¿Qué tiene que ver la chicha con la limonada?

Un mensaje para la congresista del Centro Democrático María Fernanda Cabal: no confunda la historia del movimiento de las mujeres con la historia de una u otra organización. No regrese a las catacumbas que mucho ha costado a las mujeres tener esos logros.

El 1 de abril, la llamada oposición realizó una marcha contra la corrupción, ¿tiene que ver algo con la familia? Que ganas de pescar en río revuelto o de querer que confundan las peras con las manzanas. ¿Me lo explican con plastilina? O quizá sea yo o cualquier ciudadano o ciudadana quien se lo explique a los o a las convocantes.

María Fernanda Cabal, Representante a la Cámara por el Centro Democrático en Bogotá, dijo en un canal de televisión que en la marcha estarían los que votaron por el No a los Acuerdos negociados en La Habana, quienes están por la familia… (fueron declaraciones un día antes de la marcha).

“Si uno se lee el mamotreto que además intencionadamente lo hicieron así de largo para que nadie se lo leyera, le añadieron más de pura basura  y esas palabras sexistas, ese lenguaje sexista, que es puro marxismo cultural, todas todos, y ahora todes, cada día la gente está más loca,  porque ya no somos hombres ni mujeres sino gatos o cualquier cosa y hay que meterlo en la Constitución además…Entonces cuando se lee, eso siempre es enfoque de género…

“La ideología de género es una estrategia para desfigurar una realidad, para generar confusión, es parte de la planificación de destrucción de la sociedad, yo lo tengo claro.     Aquí en los acuerdos se habla de enfoque mil veces porque es parte de la mentalidad psicótica revolucionaria, que los primeros que  violaban niñas y las obligaban a abortar eran las Farc… Yo tengo una cantidad  de historias que son aberrantes….

“Ese cuento es para meter a todas las organizaciones feministas que los apoyan ideológicamente  pero que en el fondo jamás han defendido a una niñita que ha sido reclutada…” (sic)

Vamos por partes señora Cabal. ¿Ha leído usted la Declaración y la Plataforma de Beijing? La Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer, celebrada en septiembre de 1995, con la presencia de 189 gobiernos, que trabajaron por un único objetivo: la igualdad de género y el empoderamiento de todas las mujeres, en todas partes. De allí salió La Declaración y la Plataforma.

Y es desde ese empoderamiento que usted hoy puede ser Representante y hablar ante un medio de comunicación y convocar a una marcha. No regrese a las catacumbas que mucho ha costado a las mujeres tener esos logros.

No puedo creer que esa cantidad de gobiernos estuviesen adscritos a la escuela de Frankfurt, le recuerdo que el feminismo tiene un origen liberal y como el marxismo es parte de la cultura occidental, esa que usted cree va a derrumbar el marxismo cultural. ¿Sigue usted en la Guerra Fría? Habla como si estuviese en la década de los 60´s con frases hechas y un catecismo para recitar sin contexto ni una pizca de historia.

Colombia, está obligada por acuerdos internacionales y por la Constitución, a trabajar por los derechos de las mujeres con un enfoque diferencial. No confunda usted la historia del movimiento de las mujeres con la historia de una u otra organización. Le diré que desafortunadamente el patriarcado como sistema, toca a la derecha y a la izquierda. ¿Lo sabía?

Y sobre ese lenguaje sexista de todas o todos, no lo vulgarice que tiene mucha profundidad el derecho de las mujeres a ser nombradas, a que se nos designe como personas que existimos; no lo reduzca a las y los. No importa, tomemos el ejemplo que usted pone, si hay gatos y gatas porque se niega a que yo sea ella y no él? ¿Se siente representada en el genérico hombre? Por lo que dice, me temo que no, diferencia a hombres y mujeres.

Como pensamos actuamos y designamos. Si excluimos con la palabra tenemos un caldo de cultivo para excluir lo diferente, lo diverso, a quienes hemos estado recluidas por cientos de años.

Le diré algo triste pero real: este país está lleno de historias aberrantes. Y una duda: ¿Ha preguntado a su abuela o bisabuela, de qué derechos gozaba y los ha comparado con los que usted tiene? Eso lo ha hecho el feminismo

Colofón: Dice el señor Alejandro Ordoñez: “Cada vez somos más colombianos de fe”. No estamos en las Santas Cruzadas. Qué bueno sería que cada vez fuésemos más colombianos y colombianas, con bienestar, con derecho a pensar, a ser creyentes o no pero a respetar esas diferencias. No polaricen más el país en su propio beneficio. No hagan desde la derecha cuanto critican a la izquierda.