencia, hay nueve horas por una trocha desecha por los torrenciales aguaceros. Las sabanas entreveradas por la selva unen la Amazonia y la Orinoquia. Ese ha sido el secreto estratégico del Yarí. Allí las Farc echaron raíces desde los años 70. Los colonos que huyeron de la Violencia en los años 50, los que empujó la colonización armada de las Farc desde el Tolima y el Sumapaz a mediados de los 60, y los que arrastró la bonanza de la coca en los 80, fueron la base social perfecta para que la guerrilla estableciera en esta región, que se ubica en los límites entre el Meta y el Caquetá, un cordón de seguridad del bloque Oriental y una perfecta retaguardia. Río abajo se adentraron en las espesas selvas del Apaporis, donde la guerra de guerrillas tenía todo a su favor.

La historia de las Farc ha pasado por esta región, que hace un triángulo entre Caquetá, Meta, Guaviare y Putumayo. Y así como fue testigo del desarrollo del conflicto, hoy es el epicentro de la paz. En este punto sellarán su compromiso de dejar las armas, ratificarán su decisión de hacer política legal, y con ello obtendrán el reconocimiento del Estado. Además trazarán los pilares del movimiento político (nombre, director del partido, plataforma ideológica y voceros), que a partir del 3 de octubre deberá salir a la vida pública a velar por la implementación de lo acordado.

El evento empieza hoy con el discurso de instalación de Timochenko y terminará el 26, día de la firma del acuerdo, con un concierto al que están invitados artistas como Alerta Kamarada, Doctor Krápula, Totó la Momposina, Los Escamilla, Severa Matacera, Los Carrangueros de Ráquira, el Cholo Valderrama, Carlos Lugo, Sistema Sonoro Skartel, Los Reincidentes y Salsa Groove.

“No dudamos que los acuerdos van a ser refrendados porque nuestro objetivo era la solución política del conflicto y luego de la firma de los acuerdos se puede decir que lo hemos logrado”, aseguró ayer el delegado de paz de las Farc Carlos Antonio Lozada, desde los llanos del Yarí.