Comunidad internacional alerta sobre asesinatos a líderes sociales

Los embajadores de Suecia, Noruega, Alemania, Suiza, Reino Unido, Países Bajo y de la Unión Europea en Colombia reiteraron su respaldo a la implementación de los acuerdos pero aclararon que todos los esfuerzos serán insuficientes si no se cuida la vida de esos voceros. 

paz4.jpg

Archivo El Espectador

La comunidad internacional está lista para apoyar la implementación del acuerdo de paz entre el Gobierno de Colombia y las Fuerzas Revolucionarias de Colombia – Ejército del Pueblo (FARC-EP).   Después de más de 50 años de conflicto armado interno, la oportunidad de paz, que todos los colombianos merecen, está ahora más cerca que nunca.

Apoyamos la implementación del acuerdo de paz con las FARC-EP a través de nuestros respectivos programas bilaterales, así como a través de nuevos mecanismos multilaterales como el Fondo Fiduciario Multi-donante de las Naciones Unidas y el Fondo Fiduciario de la Unión Europea. Los derechos humanos forman parte integral de nuestra cooperación. 

Sin embargo, todos los esfuerzos que hagamos para apoyar la construcción de una paz estable y duradera serán insuficientes si en Colombia siguen siendo asesinados líderes y defensores de los derechos humanos. En solo un fin de semana de noviembre las vidas de cinco líderes se apagaron violentamente en Caquetá, Meta y Nariño. En estos hechos perdió la vida Erley Monroy, un líder de la Asociación Campesina de Lozada-Guayabero, quien fue asesinado sin mediar palabra por desconocidos. En el mismo departamento otro líder recibió un atentado cuando salía del velorio del Sr. Monroy. Al caso de Erley, según la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en Colombia, se suma el asesinato de al menos 52 líderes locales y defensores de derechos humanos en los primeros 10 meses de este año, 75% de ellos en zonas rurales.

Los asesinatos de defensores de derechos humanos y de dirigentes locales no sólo son una tragedia para las familias de las víctimas, sino que también perturban a las comunidades y representan una amenaza directa para la implementación del acuerdo de paz, en particular las medidas encaminadas a fomentar la participación política y fortalecer la gobernabilidad democrática local. 

Acogemos el compromiso del Gobierno de Colombia de investigar y procesar a los responsables de estas amenazas y asesinatos. Aplaudimos la decisión del Presidente Santos de convocar una reunión de alto nivel de la Comisión Nacional de Derechos Humanos y damos la bienvenida a las acciones anunciadas por la Fiscalía General y las Fuerzas de Seguridad. Los nuevos esfuerzos interinstitucionales para proteger a los que están bajo amenaza y judicializar a los perpetradores son parte del acuerdo de paz. Es urgente su implementación, especialmente la instalación de un Programa Integral de Seguridad y Protección para comunidades y organizaciones en zonas rurales y la instalación de una Unidad Especial de Investigación en la Fiscalía.

Desde la comunidad internacional, queremos asumir nuestra responsabilidad.  Coordinamos nuestras actividades de derechos humanos en el Sub Grupo de Derechos Humanos, que forma parte del Grupo de Cooperantes, que reúne a los principales países donantes en Colombia.  Apoyado por la Oficina de ONU Derechos Humanos en Colombia, el Sub Grupo de Derechos Humanos es el principal mecanismo a través del cual las Embajadas construyen una agenda de prioridades y acciones conjuntas, incluyendo visitas al campo y reuniones con la sociedad civil, elevando casos o temas de prioridad ante las autoridades, y visitas de alto nivel.   Compartimos información sobre los desafíos en temas de derechos humanos, y mantenemos un diálogo franco y honesto con las autoridades colombianas y la sociedad civil.  La idea siempre es facilitar y proponer maneras prácticas de ayudar a mejorar la situación de los derechos humanos en Colombia.

El espíritu del mecanismo es de naturaleza constructiva, reconociendo que todos los miembros de la comunidad internacional tienen sus propios desafíos en derechos humanos que se benefician del diálogo, la transparencia y la cooperación. Por ejemplo, desde 2015, hemos mantenido un diálogo permanente con la Fiscalía General sobre los avances en la investigación de amenazas y asesinatos contra defensores de derechos humanos, y ofrecemos nuestro apoyo para que esclarezcan con mayor celeridad estos casos.

Como embajadores, sin embargo, estamos convencidos que podemos hacer más. Creemos que nuestro apoyo y acompañamiento personal puede marcar una verdadera diferencia en las vidas de los colombianos que están abogando por mejoras en sus comunidades, a menudo bajo gran amenaza o incluso a costa de sus vidas.

Reconociendo la oportunidad única que Colombia tiene de hacer la paz, y en vista de la necesidad de actuar ahora para prevenir nuevos homicidios de líderes locales y defensores de derechos humanos, nosotros, como Jefes de Misión del Subgrupo, tenemos la intención de participar proactivamente en visitas coordinadas de campo a diferentes departamentos para prestar apoyo público y acompañamiento a los líderes locales y defensores de derechos humanos que se encuentren bajo amenaza. Hemos denominado esta actividad "Embajadores con Defensores".

Confiamos en la experta asesoría de la Consejera Presidencial para los Derechos Humanos, así como en la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en Colombia, con quienes compartiremos nuestros hallazgos.

Buscaremos reunirnos con una variedad de interlocutores, como son los representantes de gobiernos locales y funcionarios de seguridad, actores de la sociedad civil, instituciones internacionales y colombianas relevantes en el terreno y medios de comunicación, para garantizar la sensibilización y divulgación de las amenazas o situaciones de riesgo y para que las autoridades responsables puedan tomar medidas adecuadas de prevención y protección en coordinación con las comunidades, sus líderes y defensores.
Firmado por

Donald Bobiash, Embajador de Canadá y Co-Presidente del Sub-Grupo de Derechos Humanos
Jeroen Roodenburg, Embajador de Países Bajos y Co-Presidente del Sub-Grupo de Derechos Humanos
Michael Bock, Embajador de Alemania
Johan Vibe, Embajador de Noruega
Marie Andersson de Frutos, Embajadora de Suecia
Kurt Kunz, Embajador de Suiza
Peter Tibber, Embajador del Reino Unido 
Ana-Paula Zacarias, Embajadora de la Unión Europea