Era presidenta de la Sala de Justicia y Paz del Tribunal de Bogotá

La exmagistrada que combatirá al paramilitarismo

Alexandra Valencia se posesionó recientemente como jefe de la Unidad de investigación para el desmantelamiento de organizaciones criminales de la Fiscalía, creada en el marco del acuerdo de paz.

fiscal_contra_el_paramilitarismo.jpg

Alexandra Valencia se posesionó el pasado 13 de septiembre ante el fiscal general Néstor Humberto Martínez.
/ Fiscalía

Alexandra Valencia se convirtió el pasado 13 de septiembre en la nueva jefe de la Unidad Especial de investigación para el desmantelamiento de las organizaciones criminales de la Fiscalía, la nueva dependencia que nació de una resolución emitida el pasado 24 de agosto, tras la firma del acuerdo de paz entre las Farc y el Gobierno. Su objetivo es gigante: garantizar la no repetición del fenómeno paramilitar y desarticular las organizaciones criminales responsables de homicidios contra defensores de derechos humanos o de personas vinculadas a movimientos políticos y apropiarse de las investigaciones en el marco de Justicia y Paz. 

Precisamente, por conocer en detalle sobre Justicia y Paz –el marco de justicia transicional con el que se juzgó a los paramilitares–, Alexandra Valencia  fue seleccionada por el fiscal general, Néstor Humberto Martínez. Valencia, quien ha preferido no dar entrevistas a los medios de comunicación hasta no conocer los expedientes que le tocará manejar, es exmagistrada y expresidenta de la Sala de Justicia y Paz del Tribunal Superior de Bogotá. Durante su gestión emitió cinco sentencias en la que se logró condenar a 12 jefes paramilitares, entre ellos Salvatore Mancuso. Algunos de sus fallos generaron controversias y discusiones con los otros magistrados.

Alexandra Valencia fue la magistrada que el 15 de julio de 2016 emitió una decisión en la apareció mencionado Postobón en un tema de paramilitarismo. En la sentencia se exhortó a la Fiscalía a que entregara un informe sobre si se han adelantado investigaciones contra empleados de Postobón por supuestos aportes a los grupos paramilitares de regiones como Cesar. 

La solicitud se hizo luego de escuchar la declaración de Armando Madariaga Picón, un desmovilizado del Frente Héctor Julio Peinado Becerra, que señaló que a finales de los 90 un gerente regional de Postobón había ordenado dar cajas de gaseosas a los paramilitares para que ellos las negociaran. La exmagistrada Valencia le solicitó a la Fiscalía, su nuevo espacio de trabajo, esclarecer si esos aportes fueron obligatorios o voluntarios. La sentencia no fue apoyada por el  magistrado Eduardo Castellanos, quien emitió un salvamento de voto en el que explicaba que ese testimonio no debió tenerse en cuenta porque resultaba “ambiguo, incompleto e impreciso en muchos sentidos”.

Esta no fue la única sentencia llamativa de la exmagistrada Alexandra Valencia. Ella también fue la responsable de reabrir el capítulo del Bloque Capital y de recordar los señalamientos que existían contra el exvicepresidente Francisco Santos por su presunta relación con el proyecto paramilitar que se gestó en Bogotá. A pesar de que la Fiscalía cerró las investigaciones contra Pacho Santos por falta de pruebas, Valencia le dijo a la Fiscalía que debía integrar su sentencia a los procesos que en su momento se adelantaron contra Santos.

Durante su carrera en la Sala de Justicia y Paz también emitió una sentencia contra el comandante paramilitar Salvatore Mancuso, que fue criticada porque se tomó tres años en elaborarla y al final presentó un texto diferente al que conocían sus compañeros. En otros fallos hubo algunos reparos a sus posturas con salvamentos de voto o aclaración de voto de los magistrados Eduardo Castellanos o Léster González. Sin embargo, Valencia llega a la Fiscalía como una de las mujeres con más experiencia en temas de paramilitarismo. Antes los juzgaba, hoy los investigará. 

Una de las principales tareas de la nueva Unidad Especial de investigación para el desmantelamiento de las organizaciones criminales de la Fiscalía es revelar las redes de apoyo que financiaron o siguen financiando grupos paramilitares. En pocas palabras, indagar sobre uno de episodios en los que poco se ha avanzado: la paraeconomía. Si bien la unidad se creó por fuera de la Jurisdicción Especial para la Paz, entre sus funciones también está contribuir con información para los procesos que se desarrollen en la justicia transicional. 

La designación de Alexandra Valencia es por término indefinido, aunque en el texto del Acuerdo de Paz se habla de un periodo de seis años.  Además, se le exige adelantar una estrategia de investigación con enfoque de género y de priorización, pues una de las órdenes que se lee en el documento es hacer “énfasis en zonas donde confluyen variables que ponen en peligro las comunidades y la construcción de la paz”. Por esa razón, periódicamente deberá entregar un informe de gestión a la Comisión Nacional de Garantías de Seguridad. 

La unidad tendrá plena facultad para acceder a los expedientes que reposen en otras dependencias, especialmente, en la Dirección de Justicia Transicional de la Fiscalía, que antes era la Unidad de Justicia y Paz. Asimismo, Alexandra Valencia asumirá las investigaciones que se produzcan por compulsa de copias  que se hayan dado desde la justicia ordinaria o de los tribunales de Justicia y Paz.  “Coordinará con la Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad, la Convivencia y la No Repetición y la Jurisdicción Especial para la Paz el intercambio de información sobre lo que sea de su competencia”, se lee en el Acuerdo de Paz. 

A Alexandra Valencia no le es desconocida la Fiscalía. En sus 22 años de trayectoria se desempeñó en un principio como fiscal local y luego como fiscal seccional en los juzgados de Paloquemao en Bogotá. En el ente investigador también hizo parte de la Unidad Nacional de Delitos contra la Administración pública y fue formadora de la Escuela de Investigación de la Fiscalía. También fue directora Nacional de Investigaciones Especiales de la Procuraduría durante la era de Edgardo Maya y, finalmente, en 2011, fue elegida por la Corte Suprema de Justicia como magistrada de la Sala de Justicia y Paz del Tribunal Superior de Bogotá. 

“Hemos creado la Unidad de Lucha contra el Crimen Organizado y contra quienes atenten contra los dirigentes sociales y defensores de derechos humanos. No vamos a permitir que haya impunidad frente a aquellos que levanten su mano como agresores contra quienes son gestores de paz. Para tal efecto vamos a designar a la magistrada antioqueña Alexandra Valencia con el objeto de que ella sea la primera directora de la Unidad de Crimen Organizado que fue prevista en los acuerdos especiales”, fueron las palabras de bienvenida del Fiscal Martínez a la magistrada Alexandra Valencia.