Líderes del Catatumbo reclaman mejores condiciones de vida

La reunión empezó con algunos datos preocupantes: en el 2016 se registraron 59 muertos en Tibú, y se siente un incremento de la violencia en lo que va del 2017, con 17 muertos.

Por: Charli Spansky

Nos reunimos hace poco en Tibú con líderes sociales, gracias a la visita de verificación sobre el impacto del proceso de paz en la región del Catatumbo.  La reunión empezó con algunos datos preocupantes: en el 2016 se registraron 59 muertos en Tibú, y se siente un incremento de la violencia en lo que va del 2017, con 17 muertos. Las cifras las dio Juan Carlos Quintero, vicepresidente de la Asociación de Campesinos del Catatumbo, ASCAMCAT. Los líderes aseguran que desde la toma paramilitar, que acabó con el sindicato de trabajadores, en el largo periodo de 1999 a 2005, las condiciones no han mejorado mucho.

Tibú ha sido gran productor petrolero y sus habitantes siempre han visto a Ecopetrol como oportunidad laboral. Sin embargo, con la venta de los campos Zulia y Río de Oro se han perdido muchos empleos: si en el 2014 había 1600 empleos directos hoy la cifra se reduce a 300.

Ecopetrol era la salida económica de Tibú. Años atrás, la empresa construyó y sostuvo el colegio, también la única clínica y hasta el club para el descanso y ocio de los trabajadores. El colegio hoy, según líderes sociales, va rumbo a la privatización total. La clínica, que costó $1.500 millones y no se ha terminado de construir fue entregada a una IPS. El club parece que también se va a mano de privados.

Es que parece ser que la empresa quiere desligarse de los temas sociales de la región. Según los lideres catatumberos, los perfiles que esta exige para emplearlos son tan altos, que los profesionales y demás tibuyanos no califican para el puesto. Dicen, que la desarticulación de la empresa con la población es la misma que la de la administración municipal con los gremios organizados. Todo esto hace que las personas allí no tengan más posibilidades económicas que volver a sembrar coca y cultivar palma africana.

Los líderes reclaman los acuerdos que de antaño hacía Ecopetrol con la comunidad tibuyana. Acuerdos laborales que no necesitaban perfiles de alto nivel académico. Una exigencia que ni siquiera el sistema educativo colombiano desarrolla en la región. Extrañan los compromisos de la petrolera en los temas de inversión social, echan de menos aquellas políticas de responsabilidad social con el pueblo catatumbero que hoy parecen desvanecerse.

La cosa parece ser tan seria, según comentan los líderes de esta región, que ni siquiera los materiales para la construcción de la Zona Veredal Transitoria de Normalizacion (ZTVN) de Caño Indio se compraron en Tibú, ni tampoco la mano de obra. Paralelo a esto, comentan que hace poco el vicepresidente German Vargas Lleras, prometió 200 casas, hace más de un mes y hoy no hay señas de nada, mucho menos de contratar con empresas de la ciudad para su construcción.

De igual manera, afirman que la carretera que comunica a Tibú con Cúcuta, y que es vital para la región, ya que por allí sale el crudo y demás riquezas hacia el resto del país, quedó mal pavimentada. Entre otras cosas por la baja calidad de los materiales allí empleados. Por esta razón, han entregado cartas al exvicepresidente Vargas Lleras, sobre la situación y a la fecha no han recibido respuesta. Estos líderes sociales esperan espacios políticos donde poder manifestar todas estas realidades que están perjudicando a la capital del Catatumbo, como también se conoce a Tibú.